08 de 11 de 2017

#RELATOSDEUNASOLTERA EL QUEQUE DEL AMOR

cupcakeslide

En estos encuentros furtivos que tengo con el internacional siempre hay algo que ocurre y que verdaderamente es para no olvidar. En esta ocasión tiene que ver con un queque mágico que trajo y que comeríamos, mientras -y como siempre- nos tomábamos una copa de vino.

Siempre me pasa que antes de verlo tengo sentimientos de bronca con él, porque no se acuerda de mí como yo quisiera, tampoco engancha mucho con los WhatsApp, pues poco chatea, solo se digna a responder lo que le pregunto de forma muy decente y buena onda, pero jamás ahonda en algún tema…

Siempre con él es todo por encimita. Es como que le acomodara que fuera así, ya que de lo contrario se complica de que yo le pueda preguntar, decir o proponer alguna cosa. De todas maneras, como ya aprendí a nunca esperar nada de él, lo acepto con gran naturalidad, lo que no quiere decir que me gustaría que fuese distinto. Y ojo que no tiene que ver con algo romántico, sino con gestos de cariño, esos que a uno le surgen porque necesitas saber si quien te importa en algún grado está bien… Bueno él no es así y nadie puede forzar a otros a preocuparse más por uno. De todas formas no me martiriza en ningún caso… solo es parte de mi backround personal que contribuye a saber quién es quién y qué rol ocupa en tu vida y tú en la suya.

Pero lo que nadie discute es lo bien que lo pasamos cuando nos vemos… He dicho en muchas ocasiones que es mi “dios del sexo” y que logra que yo no tenga mayores rollos con el placer. Con él me permito ser libre y además, potencia ese estado que no siempre se consigue, aunque cuando sabes lo bien que se siente, ya andas menos inhibida… Bueno para decir verdad nunca he sido muy pudorosa.

Nos fuimos a la terraza de mi depa con nuestras copas de vino y yo puse el queque, estilo muffin, en un plato, cortado en cuatro, o sea dos pedacitos para cada uno. Mientras nos íbamos contando que era de nuestras vidas el queque iba desapareciendo, porque estaba muy rico, era esponjoso, sabor a vainilla y por fuera tenía una masa tostada algo crocante. Estaba exquisito, de todas maneras dije para mis adentros, “es bien apretado este internacional, como trae uno solo para los 2″.

via GIPHY

De un rato a otro me sentí muy relajada y con risa. Yo veía que este hombre me miraba con cara de intriga y también tenía una sonrisa algo maliciosa. Me dio más risa y a él también, hasta que se empezó a acercar con aires de conquista. Mientras nos miramos con seducción, me dice: Amanda estás bien, ¿cómo te sientes? Bien, le respondo, pero distinta y con ganas locas de que me beses. Él: “Es que el muffin está hecho con mantequilla de cannabis”. Abrí los ojos como diciendo QUÉEEEEEEE y me dice tranqui si es muy baja la cantidad que tiene y es para tener una experiencia diferente. Sé que nada pasará así que dejémonos llevar.

Al comienzo como que me iba a enojar por no haberme dicho antes y yo tener la opción de decidir, ya que no es lo mío ni tengo mayor contacto con la marihuana. Sin embargo, no sacaba nada con reclamar si ya me lo había comido y estaba con unas ganas de entregarme a las bondades del sexo que no dije nada, sólo me deje ser.

Sentía que flotaba y que de mi cuerpo salía vapor de lo caliente que estaba. También me sentía como con una energía inagotable capaz de hacer la “pirueta” que me pidiera y en ese estado todo me importaba un reverendo pepino, si mi Brazilian Man me pedía el vuelo de la chancha piggy se lo hacía.

Esta sesión amatoria fue power, aunque a ratos sentía que estaba más perdida que la cresta. Por ejemplo me preguntaba si había hecho lo que realmente hice o me lo había imaginado. Después no sabía en qué minuto llegué del living a mi pieza, tampoco tenía la certeza de que lo que decía en respuesta a algo que el internacional me preguntó o yo tenía un diálogo interno que iba externalizando.

via GIPHY

No tenía ninguna noción del tiempo, solo sentía y sin exagerar fue tres veces más placentero que las otras veces, porque no dejaba de sentir ganas de seguir haciéndolo… fue muy loco. Mi Sr. Amante era una máquina, como que sacó una fuerza especial porque me movía de un lado a otro como si yo fuera categoría peso pluma… Cosa que no soy, jajaja.

