27 de 11 de 2017

VENCE LA GYMTIMIDACIÓN

venceeltemoralgym

Sí, existe, y nos referimos al miedo que puede afectar hasta a la persona más segura en el gimnasio. Pero hay una forma de controlar esta crisis. ¡Te lo prometemos!

Tienes ganas de ir al gym, pero hay algo que te detiene. Sientes que es un suplicio que te hará arrepentirte más rápido de lo que imaginas. Suena a ‘gymtimidación’: ese miedo innato al ejercicio rodeada de otros. Ya sea que te acabas de inscribir o estés pensando en retomarlo, ir a hacer ejercicio puede darle escalofríos hasta a la mujer más ágil y deportiva. Aquí está la solución para todos esos problemas molestosos.

OTRAS PERSONAS
“Una trampa en la que caen muchas es que solo notan a las personas con el traje más deportivo, el cuerpo perfecto y un bronceado soñado, esos que parecen dueños del lugar”, dice Megan Davis, psicóloga del deporte del grupo Bounce. Todas hacemos eso ¿o no? Si confías ciegamente en Instagram, los gimnasios son el templo en el que solo habitan algunas especies míticas. Deshazte de esa idea, aconseja Davis: “Si miras detenidamente, observarás que hay una variedad amplia de personas y están ahí por todo tipo de motivos”.

¿Qué tiene de malo llegar a un lugar en el que hay un grupo de hombres musculosos flexionando todos sus cuerpos frente al espejo? ¡Hazlo sin verguenza! “Al final, así es esto”, explica la entrenadora personal, Steph Bruckner. “Hay una oportunidad de mejorar y depende del staff el crear un ambiente agradable. Cuando existe ese factor de intimidación, espero que mis clientes vengan al gimnasio de una manera preparada”. Esa es la palabra mágica: preparación. Antes de empezar a ponerte nerviosa, debes saber dónde quieres ejercitarte, cómo usar el equipo y concentrarte en tu técnica, en vez de la de los demás. Respecto de ese pensamiento dañino: “No soy tan fit como los demás, así que me veré como una tonta”. Te juramos que todos están tan ocupados en ellos mismos que no se estarán enfocando en ti.

LAS CLASES GRUPALES
Para algunos, ejercitarse a solas no es una opción. Para otros, las clases añaden un nuevo elemento de miedo. Úsalo a tu favor, estás ahí para ponerte en forma. “Ir a una de esas sesiones no solo crea empatía con los que van al gimnasio a la misma hora que tú, sino que también será más fácil hacer el ejercicio apropiadamente”, afirma Bruckner. “Muchos clientes vienen porque quieren entender cómo hacer ciertas rutinas. Si alguien tiene un poco de miedo, es cuestión de decir: ‘¿Alguien me puede explicar cómo se hace esto?’. No tiene que ser un instructor, sino que un compañero o un nuevo amigo”.

gymtimidation-shoes-450x340

LAS SESIONES INDIVIDUALES
Por otro lado, la seguridad en una clase grupal pone un muro en nuestras mentes y nos hace olvidar que el ejercicio a solas es totalmente factible. Pero si comienzas a salir de tu zona de confort, en vez de querer comenzar con una rutina, puedes mejorar mucho. “La mejor manera de combatir la gymtimidación es tener una meta clara, o un plan”, sugiere Davis. “Debes saber por qué estás ahí, y lo que estás haciendo, con un programa sensible y realizable”.

NO TEMAS PEDIR AYUDA
“Los gimnasios entienden ese factor de intimidación”, dice Bruckner. “Así que han creado pequeñas técnicas con el objetivo de combatirlo. Considera hacer una sesión de inducción con alguien que te explique cómo funciona cada aparato”. Después de todo, el conocimiento es sinónimo de poder.

jhp_2745

EL EQUIPO
Empújate más allá de solo pedir ayuda y aprovecha las sesiones gratuitas de entrenamiento. “Estas clases existen justo para ayudarte a sacarle provecho a tu membresía desde el principio”, afirma Bruckner. “Si vas y no tomas la sesión porque tienes miedo, de esta manera evitas aprender y sentirte como una heroína en tu próxima visita”. También es una oportunidad para recibir una explicación específica de lo que le hace cada aparato a tu cuerpo, cómo debes utilizar cada máquina y cualquier alternativa en caso de que la siguiente vez no haya nadie para explicarte.

“Si no puedes usar una porque está ocupada, ¿qué otra alternativa existe? Que no se te cierre el mundo”, aconseja la experta. “Por lo regular piensan que el gym consiste en levantar la barra de metal con pesas en los extremos. En vez de eso utiliza unas pequeñas, pero practica con el mismo movimiento. Mi trabajo, sin duda, es educar a las personas cómo improvisar con lo que tienen a la mano y mejorar su seguridad con el propósito de que puedan lograr cualquier objetivo de fitness”.

Fuente: Revista Cosmopolitan Edición Especial Body.

1 comentarios

Melanie

28 de noviembre de 2017

Estoy totalmente de acuerdo al principio da miedo ir, es territorio desconocido, pero estos tis estan super buenos, al comenzar a ir ves que todo estaba en tu mente y que incluso con el paso de los dias comienzas a esperar el fin del dia para ir a entrenar y ver a esos chicos que te sonrien o personas nuevas por conocer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último