suerte

Confía, ¡va a llegar!

Bookmark and Share
Pin It

 indexopen-1026401.jpg

Hace más de un año y medio un mecánico me ayudó a vender mi auto (hizo las transferencias y todas esas cosas que para mí son una lata). Y lógicamente, me depositó los 2 millones que el comprador pagó. Recuerdo que en ese minuto yo estaba de vacaciones –sin internet– por lo que por teléfono me comentó del depósito y también me dijo que le habían dejado dos cheques a fecha de 100 mil pesos cada uno y que después me depositaría… Nunca más hablé con él y, de hecho, hasta el día de hoy no voy a buscar los papeles (soy terrible con el tema de los autos) y jamás vi los depositos que supuestamente me debía. El tema es que como yo sabía que él era un hombre honrado, terminé creyendo de que esa era su comisión.

Hace un par de días me llamó. Se había encontrado despues de 20 meses con unos papeles de mi auto y le aparecía que me debía 200 mil pesos… me pidió MIL DISCULPAS por el error y dijo que mañana me los depositaba…

¿No le parece increíble? Yo, si no fuera porque de verdad fue así y reconocí su voz al otro lado de la línea, no lo hubiera creido. Lo único que atiné a pensar es que existe mucha gente honrada en este planeta (sólo hay que atraerla).

Lo que encuentro más increíble es que últimamente he hecho un trabajo mental para confiar más en que no me va faltar la plata y me he relajado un poco, ya no estoy tan aproblemada ni obsesiva, he ido ordenando mis cuentas y llega esto… Entonces se me viene a la cabeza que realmente en la vida uno llama o rechaza las cosas. Todo depende mucho de lo positivo que uno piense y de confiar que la vida nos va a dar lo que merecemos. Hoy mi clave es soltar y entregar… no podemos controlarlo todo.

Que tengan un gran día y les deseo a todas un gran golpe de suerte (y de atracción ;).

Caro.

Cerrar ventana

Suscríbete a Cosmopolitan por mail!

Ingresa tu correo a continuación, y recibirás diariamente un resumen de todo lo nuevo que hayamos publicado en nuestro blog.