09 de 12 de 2015

EL MARCIANO: NADIE TIENE TAN MALA SUERTE COMO MARK

marciano

Muchas personas juzgan a los autores que se autopublican, pero en realidad es un gran mérito. Creer tanto en tu obra como para lanzarte al vacío con ella, es un riesgo que no todos están dispuestos a tomar.

Eso es lo que hizo Andy Weir con El Marciano, el libro en el que se basó la ya espectacularmente-conocida-y-exitosa película “Misión Rescate”, dirigida por Ridley Scott y protagonizada por Matt Damon.

Y, bueno, la cosa va más o menos así; un grupo de astronautas va a Marte, pero no son los primeros. La tecnología está tan avanzada que el recorrido se ha hecho muchas veces. El tema es que por X motivo que no revelaré para no hacer spoilers, deben salir corriendo. ¿El problema? Dan a uno por muerto y lo dejan ahí. ¿El segundo problema? Es que no está nada de muerto. ¿El tercer problema? Nadie sabe que está vivo y no tiene cómo demostrarlo.

Hoy existen muchas novelas de ciencia ficción, lo lamentable es que no las traducen todas y nos estamos perdiendo harto. Eso sí, la mayoría de ellas las mezclan con temáticas paranormales o algo medio fantásticas, y el caso que tenemos aquí es completamente diferente.

El mérito de Weir es lo profesional y agudo que muestra ser a la hora de hablar sobre la ciencia sin aburrirte en lo más mínimo. Estamos hablando de ciencia para avanzados, incluso creo que la gente con doctorados puede haber disfrutado el libro más que yo, pero eso da lo mismo.

No podía dejar de seguir cada paso, dar vuelta cada página, incluso cuando a veces hablaba de cosas de las que no entendía en lo más mínimo.

Wait, ¿no entendía?

Es que, a ver, Mark – nuestro protagonista – sabe muchas cosas. Supongo que para ser astronauta tienes que saber muchas cosas. Así que de repente sacaba ciertos cálculos nombrando cómo generar agua, entre otras cosas más complejas, nombrando la tabla periódica que jamás te aprendiste en el colegio. Como está escrito tipo diario de vida, de repente decía “Y si juntamos tal cosa con esta otra cosa, cuando necesitamos generar esta cosa que se divide siete veces por esta cosa, entonces ¡sí! Lo adivinaste; bla, bla, bla…”

marte

¿Cómo? ¿Adiviné? ¡No tengo idea de lo que estás hablando! Pero, como dije, esos detalles no aburren, especialmente porque Mark es para matarse de la risa. Está en la peor situación posible, abandonado en otro planeta, y su humor es brillante.

Debo decir que al principio no me caían muy bien sus tallas, pero una vez que lo vas conociendo le pillas la gracia y ahí te empiezas a reír. Prometo carcajadas.

Realmente es muy interesante, especialmente porque luego se va dividiendo en distintos tipos de narración y voces. Con razón fue comprado por una editorial, con razón la gente lo bajaba de internet de forma casi exagerada antes que pasara eso y, con razón se convirtió en película.

¡Ah! Y sobre la película, véanla. Matt Damon interpreta a la perfección a Mark. Qué manera de sacarme calugas de tanto reír.

Las invito a leer esta novedosa y entretenida novela. Me dejó con una sensación muy rica, casi abrazo mi libro luego de terminarlo. No le tenía fe y me sorprendí gratamente.

Acá les dejo el tráiler (ojo que revela bastante sobre la historia, así que si quieren leer primero el libro, no es aconsejable verlo).

