14 de 09 de 2015

Dejar partir

wp-partir

-¿Qué es lo que más te gusta de mí? –Me preguntó Alicia mirándome a los ojos y tocando mi nariz con la suya.
-Me gusta que yo te guste. Sabes que soy un poco egoísta. –Le dije terminando la frase dándole un beso en los labios.

-Eso no es egoísmo, ¡es honestidad! ¿Y lo que menos te gusta?

- ¡No! Estaba rogando que esa pregunta no llegara… -Le contesté riéndome de buena gana. –Creo que tus ojos, son feísimos, pero me he ido acostumbrando a mirarlos.

Sus ojos eran verdes y preciosos, y ella sabía que yo estaba sacándome la pregunta de encima.

Afuera llovía a cántaros y comenzaba a oscurecer. Cuánto odiaba la lluvia estando solo. Y cuánto la amaba a su lado.

Se paró del sofá donde estábamos sentados. – ¿Un cafecito, corazón de melón?

-Con lechecita, dulzura mía.

-Qué cursi eres, mi rey.

Ambos nos reímos mientras escuchábamos a Lou Reed mezclándose con el sonido de la lluvia.

Demoró muy poco en preparar el café y luego volvió a sentarse en el sofá. La vi más linda que nunca parada en medio de mi pieza. Llevaba unos jeans desteñidos y un chaleco de lana blanca que le quedaba grande. Era bajita, tenía el pelo negro, algunas pecas en la cara y sus ojos verdes preciosos.

Nos tomamos el café y nos dimos algunos besos. Hicimos el amor y luego nos abrazamos hasta quedarnos dormidos. La música siguió sonando durante toda la noche.

El día siguiente era mi cumpleaños, cumplía veinticinco y tenía que ir a trabajar, pero fui con gusto. Almorcé con un amigo y en la noche llegué de nuevo al departamento. La lluvia aún caía a cántaros.

Entré secándome el agua de las zapatillas dando puntapiés en el choapino y dejé las llaves sobre la mesa de entrada. Estaba oscuro pero sonaba mi canción favorita: “Angie” de los Rolling Stones. Me recordaba al verano en que conocí a Alicia.

Caminé hacia mi pieza por los pasillos deshabitados del departamento, abrí la puerta de par en par y prendí la luz. Instantáneamente pude ver que había globos por todas partes, desde una pared a otra y desde el piso hasta el techo. Pasé por entremedio de ellos, sorprendido. No veía nada más que los colores de las esferas de aire y fui apartándolas de mi camino con una sonrisa de oreja a oreja dibujada en la cara. Estaba tan feliz como sorprendido.

De pronto, sin que siquiera lo hubiese imaginado, apareció Alicia entre medio de los globos, estaba en calcetines y se veía más bajita que de costumbre, tenía los labios pintados y el pelo tomado con un cintillo blanco. En una mano sujetaba una carta y con la otra un pequeño cuadro que había pintado ella misma. Se lanzó sobre mí entusiasmada y me deseó un muy feliz cumpleaños. Me dijo que me quería mucho y que yo era lo mejor que le había pasado. Nuevamente hicimos el amor y caímos dormidos en la cama hasta el día siguiente.

Cuando desperté era sábado, pero ella había salido a trabajar.

Un tiempo después de ese maravilloso día de mi cumpleaños, Alicia comenzó muy lentamente a distanciarse. En un principio esa sutil lejanía pasó desapercibida. A veces se demoraba más que de costumbre en contestar los mensajes o no me escribía con la frecuencia que solía hacerlo. Yo no me di cuenta, pero algo le pasaba.

Justo en ese tiempo me fui a de vacaciones. Estuve fuera algunas semanas y cuando llegué todo había cambiado.

-¿Dónde estás?. –Me preguntó por teléfono a mi regreso. –Necesito que conversemos.

Sus palabras me asustaron, nunca las había dicho así, y yo intuí que quizás lo que teníamos llegaría a su fin. Pero quería desesperadamente que no fuera así.

Recuerdo que nos juntamos en el departamento un día de verano por la tarde. Yo había llegado de trabajar y ella me esperaba ahí desde hace un rato. Esa noche hizo mucho calor.

