26 de 01 de 2017

#RELATOSDEUNASOLTERA: ¿QUÉ TAN REAL ES?

pareja

Me autodefino algo rebuscada, en el sentido de que soy mucho de analizar las cosas y buscar las raíces de los problemas o de las alegrías… en el fondo me interesa estar consciente de la existencia y de todo lo que ocurre en ella.

Eso viene integrado en mi ADN, pero se profundizó cuando comencé a estudiar y practicar, de cierta manera, el budismo.

Hay amigas que me encuentran una latera y me dicen que le busco la quinta pata al gato. Sin embargo, no lo veo así, es mi forma de vivir y necesito dar respuestas a lo que me ocurre… eso andar como pajarito volando completamente descerebrada o que “la luna sea mi tierra”, no es para mí.

Ahora y sin ánimo de justificarme, esto de irme a las “profundidades” no lo aplico en todo, he aprendido que hay situaciones que se dan porque la vida así lo quiere y no existe mayor explicación, solo queda aceptar y enfrentarlas de la mejor forma. En el fondo ciertos hechos ocurren porque ocurren no más y no merecen análisis. Ahora, cómo uno resuelve será de acuerdo a la madurez que se tenga y cuando se ha aprendido de las experiencias pasadas.

Todo este rollo se los cuento, porque me he estado preguntado en estos días, a raíz de mis penas, ilusiones, felicidades e insatisfacciones amorosas, ¿qué tan reales han sido estas relaciones? Mirado para atrás ciertos pololeos o romances, me he dado cuenta que lo pasé mal solo por pensar que el tipo me gustaba o lo quería más de lo que en verdad era. Entre lagrimas, me sentí defraudada porque creo que el trato que me dio no fue justo o que simplemente dieron menos de lo que yo entregue. Emociones completamente desmedidas, solo porque quería sentir esas mariposas en la guata que te hace volar hasta las estrellas.

belleaza

Ahora con la distancia veo que tantas lágrimas y pena en el corazón no valían la pena, ya que ese tipo no me gustaba tanto, ni tampoco era un gran mino. Con muchas amigas hemos conversado de esto y terminamos cagándonos de la risa de cuan mino encontrábamos al guevón que era más feo que la mentira o sentías que tiraba como lo dioses y na’ que ver,  solo hacía la pega y tenía uno que otro acierto.

La conclusión a la que llego, es que a veces tenemos tantas ganas de ser amadas, correspondidas, atendidas, necesitadas, valoradas y únicas, que nos “enamorarnos” del primer gallo que nos presta un poco de atención. Luego de que lo “engatuzamos” ponemos en él todos los atributos que NO tiene, pero que queremos que y ante eso, le entregamos todo el amor que tenemos porque “creemos” que es lo que estábamos esperando. Así fregamos, pues empezamos a construir castillos en el aire. Recuerdo tan bien cuando dejé a mi primer pololo por serme infiel, y con mi corazón destruido en mi pedazos llegué a la sicóloga; una vieja muy chora que lo primero que hace fue preguntarme, ¿Qué te enamoró de él?

Me quedé callada, sin saber que decir.. me descoloqué heavy y ella igual. Me acuerdo de ese dolor con desgarro y a pesar de “amarlo” tanto, no supe responder. Fue tal el silencio que guardé que mi terapeuta comenzó a ayudarme para que sacara alguna característica buena de él a relucir… Cuento corto! Dije puras cosas que yo había hecho para que nuestra relación fuera linda, tanto así que hasta pensé en casarme con él.

Chicas, por eso es vital dar “cuotas de realidad” a nuestros vínculos o relaciones. Por eso, es importante evaluar a nuestros compañeros con objetividad y en base a nuestros propios sentimientos y no desde la expectativa o la carencia, porque ahí todo se reduce a la nube de algodón que como no resiste tanta fantasía nos pegamos el peor de los porrazos.

Por ejemplo, ahora me he querido desprender de este cuento que estoy viviendo de la “periodista y el piloto” . Lo miro con ojos frío y entre las cosas que me preguntó; nacen preguntas como cuánto me gusta de verdad, cuánta felicidad aporta en mi vida, cuanto me molestan los defectos que tiene, qué tan viable es una romance de lejos o si tal vez me gustó, porque aún sigo enganchada de “el internacional” que es de sus misma tierras, entonces me hace recordarlo.. que fuerte!!!! no creo que sea así, no soy tan loca, ni tan mala, ni tan fría.

Bueno lo único que quiero decir a través de este “pensamiento hablado” es que es necesario evaluar nuestras relaciones sin adornos y fuera del castillo de Disney, ambientación que muchas veces existe a causa de nuestras propias carencias.

No dudes en escribirme a amandaliossoltera@gmail.com o seguirme en mi cuenta oficial de Instagram @amandalios  

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último