14 de 04 de 2016

Esto es talento para seducir

senaual

Si bien se seduce en distintos planos de la vida, la más llamativa es la sensual. El cómo lograr tentar al hombre y hacerlo entrar casi hechizado a un terreno de intimidad soñado.

La seducción intriga, cautiva y está rodeada de un halo de misterio. Las grandes seductoras de la historia, Cleopatra, Eva y las sirenas mitológicas lo sabían y fueron capaces de tentar e hipnotizar a los hombres de honor y de virtud. Para eso no se valieron sólo de una herramienta, ya que la seducción es tanto física como intelectual, que se aloja en el cerebro, y hace persuadir a un hombre a caer en contra de su voluntad en las redes invisibles y cautivantes de la mujer.

La seducción sensual es, probablemente, una de las formas más primitivas de seducción pues envuelve finalmente la elección de un sujeto para la reproducción de la especie. De allí que gran parte de los estudiosos y los medios de comunicación, se enfoquen tanto en descubrir sus secretos. Todos quieren ser seductores. Todos quieren lograr seducir al que le interesa.

Y es probablemente en la mirada donde se centrará con mayor ahínco esta habilidad. La mirada tiene alcance, tiene capacidad de alertar, de informar, de construir. Por tanto, el cuerpo y la mirada serán determinantes en la seducción para que luego venga la respuesta desde el observado(a): el juego mutuo de seducción, de respuestas, de idas y venidas.

hair1

El pelo un elemento central. La mirada de reojo que compartirá con el movimiento del pelo. Luego entrarán en acción los labios, la lengua, humedeciéndolos, entre mostrando los dientes, otro elemento de salud física.

En todo este juego la distancia, será clave. La mirada que va y viene pero nunca se desprende del todo, esa es la que mantiene el hilo de conexión. El segundo paso en la seducción lo hará la voz, el tono, la melodía. Éstas actuarán reforzando el lazo hipnótico o rompiéndolo.

Entra también en acción el encanto personal, la seguridad con la que se habla y la habilidad para elegir un tema adecuado para ese momento.

Una vez dentro del espacio de intimidad del otro percibimos la testosterona, descubrimos el olor que emana de la piel, apreciamos el perfume y el de las secreciones que a esa altura se liberan insensiblemente.

perfume

Y es que el perfume puede llegar a convertirse en un poderoso aliado cuando se trata de seducción. Hay aromas que resultan muy atractivos para el sexo opuesto, pero que además despiertan sensaciones muy distintas, como pasión, ternura, romanticismo o atracción absoluta.

No cabe duda que la mayoría de los hombres quieren ser seducidos. Pero, de hecho, funciona mucho mejor cuando él cree que él es el seductor. Recuerda que es una forma de arte. La seducción no se trata de algo físico, sino mental. Seducir implica el sentirnos conectadas, vibrantes y vivas, cuando te esté sintiendo así contigo misma y con tu vida, es que ha descubierto algo fundamental: seducir no es una herramienta es un estilo de vida.

@SexoSentidoCl

Karen Uribarri

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último