02 de 08 de 2016

DESIGUALDAD DE GÉNERO: ¿CONOCES EL PINK TAX?

"Pink female razor and blue male razor"

¿Te has fijado que muchas veces los artículos femeninos son más caros que los masculinos, aunque sean exactamente iguales? En Cosmo te contamos todo lo que debes saber sobre el pink tax, cómo te afecta y lo que puedes hacer para evadirlo.

La desigualdad de género es un tema que ha estado en el centro del debate por años. En el último tiempo su importancia se ha intensificado gracias a las denuncias que han hecho celebridades como Jennifer Lawrence o Emma Watson respecto de las diferencias de sueldo que existen entre hombres y mujeres.

Sin embargo, hay otro problema económico que aporta a la discriminación de género y al que seguramente no le prestas atención: el pink tax, o impuesto rosado.

Este es el precio extra que debes pagar al comprar productos que están destinados al sexo femenino. No es broma. Basta con que vayas al supermercado o a la farmacia y compares el valor de una hoja de afeitar para hombre y otra para mujer. Aunque ambas tengan las mismas características, la nuestra costará más.

La diferencia de precios también se da en otras áreas, como peluquería, lavandería, medicamentos e incluso en juguetes para niños. Al ser un problema casi invisible y por el que nadie reclama, nos afecta mucho más de lo que te imaginas.

beauty

¿El pink tax es legal?

Las empresas generalmente se excusan en la ley de la oferta y la demanda para aplicar el impuesto rosado, argumentando que las mujeres comprarán los productos de todas maneras, sin importar el precio que tengan. La razón de esto sería la existencia de una especie de “necesidad” de las mujeres por estar siempre guapas. Pero, ¿esa autoexigencia es natural o generada por los estereotipos de belleza que las mismas empresas crean y fomentan?

Probablemente, la industria de la moda tenga responsabilidad en nuestra “necesidad” de vernos siempre perfectas. Sin embargo, según Nathália Molteni, experta en marketing y consumidores, influye mucho la tendencia de las mujeres a pagar más, situación que se da porque somos “más atentas a los detalles. El hombre compra algo por la funcionalidad que tiene, la mujer lo compra por la funcionalidad y algo más”.

Para que el mercado juegue a nuestro favor, Paula Poblete, directora de Estudios de ComunidadMujer explica que es necesario cotizar y no comprar en lugares que son más caros o que entregan un mal servicio. “La única manera de regular este asunto es con consumidoras conscientes, que no estén dispuestas a pagar más por un producto que no lo vale”, por lo que llama a no comprar marcas que hagan diferencias en sus precios debido exclusivamente al sexo del consumidor.

“Mientras haya mujeres dispuestas a pagar por bienes o servicios que de manera injustificada son más caros, este asunto no va a cambiar”, recalca.

El pink tax es otro ejemplo de que, a pesar de estar en el siglo XXI, seguimos viviendo en un mundo controlado por los hombres. Para revertir este problema, todas debemos prestar más atención cuando vayamos de compras; ¡ten cuidado de no caer en el juego de las empresas y pagar de más sin razón!

Tamara Marambio, 

Periodista Cosmopolitan 

1 comentarios

Javi

04 de agosto de 2016

Muy buen artículo (y)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último