18 de 08 de 2017

¿Cuánto dura una crema?

cremahidratante

¡Los productos de belleza caducan como el yogur! Una vez al año hace falta ordenar y… botar. Aquí tienes algunos consejos que alargarán la vida de tu neceser.

Para evitar que el producto se ponga rancio o te cause sarpullido:

AJÚSTATE A LA FECHA
Al principio te dará flojera ver la fecha de caducidad y elegir el producto con mejores perspectivas de vida. Lo realmente importante es centrarte en la fecha de expiración tras la apertura (aparece como PAO por las siglas en inglés, que corresponden a period after opening). El truco para no pasarte: apunta en el propio envase el día en que lo abriste por vez primera. Para la máscara y el lipstick, puedes usar pequeñas etiquetas adhesivas. ¿La ventaja? Te desharás de él en el momento correcto y tendrás la seguridad de que los productos realmente van a funcionar.

RECUERDA CON TRUCOS
Independiente de su fecha de expiración oficial, te contamos cuál es el tiempo de conservación de los artículos una vez abiertos para que los utilices con precaución. ¿Las cremas en pote? Hasta seis meses. ¿Acondicionadores? Lo mismo. ¿Máscara de pestaña? Entre tres y seis meses ¿Lipsticks? De nueve a 12 meses. Si ha pasado un año y no te has desprendido de ellos, asegúrate antes de seguir usándolos de retirar los restos de la boquilla del envase y eliminar los bordes que se hayan puesto amarillos. De lo que sí debes deshacerte sin excusa alguna (además debes renovarlas a menudo) es de las esponjas de maquillaje viejas, ya que en ellas se acumula la suciedad.

NEUTRALIZA EL CAOS
El baño está lleno de productos que ya no sirven. Lo más importante es conservarlos en buen estado. Simplifícate la vida con la nueva generación de cosméticos estériles, sin fecha de caducidad.

cremahidratantedos

ALARGA LA VIDA
Para sacar la crema de su envase, utiliza espátula o brocha. No metas el dedo. También puedes usar un algodón. Es un modo de no contaminar el producto con tus manos.
No guardes tu arsenal de belleza cerca de una fuente de calor, ya que éste transformará las fórmulas galénicas y anulará la eficacia de los ingredientes.
Limpia una vez a la semana la boquilla de los labiales, esmaltes de uñas y máscaras. Los restos pueden eliminar el cierre hermético, esencial para que el producto funcione y permanezca libre de bacterias.
Lava las esponjas con regularidad y enjabona las brochas de maquillaje con frecuencia. En el caso de las primeras, deja que se sequen al aire. Para las brochas, una vez al mes será suficiente. Limpia los pelos con papel absorbente y deja reposando en alcohol a 70% durante media hora.

LIMPIA: No dejes nada en el borde del lavamanos o de la ducha. Cuando uses algo, sécalo y guárdalo en un lugar seco.
REGALA: “Lo que no utilices inmediatamente, pero te ocupe un precioso espacio sin aportar nada a cambio, conviértelo en regalo”. –Donna Smallin, autora de Aprender a tirar y simplificar la vida.
REAGRUPA: “Mete los productos similares en una caja única. Los labiales juntos y las bases de maquillaje en horizontal, que es la posición ideal para que se conserven bien”. –Blog beeorganisee.com.

Por: Cris Castany.
Fuente: Revista Cosmopolitan Chile.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último