14 de 03 de 2017

¿Haces demasiado a la vez?

multislide

Si sientes que el multitasking está oxidando tu cerebro, no temas: aún hay esperanza. Entérate aquí de cómo organizarte.

Hace seis meses dejé mi pega fija para convertirme en freelance, y recién ahora me doy cuenta de lo útil que es trabajar bajo la amenaza constante de que tu jefe vea lo que hay en tu pantalla. Desde que el uso de Internet es completamente libre, tengo pocos límites para la distracción.

Un minuto estoy escribiendo un mail del trabajo y al siguiente estoy en Facebook analizando el álbum de miles de fotos del matrimonio de una amiga que no veo hace más de 10 años.

Sé que no soy la única. Nos hemos convertido en una sociedad adicta a revisar el teléfono: en promedio, las personas entre 24 y 35 años revisan su smartphone 43 veces al día y prestamos atención solo por 15 segundos a lo que vemos en la web. “Casi nunca leo, sino que desperdicio mis días en mi iPad”, me dijo una amiga cuando le conté acerca de este artículo. Y esta amiga, en su etapa de estudiante, era conocida por pasar miles de horas en la biblioteca completamente concentrada, mientras la mayoría de nosotros seguíamos aún en la cama.

notados

Le pedí al profesor David Meyer, científico cognitivo de la Universidad de Michigan, que me explicara algunos de los efectos de mis malos hábitos. “Mi respuesta inmediata es decirte que estás colapsando a tu cerebro, pero eso no suena demasiado científico”, afirmó. Su veredicto de experto fue más sorprendente: los humanos no pueden ser multitask. Cuando creemos que estamos haciendo dos cosas a la vez (por ejemplo, revisando un mail y viendo la televisión), nuestro cerebro actúa rápidamente cambiando de una actividad a la otra, y este esfuerzo mental es desgastante.

No podía creerlo. Sin contar mi café matutino, me considero una persona libre de adicciones. Pero él me presionó: “Estoy seguro de que has intentado trabajar en tu propio computador desde la casa y, cuando las cosas se complican o no estás segura de qué hacer, piensas: ‘Me tomaré un pequeño break y revisaré Facebook’. Sin que te des cuenta, ya pasaron dos horas”. En esto sí me declaro culpable.

notatres

Puede que a veces te genere satisfacción, pero el esfuerzo mental necesario para alternar entre 12 pestañas de Internet hace que tu cuerpo libere cortisol, la hormona del estrés. Si fueras una mujer cavernícola enfrentándote a un enorme mamut, esta sustancia sería muy útil, porque estimularía a tu cuerpo y lo prepararía para correr o pelear. Pero una bandeja de entrada que está sonando constantemente no es un enemigo letal, por lo que los niveles de cortisol se almacenan, desencadenando efectos secundarios. Puede hacer que te vuelvas irritable o agresiva, afectar tu memoria, suprimir o debilitar tu sistema inmune e incluso hacer que subas de peso. Y si eso no fuera suficiente, también reduce tu libido.

Fred Stutzman piensa como yo: sus problemas para concentrarse mientras escribía su tesis de doctorado lo inspiraron a desarrollar una app llamada Freedom, que te permite desconectar Internet temporalmente mientras estás trabajando. “Tratar de completar tus pendientes en un computador es como tratar de hacer tu tarea mientras ves la tele”, afirma Fred. Hoy en día su empresa, y muchas otras, está buscando la manera de hacer que la tecnología nos genere menos distracciones.

notauno

Pero ya estoy tratando de desarrollar unos cuantos trucos para mis malos hábitos digitales. Cuando me siento a trabajar, pongo alarmas de 45 minutos en los que únicamente estoy escribiendo o pensando (el lado bueno de trabajar desde casa es que nadie puede ver mis excentricidades). También trato de que mis breaks sean para caminar, hacer ejercicio o hablar con alguien en persona. Y cuando todo falla, trato de imaginarme la vergüenza que pasaría si alguien viera que estoy googleando “gatos con disfraces” un lunes a las tres de la tarde.

Entrena tu cerebro
1) Evita la tentación Pinterest.
2) Trata de hacer acertijos o crucigramas al final de tu jornada laboral para mejorar tu memoria.
3) Usa tus pies más seguido. Caminar 40 minutos tres veces a la semana aumenta tu IQ y memoria.
4) Dilo. Hay un 50% más de probabilidades de que recuerdes algo si lo lees en voz alta.

 

[Por Sophie McBain]

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último