04 de 04 de 2017

#RELATOSDEUNASOLTERA: Mi nuevo peludo amor

amandasoltera

Con el tiempo -aunque me ha costado entenderlo- he adquirido la convicción de que las cosas, personas, situaciones “llegan cuando es el momento en el que estás preparada para recibirlas (sean buenas o malas)”.

Podrán considerarla una premisa bastante básica, pero su simpleza refleja un trasfondo que tiene que ver con aprender a esperar y confiar en lo que la vida te entrega. En ocasiones esas “llegadas” no tiene que ver con representaciones físicas, sino que aparecen disfrazadas de intuición, o sea, esas cosquillas mensajeras en la guata que te revela una certeza.

En el caso de los amores, ustedes saben que voy de ‘romanceos’ varios y no me he instalado porque hasta hoy nadie calza con lo que busco, que según yo no es algo tan complejo: que se cuestione la existencia, que se mueva bajo los conceptos del respeto, cariño, aventura y las ganas de querer estar conmigo. Nada de esas parejas que se encierran en una burbuja tratando de llenar las expectativas del otro.

Hoy más que nunca le creo a mi terapeuta que dice:  “el príncipe azul no te ha llegado porque no sabes a ciencia cierta lo que quieres, por eso te llegan  los tan indecisos y miedosos como tu”.  Ahora para decir verdad esto no ha sido tan malo porque he probado harto y en el camino voy cachando lo que no quiero. Así que tengo la esperanza de que me caiga el garrotazo y como una canción me llegue el “este prospecto es el indicado”, jajajaj.  Como me voy haciendo sabia y dejando lo que no suma a un lado llegará el príncipe, por que seremos dos en la misma frecuencia, así que: “todo fluya y nada influya”.

gatitodos

Se preguntarán dónde queda el ‘internacional’ luego de mi felicidad máxima de su regreso. Bueno, al parecer nunca regresó de verdad, ya que sigue apareciendo y desapareciendo como siempre. Es él quien marca el día en que puede verme, no me dice nada que involucre sentimientos, es decir,  lo nuestro gira solo en lo sexual, aunque yo le pregunte de su vida y el nada de la mía… ¿Un poco penoso, no? En el fondo creo que no tiene ganas de estar conmigo para algo serio, él solo lo pasa bien conversando un par de horas y teniendo sexo (que innegablemente es bueno), lo que me hacen sacar todas las fichas que le pongo.

Lo que sí estoy segura es que se está perdiendo la opción de estar con una “mina que le haría bien”… Ustedes se reirán que me proclame como “buen partido” por los pastelazos que me he mandado. Sin embargo, soy bien sólida, clara, algo compleja y soy ultra apañadora con el partner que tengo al lado. Asimismo, molesto poco, aunque sí pido atención pero no ‘wevas’… Sé resolver bastante bien mi vida.

Bueno -para variar- me di una vuelta enorme para llegar al punto que tiene que ver con: “Todo llega cuando tiene que llegar” y en este caso es mi nuevo amor NORA. ¡Epaaaa no se pasen rollo, no soy lesbiana! Es el nombre que le puse a mi nueva gata -la que pensé no tendría por un buen rato- luego de la muerte de mi gato Gigo, que tenía 9 años y no resistió una operación compleja a los riñones en diciembre del año pasado.

Me sorprende como la “guata habla”, ya que empecé a echar de menos a alguien que me esperara en el depto, de quien preocuparme, de las manifestaciones de cariño incondicional y acostarme a leer o ver tele en compañía de una mascota… Amo a los perros, aunque por mi estilo de vida es más complejo tenerlos, trabajo harto y paso poco en casa. Por eso voto por los gatos: son maravillosamente adaptados, independientes y lejos lo más divertidos y compañeros qué hay.

adorble

Tenía algunos puntos claros que esa mascota debía tener: Ser hembra y con el pelo lo más corto posible, porque hasta hoy siguen saliendo pelos de Gigo. Lo otro, es que mi sueño es tener un minino gris… es harto pedir, pero bueno es lo que quiero, lo que no quiere decir que lo consiga. ¡Un punto vital era que fuera abandonado!

Revisé varios sitios web de fundaciones y grupos animalistas que mostraban los ejemplares que tiene en sus albergues u hogares temporales. Al comienzo me gustaban todos, hasta un conejo angora que salía con cara de “porfaaaaaa llévame a tu casa”

Como les dije me encantaron muchos -no obstante- me faltaba el “match” con uno, así que decidí no ver ninguna página hasta al menos una semana. Al día tres de esa misma semana de “abstinencia”, me dio una tincada y entré a una página en donde lo primero que sale es la foto de una gatita gris con pelo tupido y cortito. ¡¡¡La améééé con locura!!! y escribí al correo, pidiéndola.

La respuesta llegó, me dicen que agradecen mi interés pero primero deben ver si estoy “apta para tenerla”, y para esa evaluación debía responder un cuestionario de 32 preguntas. Faltó que me preguntaran que color de calzón andaba trayendo… ¡¡¡Ufff!!! Igual entendible ya que ellos quieren que los animales rescatados queden en buenas manos.

gatitocuatro

Me llamaron a la media hora y me dicen: “La gata es tuya”. Me emocioné hasta las lágrimas y empecé desde ya a vivir mi “maternidad” jajaja. Fui a comprar el plato para el agua, otro para el pellet; juguetes, comida baby, arena sanitaria y otras chucherías. Llegué como Ekeko a mi casa, que la recibiría al día siguiente.

Cuando llegó -el sábado a las 11.30- con su cuidadora, me quedó mirando fijo con una ternura máxima. La saqué de la jaula y al tomarla se puso a ronronear fuerte. La dejé en mi pecho por un buen rato y la “rescatista” me dice que la baje al suelo para que inspeccionara su nueva casa…. Empezó a caminar por los sillones y mesones como si hubiera nacido ahí, luego se instaló a mi lado y me mostró la guata echándose para atrás. La cuidadora quedó sorprendida de nuestra sintonía y exclamó: “ELLA YA TE ELIGIÓ COMO SU MAMÁ” ¡¡Mucha suerte!!

Se fue e inmediatamente empezó nuestra vida juntas. Me mira fijo, me contemplaba y cuando no puede más de amor, me da un choque con su cabeza en mi cara.

gatitocinco

Les cuento que el primer día no dormí, porque la “Chicle” estaba tan pegada a mi que tenía miedo de aplastarla, además quería estar despierta por si abría los ojos ella viera de que la estaba cuidando ¡Jajajaja cosas de mina loca por sus mascotas!

Ha sido la raja y me llené de amor … No sé, pero con la llegada de Nora sé que viene una etapa llena de cosas buenas y diferentes… ¡¡¡Que así sea!!! ¡Y larga vida para mi gata!

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último