29 de 09 de 2017

Un contouring en el corazón y un outfit de Prada para el alma

ignarocha

¿Les ha pasado qué hay días en los que estar acostadas parece el mejor panorama que podría existir? Para mi al menos desde hace un tiempo que este se había transformado en casi un requisito semanal… Pasar todo un día en pijama simplemente haciendo nada, como si fuera casi un fetiche del cual dependía mi bienestar.

Ahí estaba yo, de lo más feliz disfrutando de esta “terapia del ocio” cuando paf, pasó lo que era obvio que podía pasar (estaba jugando con fuego) Me puse a pensar más de la cuenta y eso, no siempre es lo mejor… “¿por qué será que no me ha resultado esto? ¿Será que debería haber hecho esto otro? ¿Cómo es que estoy sin nada que hacer un sábado?” Y así un sin fin de preguntas que el aburrimiento me planteaba como si fuera mi peor enemigo.

Siempre he sido una fiel defensora de “auto-terapiarse” pero esto, más que una enriquecedora conversación conmigo misma, era un auto-flagelo que no necesitaba.

Había un auto-sabotaje en mi contra, mis sentimientos se estaban alzando como kamikazes a mis temores, sentía que algo dentro de mí quería que me rindiera, un nudo en la garganta me amenazaba y las vidas perfectas del resto en Instagram, apuñalaban mi aburrido sábado por la noche. Pero no, gracias a Dior tuve uno de eso pensamientos que pueden salvar vidas, o al menos en este caso, salvar un mal día: “Mis hormonas podrán odiarme hoy, pero mis neuronas no, eso nunca”. Así fue como una vez más decidí [Y ojo con esa palabra: DECIDÍ] que no necesitaba estar deprimida. Porque sí, una vez más les recuerdo que uno decide lo que quiere para su vida y en este ítem, también se encuentran los sentimientos selectivos, es decir: Qué quiero sentir y qué no.
ignarochauno

Me levanté, me duche y busqué algo maravilloso que hacer… Y acá me tiene, comenzando a “parlar el Italiano” Sí, sin ningún peso gastado, sólo con ganas y unas clases gratuitas que encontré en internet.

Ya nada había de esa ridícula en pijama de polar, hundida entre sus frazadas, sus miedos y sus fracasos… ¡Sono una donna forte! Jajaja

Todos tenemos días malos, incluso quienes parecemos estar siempre felices. He ahí el punto: No sólo hay que parecerlo, también hay que serlo. Y serlo de verdad.

ignrochados

De nada sirve posar una tremenda sonrisa en tus selfies, si por dentro estás deprimida. De nada sirve un maquillaje radiante, si en el fondo estás opaca. Lo fundamental es vernos hermosas desde dentro, maquillándonos un hermoso contouring en el corazón y vistiendo un magnífico outfit de Prada en nuestra alma. Y eso amigas, no se consigue ni siquiera en el New York Fashion Week, se consigue más cerca de lo que piensan: en nuestra propia voluntad.

Acompáñenme en mi día a día en @igna_rocha quiero conocerlas!

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último