01 de 08 de 2017

#RELATOSDEUNASOLTERA: Los minos de 20 y las mujeres mayores

toyboysexy

Los minos con que he andado últimamente tienen mi edad o dos menos, pero de ahí no me muevo, porque los más chicos me parecen un riesgo y además poco interesantes porque principalmente le falta historias, aprendizajes, heridas, entonces su falta de madurez no me planea mayor desafíos existenciales.

Lo he dicho en otras oportunidades, soy rebuscada al momento de analizar la vida, por lo tanto me gusta un tipo que me planteé desafíos porque tiene otra mirada. Capaz sea puro prejuicio porque hay pendex que sus circunstancias lo han hecho tener un pensamiento interesante antes de tiempo.

Sin embargo, uno más chico te puede herir, ya sea porque después que te conoce, se le pasó la calentura de tirarse a una mina grande y te dice que está en otra y que necesita otros espacios. Y claro, tiene toda la lógica del mundo porque yo a estas alturas no estoy dispuesta a pasarme un sábado en la noche recorriendo bares pa ver cuál está más prendido y aún menos ir después a bailar para coronar la noche un after… ¡NOOOOOO! Me tendrían que poner mucha plata encima de la mesa o una pistola en la cabeza para decir que sí.

Eso además trae al día siguiente consecuencias trágicas, ando con un ojo en la cien y el otro en la nariz, modo zombi, mal genio, sensible y con ganas de dormir por 3 años seguidos. Imagínense si el chiquito llega caliente y me tengo que hacer la generosa con un polvoto …. Uffff, sencillamente ahí mismo quedo en estado de coma.

Tengo entusiasmo, salgo, tomo mis copetes, pero es una actividad, a lo más me hago la buena onda y después de ir a comer me tomo un copete bar, lo que posteriormente llevará a la noche de placer (¡¡¡shorty!!)

Sin embargo, esa es una parte de andar un tipo más chico y creo que es la que podría manejar con mayor destreza. No obstante, hay otra que esa si que me persigue y es que él se vea mucho más joven que yo y que a la vez, la gente murmure: “Mira la come guagua”. Siempre he dicho que me importa un rábano lo que diga el mundo, pero en esta pasada, como soy pretenciosa, no me gustaría verme vieja, aunque no lo soy, pero al lado de él podría notarse mis años más.

No le tengo miedo a envejecer, ni ando buscando outfits para verme más joven… No es lo mío, además esas mujeres vestidas como la revista Tú me dan pena, aunque de todas formas andar con uno harto más chico me da inseguridad.

via GIPHY

Pero como la vida siempre te prueba y por otro lado las situaciones entre amigas se contagian apareció en mi tranquila existencia un Toy boy… Así mismo como el que le apareció a mi amiga la Kitty, ¿¿se acuerdan que les conté?? Ese que tiene casi 20 años menos que ella y que lo conoció en el Jardín donde lleva a su hija más chica… A todo esto se demoró harto en pasarle la flor porque entre que se moría del miedo y sus horarios no coincidían, finalmente ocurrió en la casa de él cuando el hermano no estaba… “Que teen”… Igual no deja de ser divertido.

En lo que a mí respecta pasa lo siguiente. Hace dos meses y medio apareció un ¡hola! en mis mensajes privados de Instagram. La verdad es que no lo vi a la primera, fue como la la segunda cuando ya se habían acumulado 5 de la misma persona -a todo esto no la misma cuenta que ustedes conocen, sino es uno más piola que muestro cosas de la pega-.

via GIPHY

La verdad es que eran: ¿Cómo estás? Ya po! háblame, ¡¡¡heyyyy!!! Y cosas por el estilo que no me hicieron enganchar, porque quise ver ¡LA! foto del galán y salía mirando pa’ bajo… Continuaron los saludos de ese estilo con mucha perseverancia y yo nada, hasta que la curiosidad mató al gato y producto de esos días de aburrimiento le respondí: ¡Hola!

