02 de 12 de 2015

La posibilidad de tener orgasmos: ¿Podría ser genético?

pareja

Si la posibilidad de tener orgasmos fuese absolutamente hereditaria, muchas de las mujeres que actualmente sufren de anorgasmia podrían llegar a sentirse desvalidas ante la probabilidad de no tener solución a su problema, ya que según el estudio realizado en Gran Bretaña, si tu madre no tiene orgasmos, tú tampoco los tendrás… Nada alentador, ¿no?

Bueno, pero no tiremos la toalla todavía ni creamos que todo esto se basa en verdades absolutas. Lo primero es entender qué se estudió y qué se obtuvo como conclusión.

Según lo que informa la Royal Society de Gran Bretaña a través de su publicación Biology Letters, se realizó un estudio en 4 mil 37 mujeres mellizas idénticas y no idénticas, investigación de la que se obtuvo que gran parte de la capacidad de conseguir orgasmos está determinada por parte de los genes.

Estos genes influyen fuertemente en las dificultades de una mujer para llegar al clímax y que, por lo mismo, no debe culparse sólo a la influencia cultural los problemas para obtener el orgasmo. Ahora bien, a modo de consuelo, los científicos a cargo de este estudio, oriundos del hospital St. Thomas de Londres, dijeron que sus resultados hay que verlo como que si perteneces a este grupo de mujeres, sólo necesitarás más esfuerzo y paciencia en lograrlos…

En cuanto a porcentajes, los estudiosos dijeron que el 34% de los problemas que tienen las mujeres para lograr un orgasmos son de carácter genético. Y que el 45% de las dificultades que tienen las féminas en llegar al clímax por medio de la masturbación también puede atribuirse a su formación genética. Por ello,  “existe una influencia biológica subyacente que no puede ser atribuida meramente a la educación, la religión o la raza”, dijo Tim Spector, de la unidad de investigación con gemelos del hospital londinense de St. Thomas.

karen

El estudio también comparó sus resultados con las estadísticas relacionadas con los hombres y subrayó que el sexo masculino tiene mayores opciones de tener orgasmos que las mujeres, ya que entre un 12 y 15% de ellas no tienen orgasmos, frente a sólo un 2% de ellos. Incluso se sabe que los hombres tienen la capacidad de obtener un orgasmo en un tiempo promedio de 2,5 minutos. En cambio, las mujeres, tienen una media de 12 minutos en llegar a uno. “¿Por qué existe esta diferencia biológica entre sexos? El hecho de que algo de esto es hereditable sugiere que la evolución juega un papel”, dijo Spector.

 Con todo lo anterior, podemos llegar a pensar que tener un orgasmo está predefinido y que nada podemos hacer, o al menos muy poco, para cambiar la herencia sexológica. Sin embargo, los sexólogos expertos tienen una visión bastante particular de todo esto. “Conozco trabajos norteamericanos sobre eyaculación rápida que plantean, en el caso del varón, que el reflejo eyaculatorio se ve influenciado en gran parte por la genética. Incluso en mi consultorio tuve la oportunidad de tratar a padres e hijos y también a hermanos con ese trastorno sexual, lo que apoya de alguna manera la hipótesis genética y el concepto de que existe una predisposición heredada”, dice el Lic.

Ezequiel López Peralta, añadiendo que con lo anterior podemos pensar, entonces, que con la mujer ocurre algo similar, aunque por el momento es mucho más fuerte la idea de que la posibilidad de lograr orgasmos con mayor o menor facilidad depende de otros aspectos más vinculados con lo psicológico, la pareja sexual y lo aprendido, incluyendo, según señala el especialista en sexología:

-El conocimiento del propio cuerpo, es decir los puntos sensibles y la manera apropiada de estimularlos.

-La habilidad de la pareja para estimular a la mujer, lo que también se relaciona con el hecho de tener una comunicación franca y directa sobre el placer sexual.

-La capacidad de concentración en las sensaciones eróticas, especialmente aquellas que conducen al orgasmo y que en la gran mayoría de los casos parten de la estimulación del clítoris.

Cabe señalar que todas estas habilidades se desarrollan con la experiencia y en la medida en que son bien explotadas permiten alcanzar el orgasmo en tiempos más cortos y además potenciar su intensidad.

pareja12

El Licenciado Norberto Litvinoff, sociólogo y sicólogo argentino especializado en sexualidad, afirma que el tema más que genético está relacionado a una identificación con los progenitores. “Existe una identificación sicológica, rechazo al sexo, sentimiento de culpabilidad, tendencia a la masturbación culposa, apuro cotidiano, ansiedad, maltrato a las mujeres, todos síntomas de tipo psíquico… Identificaciones con los padres y la atmósfera de la familia”, advierte.

En base a lo anterior, el experto aconseja que quienes sufren de problemas para obtener el orgasmo, acudan al Tao, al Tantra, es decir, a los yogas de la sexualidad. Asimismo, recomienda una “re-elaboración de la culpa religiosa a través de la terapia sexual, de la capacidad de crear rituales y ”poetizar”el acto del amor…”, además de buscar el placer y no el orgasmo como único fin. “Hacer sexo oral, acariciar el clítoris, el punto ”G”, los puntos de la Vagina profunda ”más allá del punto G”, estimular la zona anal, decir palabras ardientes, excitantes, sin ofender, crear una atmósfera erótica con luces, aromas de incienso, colores, música y buscar los puntos sensibles del cuello, los pechos, las orejas”, concluye el especialista bonaerense.

En conclusión, predisposición genética puede haber, pero más que nada se trata de costumbre adquiridas, identificación con la familia, y otro factores que influyen en la posibilidad de obtener orgasmos o no. Pero, gracias a terapias y trabajos con especialistas, todo es mejorable.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último