Recuerdo que me decía cosas en portugués muy hot y yo sin entender mucho, lo interpretaba como que le gustaba. Además, ese día me desperté “traviesa” y antes de que llegara me puse un enterito negro de seda con encaje que tornaba el ambiente más salvaje.

La jornada partió a las 4:30 de la tarde y a las 9:30 como que esto empezó poco a poco a disipar, de hecho tampoco sé bien cómo llegamos al sillón -que fue transformado en cama- a descansar. Figurábamos los dos ahí y además desconozco como nos abrigaba un cobertor que en ese lado no existía.

Mientras hacíamos un recuento de la cantidad de horas que pasamos en este desenfreno, yo perdía fácilmente el hilo, tanto así que veo al internacional ordenando los puf, la alfombra, otro sillón, la cocina y hasta sacó un copa rota. Juro que hay episodios que me los perdí, aunque la sensación de ser la mujer de fuego: ¡¡JAMÁAAAAS!!

via GIPHY

Le dije que me seguía sintiendo “volá” y que tenía miedo de quedarme así como guevona para siempre… Se cagó de la risa y me dijo: “Queda poco ya se te va a pasar”.

Nos despedimos y como quede sola entre mis espacios más lúcidos decidí vestirme para ir a caminar para que se me quitara con el aire fresco. Después de 40 minutos caminando y me empezaba a sentir yo, con la única excepción que se me venían unas imágenes algo porno de la tarde amorosa… Llegué al depa y sentí un hambre voraz. Me di la licencia de comerme todo, porque las calorías quemadas dándolo todo por cinco horas merecían ser recompensadas.

Ya con la guatita llena y el corazón contento me acosté y me dormí profundo. Al día siguiente suena el despertador, yo sin poder creerlo que ya era hora de ir a trabajar, hago el intento de levantarme y no pude… Me dolía cada espacio de mi “human body” y de forma particular los brazos.
“Chiuuuuuuuu” me dije, entonces esto fue como mis imágenes lo dicen… “Lo di toooooodo”. Con esa sensación ganadora me salí de la cama y me fui duchar, desayuné como las reinas y partí a la pega, con una sonrisa de maldad divertida me fui manejando a mi trabajo. Igual mientras iba en el auto trataba de recordar más cosas.

via GIPHY

Instalada en mi ofi le escribo al internacional que me había enviado varios WhatsApp preguntándome cómo estaba. Lo interrogué y me dijo que le encantó verme “así”. ¿Cómo así?, le pregunto. “Eras una porno star”, me dijo. “Deja de molestar y cuéntame, ¿hice algo que nunca haya hecho?”.

Él: Oye no te estoy molestando, solo te digo así, porque no hiciste nada que no hayas hecho antes, solo que en esta oportunidad en modo 2.0.
Yo: ¡Ya pero que cosas! ¡Y dime por qué me duelen tanto lo brazos!
Él: Mira, no dejamos ningún lado virgen en tu depto y me sorprendió la fuerza y ¡¡¡la resistencia de tus brazos!!! Amanda parece que el gimnasio está haciendo efecto.
Yo: ¿Hice flexiones?
El: Oye todo lo que hiciste lo disfrute como nunca, queda entre tú y yo. “Mi porno star”
Yo: No sé si reírme o ponerme a llorar… porque hay cosas que no son nítidas.
Él: Pero, ¿cómo te sentiste?
Yo: La rajaaaaaa
Él: Eso es lo único que vale. No te persigas ni te creas ciencia ficción.

Bueeeeeee… Lo vivido fue intenso y una vez más mi internacional saca un siete… En ese momento en que estamos juntos, ya que como dije anteriormente él se olvida que existe y empieza a valer hongo. Con el paso de los días me vi unos moretones por distintos lados, así que sin duda fue power aunque entre lo volados que estábamos ni cachamos todo lo que nos pasamos a llevar y tonteras que nos dijimos… lo que si a lo lejos sentía unas frases en portugués que me encantan.

No sé si esto se va a volver a repetir y tampoco si me gustaría, lo único que se es que fue con el personaje adecuado en el lugar indicado.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último