https://www.youtube.com/watch?v=XvB58bCVfng

7 comentarios

Eduardo

08 de enero de 2016

Me gustó el comentario. Hablas acerca de la historia del libro, cómo se masificó, etc. Das a conocer el conflicto, lo que llama la atención de quien quiera leerlo; mencionas lo técnico pero a la vez simple de su lenguaje científico; el humor, que a muchos va a enganchar; y por último mencionas aspectos como las distintas voces y narraciones. Me parece que logra lo que te proponías. Con respecto a la crítica negativa, sí, pudiste salir de la voz que usas en tu blog, pero eso es un detalle, es más subjetivo que objetivo. Hay que tener en cuenta que la columna debe cumplir con una línea editorial, una limitada cantidad de palabras, que es de lectura amena, etc. Esta no es la revista Paralaje, Mutatis Mutandis o Aporía, entre otras, donde se hable de temas profundos como qué se entiende por literatura moderna desde la mirada de Foucault, etc. Es solo una columna que busca incentivar a que alguien tome el libro y lo lea. Si a Valeria le pareció que fue muy subjetiva tu columna, pues hasta en las críticas literarias hay una gran cuota de subjetividad, si no, no habrían disputas entre críticos, como la que se mantiene actualmente por la última novela de Fuguet. Cosmopolitan no es espacio para Harold Bloom, para eso están otras revistas. Dejemos la imagen del docto y la pesadez de espíritu, y entendamos los contextos. Además, no hay ningún argumento objetivo en la crítica, y pasa a la descalificación personal basada en suposiciones de que la autora es tonta, que no tiene neuronas, etc. Eso ya indica que el motivo de la crítica va por otro lado.

Francisco Almonacid

06 de enero de 2016

¡Muy buena columna! Hace unos días terminé de leer el libro y lo que escribió Isidora me sacó muchas sonrisas. El humor de Mark es genial. Isidora tiene toda la razón cuando dice " ¡No tengo idea de lo que estás hablando!" porque el libro es tan técnico como debe serlo. Técnico a un nivel de interesarte mucho si eres del Team Ingeniería (como yo) y técnico a un nivel que no te aburre si las ciencias no son de tu agrado. Claro que como uno no es un astronauta promedio, llega un punto en que piensas: "ok Mark, te creo el cálculo", aunque en más de una oportunidad me pillé corroborando sus resultados. Y háganle caso a Isidora: ¡Vean la película!, es una muy buena adaptación. ¡Dedito arriba Isidora!

Vale

06 de enero de 2016

Jorge,gracias por darme nuevamente la razón. Espero que disfrutes la lectura. Isidora, si escribir de forma cercana y amable significa hacerlo de modo escolar, entonces lograste tu objetivo y es por eso que estás escribendo aquí y no en otro lado. Como crítica, reseña, comentario, nota, lo que sea, el contenido sigue siendo penoso y tu orgullo te nubla la vista. Joven amateur, hágase un favor y reconózcase amateur. Suerte en la Universidad Challa. Y gracias a ambos por ser los propios argumentos de mi vituperio. Fue bien grato este intercambio de ideas.

Jorge

06 de enero de 2016

Vale, no dije que fuese burdo el texto o la revista. Pero sí me parece que no es el espacio para una crítica literaria en profundidad. Dadas las alternativas que me das, debo elegir b). Debo ser básico porque la encontré entretenida y cumplió su objetivo conmigo, que es leer el libro. Sobre el pony; no creo que decir que me motivó a leer ese libro en particular sea subirme a uno.

Isidora

06 de enero de 2016

Querida Vale, Nunca, jamás, pretenderé escribir sobre un libro con la misma intención que verás en el Wikén o cualquier otro lugar del mismo estilo. Este espacio da la oportunidad de hacerlo de una forma más cercana y amable. Creo que intentar descalificarme no es una forma de armar un buen argumento a la hora de criticar lo que escribí. En realidad, anula todo lo que dijiste al insistir en faltarme el respeto. Creo que si pusieras más atención, podrías ver que sí hay puntos donde destaco los aciertos, pero si no los notaste... Qué puedo decir. Lamento haberte aburrido. PS. Y, la verdad, no sé de dónde sacaste la idea que esto es una crítica o reseña. Solo es un comentario para invitar a la gente a leer un muy buen libro.

Jorge

06 de enero de 2016

Vale, ¿no te parece que el tono y profundidad de la reseña es congruente con Cosmo? Me parece que no es el lugar para hacer un análisis en profundidad del libro. En mi opinión, Isidora logra interesar al potencial lector, evitando spoilers (lo que hace difícil una crítica del texto).

Jorge

06 de enero de 2016

Buenísima y divertida crítica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último