26 de 09 de 2017

#RELATOSDEUNASOLTERA: Preguntas incómodas

confusedwoman

Cómo ustedes saben no tengo hijos y no tengo rollos por eso, de hecho no sé si quisiera que llegaran a mi vida. Sin embargo, “algunas” guaguas o niños me encantan, aunque debo reconocer que otros me son absolutamente insoportables, especialmente los llorones o a esos que se creen los dueños del mundo entonces se enfrentan a los adultos de tú a tú.

Pero bueno, eso a mí no me incumbe. Lo que sí me involucra son los pendex que giran a mí alrededor y que en este caso son mis 4 sobrinos y una ahijada.

Reconozco que tengo debilidad por las niñitas de mi hermana y la hija de mi mejor amiga, ya que los chicos de mi hermano están más conectados con la familia de la mujer de él, que al parecer es como lo que se da en todas las familias.

Entonces lo que ocurre es que para ellos yo soy la tía chora, loca y buena onda a la que le pueden preguntar cualquier cosa, porque ella responde sin pelos en la lengua… ahora en defensa mía debo decir que me he desubicado pocas veces en explicarle cosas complejas, porque aprendí a que no tengo que dar más información de la que necesitan, que el lenguaje debe ser apropiado a sus edad y no hay cosas que le corresponde absolutamente a los papás.

via GIPHY

Pero la Clara (15) y la Roberta (10) son puntudas, sagaces, ladillas e hinchan hasta que lo que les contesto realmente les satisfaga… De mi vida les gustaría saber todo, con quien salgo, a que hora llego, si la Nora -mi gata- come dos o tres veces al día, si quiero ser mamá, porque después de que no me quise casar no he tenido nada serio con nadie y cosas tan raras que porque soy feliz por las noches comiendo solo tostadas con palta.

Recuerdo que sus primeras “malas palabras” las dijeron conmigo: caca, tetas, poto, peo, guevón, minooooooo, te voy a sacar la cresta y paren el gueveo… cuando me las escuchaban morían de la risa y era una especie de conceptos sagrados que los disfrutaban conmigo, entonces los guardaban solo para cuando yo llegara… ahora que están más grandes se liberaron y dicen incluso más garabatos que yo.

La Clara una vez me metió en un “quilombo” con mi hermana, ya que un día me preguntó por qué un amigo de su mamá “era como mujer”. Yo sin arrugarme le dije que era gay, a lo que ella contrapreguntó de inmediato qué era eso. Nuevamente sin tapujos le dije que se trataba de una persona que le gustaba gente de su mismo sexo… por supuesto vino el famoso “¿por qué?” le dije que porque sí y que lo más seguro es que haya nacido así… no fue muy docta mi respuesta, pero la complementé diciendo que no tenía nada de malo, que era una persona igual que ella y que hay muchos en el mundo así como lesbianas… ¡¡¡¡craso error!!!! Pues venía la consulta de rigor “qué es lesbiana” y ahí obligada a decirle que eran mujeres que sentían amor y atracción por otras mujeres.

Ahí la cosa se puso más heavy así que decidí cortar el temita rápidamente. La pendex como no tiene un pelo de lesa y le quedaron dando vueltas los conceptos, llegó de cabeza a preguntarle a la mamá… no pasó ni una hora y ahí estaba mi sister llamándome para retarme y decirme porque le di tanta información a la Clara que se encontraba en esos minutos ultra confundida. Además le hizo un listado de personas para consultarle si eran gays… igual me reía por dentro.

via GIPHY

Otra vez que fue de antología fue cuando me fui a un viaje de pega y le pedí a mi hermana que me fuera a cuidar a la gata… con tan mala suerte y como son intrusas encontraron unas “esposas” en un cajón junto a una lencería bien sexy que tengo. Me puedo imaginar la cara de “pillas” que deben haber puesto cuando hallaron ese tesoro… Deben haber sacado poco a poco cada prenda y se las mostraban a su mamá que debe haber dicho “esta guevona caliente aquí se las sabe por libro”.