No pasaron ni 5 minutos y me escribe: ¡¡Milagro!! Pensé que no me ibas a contestar nunca. ¡Gracias! Por fin me puedo presentar. Me llamó Stefano.
Yo haciéndome la interesante le dije “mira no te contesté para saber quién eres ni tampoco para que nos hagamos amigos, solo quiero saber porque tanta insistencia”.

Él: Vi una foto tuya y me dieron ganas de conocerte además encuentro que tú pega es bakán.
Yo: Oye esta cuestión no es tinder, no ando buscando nada a través de esta app así que te agradecería que no me escribieras más. Además, quise ver quién eras y tú cuenta es privada así que eso tampoco ayuda mucho.
Él: Pero pídeme acceso y así vez que soy normal no un psycho… Total si no te gusto me bloqueas.

Tenía sentido pero una parte mía decía sí y otra no, pero termine diciendo ¡OK! ¡Me metí a su cuenta y plop! ¡¡¡MI-JI-TO RI-COOOOOOO!!!
Es el típico tipo que me gusta : Moreno con cara de bad boy, grandote, con barba a medio crecer y actitud empoderada pero no winner. Lo que si cache que era más chico que yo, no pude percatar cuanto, pero menor….

toyboyone

Volví a escribirle y le dije: Ya te vi, te ves buena onda, pero eres bien chico de edad. Él me dijo: Nooooo, na’ que ver tengo 27 (todo un millenials… yo ya no soy parte de esa generación). Yo me reí y le contesté: Tengo hartos años más que tú. A lo que me dice: Bueno serán dos a lo más, pero eso da lo mismo.

Yo: ¡No, son varios más y te repito que esto no es tinder!
Él: Oye que te pesa, no ando gueviando, solo me gustaría conocerte y quería invitarte a tomar un café. Al menos conóceme y después me das el corte.
Yo: Jajajja de verdad que no me interesa por ahora, te lo agradezco. Tal vez en otra ocasión.
Él: ¡Heyyy, ya po! No seas pesada, si te voy a caer bien… Te morí de miedo que te guste…

¡¡¡Se dan cuenta lo que me dice el muy patudo!!! Igual me reí porque no quería perder por nada.

Yo: Podría ser! Cuando pueda te escribo, en todo caso tú te tiras como kamikaze y no me has preguntado si tengo algo con alguien y te cuento que salgo con una persona.
Él: ¿Y que tan serio es eso?
Yo: No seas sapo, ya te dejo, porque me tengo que ir… chao.

Al día siguiente en mis mensajes había un: “Hola, me gustó hablar contigo… dale una vuelta a la invitación a un café”. No pesqué, aunque reconozco que me gustó que me haya escrito… No sé porque, ya que lo que tengo con el gringo me acomoda… No es algo muy formal, pero nos gustamos y cuando estamos juntos lo pasamos bien. Además, él ha sido muy buena onda y preocupado con todo lo que me pasa. Por si fuera poco, ya me hizo una segunda canción y le puso Amanda, en bien rockera y harto guitarreo, no me gusta mucho el estilo, pero lo linda es que esta inspirada en mí.

toyboydos

No le contesté de inmediato, de hecho me fui a la pega y me olvidé, hasta tipo 4 de la tarde que le dije un simple: Hola ¿cómo estás? Lo del café no por ahora. Me empezó a provocar y me dice “pensé que eras una mujer más pro, más aún si no estás en un compromiso serio, te estoy proponiendo que nos conozcamos y si te caigo mal no me pescas más.

Yo: Mira creo que te hiciste una imagen de mi a través de las fotos… Instagram da para mucho, te juro que no subo ninguna foto donde me vea horrible, incluso algunas tienen filtro así que no creas que en vivo me veo igual. (Ahí habló todo mi nivel de inseguridad)
Él: Oye para! Porque tan defendida, relájate, es tu onda la que me gusta
Yo: Pero no me conoces
Él: Yo veo más allá y no me equivoco
Yo: ¡¡Yaaaaaa!! Tía Yoli, Nostradamus, el que tiene la bola mágica.
Él: Te voy a caer bien, una conversa nunca es mala.
Yo: Voy a ver, quizás la próxima semana abajo de mi pega.
Él: Pero si estamos a viernes, falta mucho… ¿Por qué no te sacas este problema antes?
Yo: ¡Cualquier cosa te aviso, bye!

