12 de 12 de 2016

#HEALTHY FOOD PORN: ¿ES TAN SALUDABLE COMO PARECE?

portada1

Las fotos de hamburguesas y brownies que solíamos ver en las redes sociales han sido reemplazadas por llamativas ensaladas y platos preparados para posar. Pero esta nueva tendencia, ¿es realmente buena para nuestra salud?

Y mientras los “foodstagrams” siguen consumiendo deliciosas meriendas, a nosotros nos preocupa qué tan nutritivo y saludable es todo esto. Pues ahora el objetivo de esto es añadirle a tu ensalada un poco de glamour con ciertos ingredientes. Busca el termino #eatclean en Instagram y obtendrás más de 14 millones de fotos referidas al tema. Es que el healthy foodporn se ha vuelto estratosférico. “Esta tendencia desafía la visión de que la comida saludable es menos apetitosa, lo que es importante”, dice la Dra. Carrie Ruxton, nutricionista y asesora de Health Supplements Information Service.

2

¿Qué tan familiar nos suena esto? Cuando vas en el metro de vuelta a tu casa, piensas en qué comerás al llegar. Y en ese momento ves una foto de una ensalada césar y no puedes esperar para preparártela. Esto es mucho mejor que ver una foto de una hamburguesa con queso o fantasear con un pedido de comida china ¿cierto?. “Hacer que algo luzca atractivo nos hace suponer que será igual de sabroso al comerlo”, dice la psicóloga Emma Kenny. “Mientras más gente vea comidas de este tipo como algo positivo, sano y bien balanceado, más posibilidades hay de que sigan alimentándose de esta forma”.

En la superficie pareciera que todo esto es muy efectivo. Pero en el fondo hay un lado negativo en las redes sociales en cuanto al tema de #fitfood. La mayoría de las fotografías no son posteadas por chefs profesionales o nutricionistas. No existe ninguna información nutricional al respecto, solo una linda foto. De hecho, algunos platos son balanceados como unos huevos duros con espinaca cocida y pan centeno con un trozo de palta, pero otros no son más que un montón de vegetales acomodados. Sin proteínas, ni carbohidratos ni fibra.

3

La Dra. Ruxton explica: “Hay ciertos alimentos que son mucho más atractivos en las imágenes publicadas que otros, como el pan, cereales, pescado, lácteos y fibras. Y algunos de ellos son fundamentales para una dieta balanceada”. Diversos estudios muestran que las mujeres son propensas a tener bajos niveles de hierro, calcio, selenio, magnesio y vitamina D. Estos son esenciales para la función de nuestro sistema inmune, la destreza mental, los huesos y fertilidad. “El principal problema es que existen algunas dietas que se saltan el desayuno y evitan consumir carbohidratos. Este tipo de alimentación no es sana”, agrega la Dra. Ruxton. Peor aún, a menudo las fotos de comida se complementan con imágenes de mujeres delgadas y listas para ejercitarse. El mensaje subliminal tiende a ser: “Come esto y te verás así”.

5

“Las mujeres se esfuerzan por distorsionar este punto de vista y eso es peligroso”, dice Lynn Crilly, especialista en desórdenes alimenticios, psicóloga y autora de Hope With Eating Disorders. “Somos bombardeadas con este tipo de imágenes de cuerpos inalcanzables junto a alimentos que se supone que te ayudarán. Todos somos únicos, por lo que las dietas funcionan diferente para cada persona. Algunos no están destinados a ser delgados y se martirizan debido a esto”.

“Si eso es comida sana, ¿qué entienden por mala nutrición?”, pregunta Emma. “Estos términos son complicados”. Al etiquetar algo como “saludable” hacemos que el problema de la comida se solucione con la ingesta de alimentos poco balanceados.“A diferencia de la moda, la comida no es una tendencia estacionaria. Es nuestro abastecimiento energético diario. Así que mientras en Instagram sigan mostrando comida por diversión, no debería tomarse tan en serio. Ponen demasiada presión en comer sano o en alimentos que están de moda, con dietas restrictivas y generando culpa por no cumplir las expectativas”, afirma la nutricionista Amanda Hamilton. 

Nuestra obsesión por la comida alcanza grandes niveles, de hecho es uno de los temas más buscados en Internet después del porno (incluso más que las Kardashians), lo que causa una sobrecarga sensorial. Un reciente estudio encontró que fotografiar nuestra comida, realmente la hace menos apetitosa. Por ejemplo, a millones de personas mostraron una secuencia de imágenes de alimentos salados y dulces. Luego a ellos les ofrecieron maní para que comieran y los que vieron las imágenes de alimentos salados antes, no lo disfrutaron como los otros que no. La idea de que mires muchas imágenes de alimentos y al rato después los consumas de verdad, hace que pierdas el interés en ellos.

fruta

OBSESIÓN POR LO SANO 

Cualquier tipo de obsesión no es sana, incluso si la obsesión es comer sano. “Los desórdenes alimenticios son similares a los problemas de tipo obsesivo compulsivo”, dice Lynn. “Alguien comienza a sentirse inspirado por la forma de comer de otros, luego pierde peso y comienza a recibir halagos. Esa es la base para desarrollar una obsesión. Luego encuentran comunidades online que hablan del tema, y los likes aumentan alentando estos hábitos alimenticios. Es preocupante el nivel de acreditación que se les da a estas tendencias”.

Internet puede ser un detonador para quienes sufren de problemas alimenticios. La mayor preocupación por los sitios de “thispiration” es que suelen ser muy familiares. Pero el contenido difiere mucho de la realidad debido a la etiqueta de #fit o de #clean en cuanto a la alimentación. Y todo lo que se genera en las redes, son fotos editadas. Porque una persona puede publicar algo de su dieta diaria con platos exóticos y llamativas comidas,

Además de socavar el placer por la comida y vender falsas promesas, puede hacer que te sientas mal con tu estilo de vida. “Estas personas postean fotos de comida orgánica, de extraño aspecto y verduras poco comunes. Dicen que invierten mucho dinero para tener un buen cuerpo y comer sano, pero eso es difícil para la mayoría de las personas. El comer saludable debiese ser accesible para cualquiera”, asegura la psicóloga.

Así que come y disfruta cada bocado, pero no tomes las publicaciones tan en serio. “Las fotos son más arte que dietas. Solo deberían darnos ideas, no una prescripción de qué comer cada día” dice la Dra. Ruxton. Es maravilloso ver fotos de cupcakes, y comerte uno real no te hará mal. De hecho, será algo que necesites de vez en cuando, así que no te sientas mal por mirarlos.

por laura potter 

1 comentarios

Leo

12 de diciembre de 2016

comentario de prueba cosmo 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último