23 de 12 de 2016

PARIDAD DE GÉNERO, UNA LABOR DE TODOS

1234

La alianza público-privada lanzada desde el Gobierno es el primer gran paso, pero es un avance que implica el esfuerzo de todas y todos, ya que la principal modificación es la que debemos generar como sociedad para aumentar la participación laboral femenina, acortar la brecha salarial y, sobre todo, disminuir las barreras de ascenso tanto en las empresas como en la vida cotidiana.

Pueden existir normas, regulaciones, políticas e iniciativas que promuevan éstos temas, pero no existe ley en el mundo que nos haga convencernos a nosotras mismas de que merecemos alcanzar nuestros sueños y que es legítimo tener ambiciones en el aspecto laboral, ya que esa es una tarea individual que tenemos que desarrollar diariamente.

Creo que ninguna de las mujeres que apoyamos éstas iniciativas queremos que nos contraten para un cargo porque “se tiene que cumplir con la cuota de mujeres dentro la organización”, así como tampoco queremos que se inventen cargos de papel sólo por cumplir y darnos cabida.

3

Queremos tener la absoluta certeza de que somos las profesionales idóneas para el cargo, porque nos hemos preocupado de desarrollar competencias para ejercer liderazgo y dirección de equipos con diferentes herramientas que nos permitan crear ambientes propicios para el crecimiento y desarrollo de las personas, potenciando e identificando sus experiencias, conocimientos y habilidades independientemente del género, edad, condición social o nacionalidad.

Para equiparar ésta situación histórica de inequidad nuestro país necesita reconocer y premiar el trabajo bien hecho, el compromiso, al talento joven, a los profesionales competentes y también necesita dejar de pagar sueldos elevados a personas que no cumplen objetivos ni demuestran indicadores de desempeño que optimicen los procesos dentro de las organizaciones públicas y privadas.

De hecho, se hace más imperioso luego de las preocupantes cifras al respecto no solo de participación, sino que también de ingresos, tal como pudimos apreciar en las diferencias profundas que exhibe el Índice Global de Brecha de Género, elaborado por el Foro Económico Global en 2016, en el que Chile se sitúa en el puesto 70 de 144 países, y que cae al 133 en relación con las brechas salariales de género.

Todas queremos que nuestras hijas, sobrinas o pequeñas vecinas crezcan sabiendo, pero sobre todo viendo que para progresar profesionalmente no van a tener que renunciar a su realización personal o a la maternidad como tantas ejecutivas, científicas y académicas chilenas tienen que hacer actualmente, situación expuesta en el último estudio de Conicyt.

father

Es importante comprender que la Paridad de Género no es sólo para las mujeres, ya que también implica empoderar a los hombres para que asuman su responsabilidad en el cuidado de los hijos y para que se generen instancias que los hagan cada vez más partícipes en su educación y desarrollo, dejando de vernos como las únicas capaces de realizar éstas acciones.

En consecuencia, debemos trabajar en conjunto para que nuestra sociedad comprenda que los roles de liderazgo y paternidad se desarrollan independientemente del género y por atributos personales, y que este será un camino para dejar de ver nuestra participación activa en el mundo laboral como una competencia, sino que verla ahora con el sentido de cooperación que necesitamos para que nuestro país siga creciendo.

Macarena Salosny, directora de Admisión y coach de Smart Coach

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último