30 de 11 de 2016

#RELATOSDEUNASOLTERA: AMOR DE GATO

gato2

No es fácil escribir en estos minutos cuando tu compañero que no es un humano está grave en la clínica … mi gato, mi fiel compañero desde hace 9 años, se enfermó y hoy se debate entre la vida y la muerte.

Mucha gente podría no entender este dolor, pero quienes somos y hemos sido desde siempre petlovers sabrán que esta pena no es sencilla de digerir.

Gigo llegó a mi vida para un cumpleaños. Me lo regaló un ex porque según él yo había perdido la ternura … ufffff!!!  No me voy a referir a esa “frase célebre”, porque ese señor al parecer nunca cachó que la ternura la había perdido por sus constantes ataques de celos …. yo debo haber estado muy loca, pues pensé en casarme con él.

Bueno para mí en ese minuto calzaba, porque estaba obsesionada por convertirme en una mujer con marido. Ceguera total, es que en realidad daba lo mismo que fuera Pedro, José o Diego, la cosa era llegar al altar… pero bueno ya pasó y me cayó afortunadamente el rayo divino que me hizo entrar en razón y ver la realidad.

Acá el tema no es ese, sino que lo único que permaneció de ese amor fue Gigo, mi lindo gato que hasta hoy creo es el cariño más incondicional que he recibido en mi vida… sin tomar en cuenta la mamá, el papá y uno que otro amigo que solo los menciono para que no se enojen, ya que muchos te pueden decir que no los puede poner a la altura de un animal, pero lo hago en honor a la sinceridad.

22

Por otra parte, mi compañero de enormes bigotes hasta hoy es el único ser que depende de mi al ciento por ciento, sino le doy de comer se muere y por supuesto si no le hago cariño podría atorarse con todos los ronroneos que me tiene para cada día.

Llegar a mi depa y que me reciba es una delicia, además incluye un show formidable ¿Quien dijo que los gatos eran traicioneros, fomes, poco interactivos? … Na’ que ver el mío y varios que conozco son unos verdaderos personajes. Cuando salgo del ascensor me siente y comienza a maullar, luego abro la puerta y sale al pasillo corriendo de un lado para otro y yo lo persigo hasta que se hace una especie de muerto para que lo vaya a buscar y lo lleve en brazos como una gran bola de pelos.

Una vez que entramos me muestra que se comió todo el pellet y que obviamente salió “vale otro”, así que lleno el plato y me pide que lo siga, el destino es el baño, salta al lavamanos y espera que abra la llave para que tomar agua.

Si es tan rico!!!! Espera que me acueste y si me demoro mucho reclama, pareciera que estuviera hablando chino y no para hasta que me vaya a la cama y después se “apotinga” a mi lado y comienza a amasarme… ya tanto como que me aburre y lo echo y ahí me mira con cara de pocos amigos, aunque le dura poco porque vuelve y se sienta encima como si pesara 1 kilo y lo cierto es que es un Garfield de 8 kilos que me retan cada vez que va a control. Pero ¿cómo le voy a negar más comida cuando me mira como el gato con botas? me rompe el alma y accedo porque me hace sentir culpa… es un manipulador!

34

Con Gigo vemos películas, cuando me ducho aparece con su pata que la mete al agua, escribimos juntos estas columnas, es mi enfermero cuando me enfermo, siempre de punto fijo y si lloro o me ve triste lo reconoce de inmediato, al percibirlo se pega como chicle y me hace cariño con un ronroneo fuerte como diciéndome “tranqui, yo te quiero y aquí estoy”.

Podría hablar mucho más de mi gato, pero son pocas las energías que tengo para escribir porque su enfermedad me tiene devastada, además recordar todo lo que hacemos juntos me hace un nudo en la guata y salen aunque no quieran lágrimas…y la verdad es que ya no me quedan, pero se que vamos mi salir de esta mi gordo hermoso… ya estaré contándoles en una próxima columna que esta a mi lado mientras escribo sobre mis locas y divertidas historias.

En esta ocasión amigas quiero pedirles un favor personal y tengo la patudez de hacerlo, porque las siento muy cercanas cuando me escriben contándome cosas tan íntimas o me hacen comentarios tan lindos… porfa manden sus energías de amor a mi Gigo.

Las quiero!

Recuerda que puedes escribirme a amandaliossoltera@gmail.com

8 comentarios

Carolina Escobar R.

12 de diciembre de 2016

arriba el animo !! y muchas buenas vibras a tu hijo gatuno gigo son una parte muy importante de nuestras vidas ,te lo dice una catlovers fuerza a los dos

María Isabel

03 de diciembre de 2016

Las mejores vibras para tu compañero fiel, saldrán de esta mucho ánimo y fuerza para ti un....gran abrazo

Laura

02 de diciembre de 2016

Aunque no te conozco, entiendo perfectamente tu sentir porque soy una doglover. Sufrí mucho con mi Leo que ahora vive en una nube gordita en el cielo junto a mi papá. Rezaré a Fco de Asis por tu Gigo que estoy segura saldrá adelante por ser una gatito muy fuerte. Pronto estarás con tu minino feliz como siempre!!!

Albaq

02 de diciembre de 2016

Lo siento mucho... fuerza ya se pondrá bien... un abrazo Amanda....

Amanda Lios

01 de diciembre de 2016

Elisabelth, Cami, Karina y a todas las chicas que me an escrito al mail, solo quiero darles las gracias por sus lindos deseos y estoy segura que ese amor que le hacen llegar a Gigo sanará su enfermedad. Las quierooooooo!!!

karina

01 de diciembre de 2016

Te leí y me emocioné. De verdad que cuesta mucho que alguien que no conoce el amor de una o unas mascotas, entienda un poquito la angustia de cuando se enferman. Te mando todo mi cariño a ti y a Gigo, sé que pasarán de esta, mi afecto para ambos, y mi energía para acompañarlos.

Cami García

01 de diciembre de 2016

Hola Amanda: Es la primera vez que leo tu columna, y es que de no ser por mi madre jamás habría llegado aquí. Pues bien, te quiero contar que desde el Sur de Chile tienes a madre e hija enviando mucha energía positiva para ti, pero por sobre todas las cosas, para tu bebé Gigo. En casa nunca fuimos una familia de gatos o animales en general, pero hoy día puedo decir sin duda alguna que como familia no imaginamos nuestras vidas sin nuestra gatita haciendo de sus gracias, y comprendo perfectamente que quienes no han tenido el privilegio de compartir sus vidas con un gatito jamás comprenderán o creerán lo leales, cariñosos y empáticos que pueden llegar a ser. Por lo mismo, ten la seguridad que Gigo, por todas esas cualidades ha de estar luchando con todas sus fuerzas para salir adelante y volver con su humana favorita. Muchísimo cariño y fuerza <3 Atte. Cami

elisabeth garcia

01 de diciembre de 2016

hola! acabo de leer tu articulo, te entiendo perfectamente, tengo una gatita que era de la calle y logramos que quisiera quedarse con mis hijas y conmigo luego de mucho esfuerzo, era muy salvaje, ahora es el corazón de la casa, de la familia, la amamos y ella a nosotras.Mucha fuerza, cuéntanos como sigue Gigo, cariños para ambos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último