Mi hermana me contó que la acosaron con preguntas y ella solo atinó a decir “no sean sapas, después le preguntan a la tía”… Al encuentro siguiente con ellas fue lo primero que hicieron, les dije que no tenía porqué responder y que esas esposas me las habían regalado en la Avant Premier de “Las sombras de Grey”, que era una película para adultos… otra cagadita más ya que llegaron a la casa a buscar en Netflix si la película estaba… menos mal mi hermana cachó lo que estaban rastreando.

La Roberta que es como el inspector Gadget, un día me vio salir de la ducha y como no tengo pudores con mi cuerpo no atiné a cubrirme por lo que sus ojos se fueron de inmediato a mis “partes pudendas”. Dio un grito “Tíaaaaaaaaaaaaaa porque no tienes pelos ahí” y le respondí que en verano prefería la depilación brasilera. No podía creerlo, no entendía por que razón me saqué el calzón delante de una persona que no conocía para que me dejara como “Dios me echó al mundo”. Se fue del baño blanca como fantasma y aunque ya han pasado dos años de eso, aún lo recuerda y me pregunta si lo tengo igual.

En otra oportunidad mi hermano me pidió quedarme de babysitter con sus nenes. Llegué dándole ordenes porque a esos dos hay que ponerles cara de mala sino se te suben a la cabeza. Primero les puse reggaeton pa’ cansarlos, después para seguir agotándolos los puse a cocinar, replicando master chef y al final cuando estábamos comiendo les enseñé “el africano” o sea meterse todo el vaso a la boca e ingerir su contenido… por supuesto que eran vasos chicos y con bebida.

via GIPHY

Al día siguiente me fui temprano de esa casa y a la hora de almuerzo recibo una llamada de mi hermano “oye tu estás loca, cómo los hiciste cocinar con cuchillos con filo (eran pequeños… alaraco) y además le enseñas esa ordinariez del africano. Le dije: ¿¿¿pa’ eso me llamaste??? Bueno lo único que te puedo decir es que tus hijos están sanos, que no les pasó nada y que no me pidas más que los vaya a cuidar, ¡guevón amargado!

De ese tipo de situaciones hay hartas más, pero la ultima fue cuando mi ahijada, la Agatha, me preguntó en la plaza por qué una señora tenía la cara y los labios así, yo le dije porque no asume su edad y se hizo la cirugía plástica que le dejó la cara como cera, además se aplicó bótox en exceso y se puso labios en demasía (no estoy en contra de ningún procedimiento, solo que quienes exceden el límite se ven feas). Le dije que cuando yo fuera viejita me iba inyectar esas cosas (se lo tiré en talla)… ¡¡¡ERRORRRRR!!! le dio ataque de llanto a la pobrecita y no la pude convencer que se trataba de un chiste. Me abrazó me dijo que yo era linda así y que esa señora le daba miedo porque parecía monstruo… lo peor es que se aprendió la palabra bótox, así que le exigió a la Marta, su mamá, que no se inyectara cuando vieja… La marta me contó esto muerta de risa y me dice que cuando van al mall identifica a estas señoras intervenidas y dice “mamá ella tiene bótox”, el mayor problema es que las apunta y casi se lo dice en su propia cara.

Como ven ser tía, no tener filtro y ser medio zafada no es fácil… lo que si tengo un corazón inmenso… ninguno de los minos con hijos con que he andado lo pueden desconocer, ya que siempre me he preocupado de acogerlos y darles todo el cariño que tengo, tanto así que uno de ellos aun me llama, me manda whatsapp y me invita a comer pizza junto al papá… a esa propuesta le digo que no gracias, jajajaja.

Beso chicas, gracias por sus mail y visitas en las RR.SS, las quiero por ser tan fieles. Ya saben instagram @amandalios y la fanpage de Facebook Amanda Lios

1 comentarios

CArmen Gloria

06 de octubre de 2017

Buenísimo!!!! Me entretiene tus historias!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último