11 de 10 de 2017

#RELATOSDEUNASOLTERA: CENTÍMETROS MÁS, CENTÍMETROS MENOS

centimetrosmasomenos

¿Te fijas en la altura al salir con una persona? Amanda Lios nos cuenta su experiencia…

No soy muy alta que digamos… 1.60 y ni un centímetro más… Sin embargo, no tengo rollos con mi altura, ya que si me quiero ver más estilizada aplico tacos y ¡ya está! Asunto arreglado y me veo de lo más mona, jajaja. Pero si tengo un gusto particular, tal vez por mi tipo petit, son los tipos altos y más bien grandes… Los flacos mucho no me gustan, o sea, un par de piernas flacas me podrían matar el encanto. De hecho, siempre me pasan cosas cuando veo una espalda grande y unos brazos bien formados… No se imaginen ese adicto al gimnasio que se desespera por no ir diariamente a levantar pesas.

Eso de que me abracen y que me sienta pequeña me encanta, debe ser una cosa medio rara, porque me da la sensación de contención y que en ese instante nadie podría hacerte daño, pero son fantasías ya que un gran torso no garantiza nada.

Mis amores por lo general han sido harto más altos que yo, es más, una vez pololee con un mijito rico que era seleccionado nacional de natación y medía 1.90… Era una maravilla, porque como que sacaba mis dotes gimnásticos y lo trepaba cual koala. Capaz que cuando andábamos de la mano me veía pitufa, pero a mí me encantaba.

El grandote es lo mío, a pesar que el internacional… como ustedes saben mi extraño amor, no es ni tan alto, ni tan fornido, ni menos con actitud de Tarzán (aunque si se pone una fiera al minuto de…) no obstante, me gusta mucho…. Es que la química entre dos es así cuando alguien te ‘flecha’ por lo que sea, no puedes meterle cabeza, porque sencillamente te hace sentir algo especial.

No tengo nada en contra de los pequeños, pero no llaman mi atención, como que no los miro a la primera, tal vez después de que converse con ellos o los haya visto de cerca, sienta que tienen un atractivo. Una vez tuve un mini romance con uno y a pesar de que tenía lo suyo, al verlo no me despertaba esa loba bendita que habita en mí… Recuerdo que tenía que hacer harta conquista previa para que yo enganchara… Finalmente la cosa no se dio y no por su tamaño, sino porque al parecer los bajos sacan más personalidad para hacerse notar y como yo no estaba muy ahí, empezó a pintarme los monos por cosas que no le gustaba que yo hiciera, por ejemplo, no avisarle que el sábado saldría con mis amigas y no con él… Así que como me levantó un poquito más el tono de la voz y levantó su patita para marcar terreno, lo mandé a la cresta… Qué se cree, si recién estábamos conociéndonos.

centimetrointerior3

Pero cuento todo esto porque una amiga hace un mes me dijo que quería presentarme un nuevo amigo de su pololo. Le tiró puras flores al describirlo: inteligente, resuelto, creativo (es arquitecto), simpático, trabajador, le gustan los animales… o sea un gallo con onda. Además, me lo describió como “buenmozo”. “Mira ya me han presentado tantos minos que uno más, da lo mismo”, le dije a lo que ella me responde: “Amiga no me mates pero le di tu celu, es que fue almorzar ayer a la casa y te juro que lo vi para ti y se lo dije a él, incluso le mostré tu Instagram… y al toque él me dijo que quería conocerte”. Igual me dan lata esas cosas que no me pregunten previamente, ya que tengo la opción de hacer maniobras de ‘stalker’ y analizo por medio de sus redes sociales, de acuerdo a lo que veo, digo dedito para arriba o para abajo.

No quise hacer atado así que le pedí que me dijera su nombre para al menos cachar como era. Lo vi y “doble check”, me gustó. Estaba bien rico y tenía toda una onda interesante, eso lo digo porque mire todas las fotos de su Instagram. No pasó mucho de esa conversación con mi amiga y el muchacho en cuestión me manda un WhatsApp con un ‘Hola’ y presentándose quién era… Lo bueno es que no inventó que me estaba escribiendo porque “yo era lo máximo”, huevadas que dicen muchos por decir para dárselas de galán… ¡Ufff! Me carga esa entrada.

