14 de 11 de 2016

Mi pareja es un vago, ¿qué hago?

despertador

¿Has tenido una amiga cuya pareja no le aporta nada en lo emocional ni en lo económico? Peor aún, ¿te has vinculado sentimentalmente con un hombre así?

Si estás dispuesta a seguir en esta relación con un “cafiche” lo primero que debes preguntarte es por qué lo elegiste en primera instancia. Y también, si has contribuido a convertirlo en un vago. Muchas mujeres tienen un desarrollado instinto maternal que las hace ver a sus hombres como hijos. Pero atención: el hombre que está contigo es tu pareja y como tal debe funcionar.

Existen mujeres que sienten que detentan cierto poder al hacerse cargo de este tipo de sujetos. Es común escucharlas decir que ellas lo mantienen y que todo lo que él es y tiene es gracias a ellas. No obstante, les es difícil ver que así como él se ha servido de ellas para todo, en cualquier momento puede dejarlas para aprovecharse de otra. Una vez que se aburren de una relación, estos individuos saltan a otra y siempre encuentran mujeres que los mantienen.

Hay otro tipo de mujeres, las autosuficientes, las del “yo puedo con todo”. Ellas están convencidas de que pueden hacer y resolver las cosas mejor que el resto de la gente, anulando -aún sin ser conscientes de ello- a quienes las rodean con su actitud. Todas hemos conocido a alguien que dice: “yo hago la comida, porque a mí me sale mejor” o “yo no tengo ayuda en la casa, porque limpio mejor que nadie”. Si trasladamos esa actitud a la pareja, ese hombre que intenta ayudar o participar quedará anulado completamente. Y puede que  ella lo considere un vago, cuando en realidad no lo está dejando hacer nada.

Una relación de estas características es una relación de abuso. Aunque parezca que ambos se complementan y tienen una relación de pares, lo cierto es que él abusa tanto en lo económico como en lo emocional. Este tipo de  hombre suele mostrar una cara al inicio de la relación y, con un trabajo psicológico sutil de por medio, se adueña del espacio físico y se beneficia de la economía de su pareja. Cuando ella se da cuenta de esta situación, ya está atrapada.

pareja2

Si la situación ya es insostenible para ti:

1) Pregúntate por qué quieres estar con alguien así. Es hora de que revises tu autoestima y descubras qué te lleva a estar con este tipo de personas. En una pareja ambos han de complementarse, crecer, nutrirse y , evolucionar y esto incluye lo económico, además de lo estrictamente amoroso. Mírate al espejo y ve qué es lo que estás haciendo con tu vida. Puede sonar duro, pero es necesario.

2) Conversa con él y dile que la situación te está molestando.

3) Observa qué hace que en vez de buscar un compañero, tengas un mantenido en casa. Partiendo de este proceso de introspección, si el hecho de “apadrinar” a este tipo de personas es algo repetitivo en tu vida, puede que sea hora de buscar ayuda profesional.

Por Valeria Schapira. Experta en relaciones para Match.com

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último