11 de 08 de 2017

¿Por qué la rutina te lleva al sufrimiento?

rutinainfeliz

¿Sientes que tu vida es repetitiva? ¿Rutinaria, predecible, aburrida? Hoy analizaremos por qué la repetición puede ser la razón de que lo estés pasando mal en la vida, y qué hacer para cambiar esto. ¡Descubre aquí como!

¿A quién no le ha pasado que repite una y otra vez los mismos comportamientos? Mismas acciones, mismos pensamientos, mismos errores. Parecemos robots, programados y actuando automáticamente. Incluso a veces juramos no volver a tropezar con la misma piedra… pero ahí vamos, haciendo una y otra vez lo mismo. Frustrante, ¿no?

Hay cosas que está bien repetir, pero eso depende del momento. Si todavía no te han atropellado al cruzar la calle, es porque aprendiste bien a cruzarla, por tanto, podemos concluir que está bien repetir eso. Pero hay otros aspectos de la vida que son mucho más cambiantes y no son de vida o muerte, y en esos es muy importante poder adaptarse a las circunstancias. Si estás comiendo demasiado, y por ello te estás empezando a sentir mal corporalmente, quizás vale la pena dejar de repetir el hábito automático y comenzar a comer menos.

Es cómodo aprender algo y nunca más cuestionarlo. Pero en la vida, tarde o temprano, todo cambia. A veces aprendemos algo en un momento, que después tenemos que reemplazar por un nuevo comportamiento, porque ya las circunstancias no son las mismas.

rutinados

Uno de nuestros poderes es que siempre podemos re-adaptarnos. ¡Deja de sufrir! Puedes cambiar si lo deseas. Pero para eso, tienes que atreverte a cambiar de verdad. Si estás aburrido/a de algunas cosas, te invito a hacerlas distintas. Fíjate cuándo repites sin pensar, y cuándo lo haces por elección propia.

Y te propongo un simple ejercicio para ello: Todo lo que hagas de forma automática, deja de hacerlo así. Si acostumbras a llegar a la oficina e ir a la máquina de café primero, para después dejar tus cosas en tu puesto de trabajo, entonces esta vez cambia el orden. No digo que no hagas las cosas, sino que las hagas eligiéndolas a propósito. Así podrás detener la repetición cuando esta no tenga sentido. Cambia cuando haya que cambiar y mantén cuando haya que mantener, pero elígelo tú. Es la puerta a la libertad y la salida de la frustración.

No pierdes nada con probar, ¿no?

Por: Martín López, psicólogo clínico.
www.martinlopezvaldes.com

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último