Empezamos a mandarnos unos mensajes y me preguntó si podía llamarme. Como se mostró buena onda le dije que si. Hablamos de lo humano y lo divino, mucho rato. Lo que más me atrajo fue su relajo y la cantidad de información que maneja de muchos temas… Que cosa más agradable que una persona culta e inquieta intelectualmente. Empezaron los chats diarios, charlas por teléfono y envío de fotos de nuestros animales, lugar donde trabajamos, platos de comida y trivialidades divertidas. Me invitó a salir y no coincidimos en los días y así estuvimos un par de semanas que no dábamos con un día ideal para ambos. Hasta que se dio y fue este viernes. Quedamos de ir a comer sin ninguna onda de seducción ni expectativa romántica… Me pasaría a buscar a las 10.

centimetrosinterior

Yo me emperifollé muy piola, nada de producción al chancho y esperé que llegara. Por política de la “primera vez” bajé yo, no los hago pasar a mi depa porque es mi espacio sagrado y nada que ver que lo conozca si no pasa “las pruebas” para una segunda cita. Sonó el citófono y me di un par de vueltas para que no pensara que estaba desesperada esperando como Penélope. Salí del edificio y no vi nada, hasta que escucho un ‘Hola’ de un costado y lo veo… Era una “pulguita” lo digo sin ofensas, sino de cariño por su bajísima estatura. Yo andaba con tacos y debo haber crecido al menos 8 cms y al acercarme a saludarlo lo vi un par de centímetros más chico que yo.

Él como que se puso tímido, porque el gallo bien plantado que escuchaba por teléfono se esfumó… Para que no pensara que me desilusioné, me hice la loca y lo abrace fuerte diciéndole ‘Gabo al fin nos conocemos’, ahí el sintió mi buena onda y se le desapareció esa cara de niño asustado esperando aprobación… Yo por mi parte no me podía sacar de la cabeza que fuera de mi tamaño, y además, bien flaco. Creo que inconscientemente le pase el “carnet de amigo” porque a mí cuanto un tipo me gusta físicamente, no todos son guapos, me dan ganas de tocarlo y con él no pasó ¡Buuuuuu!

Lo pasamos muy bien, me reí mucho y conectamos en un montón de cosas. Es un hombre que aporta y hace rato no veía eso en alguien de manera tan evidente. Además, buen corazón me contó varias cosas que hizo con su mamá antes que ella muriera para que se fuera feliz… En el fondo, de lo poco que sé de él pareciera que es un 10 puntos.

Me fue a dejar porque no me quise ir a un segundo lugar, algo así como un bar para ir a tomar algo, no fue de mala onda, sino que era suficiente por ahora… Tampoco me nació decirle que sí. Después que me fue a dejar me mando un par de WhatsApp diciendo que lo había pasado muy bien, que yo era muy simpática y que le encantaría repetir lo antes posible.

centimetrosinterior2

Al día siguiente un ‘Que tengas un buen día’ después una foto de una copa de vino con la que hacía salud por mí y unas horas después donde parece se tomó todo el vino me hizo una pequeña declaración romántica que decía en resumidas cuentas que “yo era lo que andaba buscando como compañera de vida”. Chiuuuuuuuu ahí me dio mono, porque le puso y no se plantea la posibilidad de ser amigos, cosa que a mi me encantaría.

Quizá piensen que soy una superficial y me estoy fijando en estupideces… A ratos también me siento pelotuda, pero que les voy a decir, no me gustó físicamente y eso de fijarme solo en su corazón nunca lo he aplicado, porque creo que tu pareja te debe generar cosas cuando lo ves, es decir, ganas de besarlo, abrazarlo, hacerle cariño y otras sensaciones más hot.

Quiero darme otra oportunidad con él por eso acepté su segunda invitación a salir… Me conozco y sé que difícilmente cambie de parecer, pero me gustaría igual plantearle la opción de ser amigos.

Quién sabe…. Tal vez como la película “Corazón de león” la vida me muestra que en cosas de pareja hay que ir un poco más allá de sentir esas mariposas en la guata cuando lo ves, porque “lo esencial es invisible a los ojos”.

No olviden de escribirme a relatosamandalios@gmail.com
Instagram @amandalios y fanpage de Facebook.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último