El pendex es bien desafiante, subió a su instagram un par de fotos que se veía bien rico, pero preferí no seguir mirando… A veces me siento tonta porque de alguna forma siento que juntarme con este mini es como defraudar al gringo, y na que ver, si fue él quien dijo que por ahora no quiere compromisos porque lleva muy poco tiempo separado…

En todo caso no sé a qué hora ve a otras minas porque trabaja ene, tiene dos hijos muy chicos y el tiempo que tiene salimos a diferentes la dos, voy a su depa o él al mío.

Como sea… el día sábado otro mensaje del millenials. “Hola que tengas un gran sábado y sigue en pie mi propuesta”. No pesqué en todo el día, después en la tarde me puso una carita feliz y otra en la noche. El domingo, que suelo ir a un café a escribir esta columna con una pinta muyyyyyy relajada, o sea cero produccion, sin maquillaje y buzo con parka, me escribe un chat Stefano tipo 11:30 y decía: ¿Un café?

toyboytres

Me armé de valor y le dije estoy trabajando en un Starbucks ¡si quieres ven, nos tomamos un café y ya! Porque tengo que trabajar. Me pidió que le mandara la dirección por el chat, aún no le daba mi WhatsApp. Confieso que fue como una autoagresión porque, jamás me presento ante un mino tan desaliñada… Fue heavy, no tenía ni un brillo de labios o una máscara de pestañas y no sacaba nada con pellizcarme los cachetes… La suerte ya estaba echada.

Pasó menos de media hora y llegó… lo reconocí al toque desde que estaba en la puerta y él también me identificó… Con un relajo total me dice “Hola Amanda, por fin te conozco, oye ¿estás tomado algo? ¿Qué te traigo? Fue a comprar y cuando volteó me arrepentí no haber llevado al menos una base que me sacara el color verde invierno que estaba trayendo en la cara… pero bueno estaba hasta el loly no tenía na que hacer. Igual encontré que se veía más chico que yo, pero tampoco tanto, o sea no parezco ni la mamá ni menos la tía solterona jajajaja.

La conversa se fue dando muy tranqui, nos contamos que hacemos de nuestras vidas y lo bueno es que no fue de galán y menos de caliente, lo que si trataba de tocarme las manos y a mí me daba risa, yo se las quitaba porque “quñe me tiene que andar tocando”. Según él era involuntario, no sabía cómo se le iban sus manos a las mías. ¡¡Jajajajaj la mula grande!!

Bueno hablamos como dos horas y le dije que tenía que seguir escribiendo. Se rió y me dijo ok, ya te conocí y eres mejor de lo que pensaba y tú me conociste a mi, ojalá lo hayas pasado bien. Después de eso me ha seguido escribiendo y me ha invitado a comer… A todas me he negado y la verdad es que no porque no quiera, sino porque él que sea más chico me provoca conflictos. No me da confianza la situación y me cuesta solo meterme a jugar… cómo ven me enredé, pero voy a esperar que la madeja se ordene solita ….

¡Amigas no olviden comentar sus vivencias y visitar @amandalios en Instagram y la fan page de Facebook!

1 comentarios

Deb

04 de agosto de 2017

Hola Amanda, tantos dias. No puedo creer que le hayas dado la pasada a ese gringo barza. Si hay algo que no entiendo de nosotras es por qué nos quedamos con un mino cuando el no quiere compromisos y nosotros queremos otra cosa, pero en fin. Yo que tu me doy la oportunidad de conocer al joven jajajaja, en una de esas es buena persona, y la unica que tiene rollos con la edad eres tu, que sea un buen hombre no tiene nada que ver con los años. Y no tienes nada serio con el cabeza de pipi y ni sabes en qué onda anda. JAJAJA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último