04 de 03 de 2016

#LIBROCOSMO: COSAS RARAS QUE SE OYEN EN LAS LIBRERÍAS

libro

¿Qué clase de cliente eres? Entras en silencio esperando que nadie te mire ni moleste, directo a lo que buscabas o quizás vagando hasta que algo te llame la atención.

O quizás eres de los que acumulan dudas hasta cruzar la puerta y aprovecha de derramarlas sobre el librero porque, seamos realistas, en su mayoría son personas que saben un poco de todo. Puede que más que eso. Los que yo he conocido son unos malditos sabelotodo.

Durante dos años trabajé en una librería, no vendiendo exactamente, pero sí dándome muchas vueltas por ahí, así que tuve más de una oportunidad para atender a los clientes que pasaban por el local. Gente que no volví a ver y algunas personas que visitaban a diario. De repente preguntaban las cosas más raras o esperaban que, por estar a su servicio, cumplieras con absolutamente todas sus expectativas. Y, créanme, eso es difícil.

“¡Hola! Mi señora me habló de un libro que leyó su mejor amiga y que le gustó mucho. Es sobre una pareja que se enamora y después termina, pero la mujer logra salir adelante de su dolor, ¿lo tiene?”

En esos casos había dos opciones; salir corriendo en busca de ayuda de alguien más capacitado (o con más paciencia) que yo, o empezar a recordar cada libro que me leí en mi vida que puede haberse parecido. Si no le achuntábamos nunca, no importaba, porque la idea era encantarlo con otro libro que le tincara mucho y feliz se iba. Y, hey, no está mal. Muchas veces volvían saltando en busca de otra recomendación.

Jen Campbell hoy vive en Londres y tiene una tienda de libros antiguos, así que después de escuchar cosas de verdad muy insólitas, empezó a escribirlas una a una, hasta tener suficiente material como para incluso ponerse en contacto con libreros de otras partes y así pedirles que compartieran sus propias anécdotas.

libro1

Eso es “Cosas Raras que se Oyen en las Librerías”, puras citas de eventos que pasaron en sus tiendas. Y no importa si jamás has puesto un pie en una o si este es el primer libro que lees, porque no hay forma de evitar una tremenda sonrisa mientras traspasas cada página.

Desde personas entrando para comprar enchufes, madres pidiendo permiso para dejar a sus hijos un rato mientras ellas salen, hombres que piden prestado el sillón para tomar una siesta, hasta jovencitos que se preguntan en qué continente está Mordor. Bueno, eso y mucho más.

Es una joya. Muy entretenido y… ¿saben? No se trata de una crítica social. Por lo menos yo no quise leerlo de esa manera, no quise pensar “¡pero qué estúpidos que son!”. Nah… Simplemente hay que irse por el lado de, y bueh; hay de todo en la viña del Sol.

Aquí les dejo unos ejemplos muy pasados a mano por mí, porque no podía fotocopiar el ejemplar, aunque tampoco sé si es legal ponerlos aquí de esta manera. En fin, está textual, así que no me culpen por el españolete.

libreria

Cliente: ¿Tenéis libros pop-up de educación sexual?

Cliente: Estoy buscando un libro para mi hijo. Tiene seis años.

Librero: Qué tal este? Trata de…

Cliente: Vale, da igual, me lo llevo.

Niño: Mamá, ¿me puedes comprar este libro?

Madre: Deja eso, Benjamin. Ya tenemos suficientes libros en casa.

Cliente: ¿Dónde están los libros de pornografía? ¿En la sección de pornografía?

Cliente: ¿Tenéis algún libro con el pronóstico del tiempo para el resto del año?

Cliente: Disculpe, ¿tiene libros de Shakespeare firmados?

Librero: ¿Firmados por actores que han representado sus obras?

Cliente: No, firmados por William Shakespeare.

Cliente (escudriñando al librero): Sus ojos son castaños.

Librero: Efectivamente.

Cliente: Mi madre siempre decía que no te puedes fiar de la gente con ojos castaños.

Librero: Usted tiene los ojos castaños.

Cliente: ¿Tenéis cámara de seguridad?

Librero: Sí.

Cliente: ¡Vaya!

(Saca un libro de su chaqueta y lo vuelve a colocar en la estantería)

Cliente: ¿Quién escribió la Biblia? No lo recuerdo.

Amigo del cliente: Jesucristo.

Cliente: Si fuera a conocer al amor de mi vida en esta librería… ¿en qué sección cree que podría hallarlo?

Cliente: Seguro que a esta librería viene todo tipo de gente estrafalaria, ¿verdad?

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último