-¿Qué pasa?, me estás asustando. –Le dije entre risas nerviosas buscando suavizar la situación. Pero ella no dijo nada por casi diez segundos. Hubo un silencio siniestro.

-No aguanto más así, y no te he dicho lo que tengo que decirte porque hasta ahora no estaba segura.

-Conocí a otra persona. Verdaderamente no sé cómo pasó, jamás pensé que ocurriría y por nada del mundo imaginé que algún día tendría que decirte esto.

-Es un compañero de trabajo, no lo busqué ni tampoco quise hacerlo, pero llegó. Me gusta mucho. No puedo evitarlo. Por favor perdóname.

Me quedé mudo y me invadió una sensación de desamparo terrible. Fue como si una inyección de tristeza comenzara a subir desde mis pies hasta mi cerebro, paralizándome. No quería llorar por nada del mundo, pero se me cayó una maldita lágrima que hasta el día de hoy detesto.

Recuerdo que comencé a comerme las uñas como no lo hacía hace años y sólo supe decirle:

-Está bien. Creo que esperaría que me entendieras si esto me estuviera pasando a mí. Pero  ahora es mejor que me vaya, no hay más de qué hablar.

Ella asintió con un gesto en la cara y cerró sus pequeños ojos verdes. Pude percibir que estaba triste, pero no dudo que también sintió alivio y tranquilidad.

Cerré la puerta por fuera y me largué.

Mientras iba en el auto, sin el cinturón puesto y dando vueltas violentas e impulsivas por las calles de Santiago,  la imaginaba llamando a su nuevo hombre para contarle que ya había hablado conmigo. Seguramente él fue al departamento inmediatamente después.

También estoy seguro de que hicieron el amor y que luego permanecieron abrazados hasta caer dormidos en la cama.

Me cuesta escribirlo, pero se me hizo una herida en el corazón.

Durante el tiempo que pasó después, no hubo un día en que no quisiera llamarla para rogarle que volviera conmigo. Pero no lo hice. Y no por orgullo, sino porque la amaba y si ella sería feliz con otro, entonces tenía que dejarla partir.

Fue doloroso, pero hoy no me arrepiento de nada. De nada, salvo de esa solitaria lágrima que me cayó por la cara en el departamento.

11 comentarios

carol

22 de julio de 2016

Hola, mientras leia todo el texto, no pude dejar de recordar todo lo que pase con mi novio de 4 años, que de un dia para otro me entere que queria estar con una conocida mia, el mundo se me vino abajo despues de tanto tiempo que me hiciera eso! no lo podia creer, al final acepte con el dolor de mi alma y le decie lo mejor del mundo con lo que el habia decidido, pero era mejor dar un paso al lado e irme lento por donde habia llegado, la vida y el destino nos pone pruebas en el camino, y tenemos que seguir avanzando.-

Sebastian

05 de octubre de 2015

francisco, gracias por tu testimonio eso me dio alivio de saber que el amor como yo lo entiendo no estaba tan mal que se trata de hacer feliz a la persona que se ama aunque eso aveces signifique el dar un paso al costado mientras tu corazón tiembla en tu mano.

Miki

01 de octubre de 2015

Brigido, no he vivido nada así... Pero me siento en el lugar tuyo, a veces es muy difícil, hacer y no hacer lo correcto, llegó a detestar que en todo ese período el tiempo pase de manera lenta, desde hay nace una cicatriz difícil de sanar.

Melany

25 de septiembre de 2015

Tan triste pero linda historia, me dejÓ con un "algo" que aun no puede definir. Seco, escribe un libro, me lo leo feliz.

Fredy

23 de septiembre de 2015

Muy similar a lo que pasé. En mi caso lamenté no haber querido ver su distanciamiento, también me salió una lágrima y no sé si fue lo correcto o no, pero lo que sí no lamenté nunca es en haberla dejado ir sin hacerle reproches. Lo que imaginaste luego duele terriblemente ya que al desamor de ella y la ruptura le tienes que agregar el saber que al mismo tiempo es otro quien recibe ahora su amor pero nada que más hacer que aceptar la realidad, aprender a vivir con ello y desear que sea feliz.

lore

16 de septiembre de 2015

Me encantaría leer un libro escrito por ti.

fran

16 de septiembre de 2015

mientras leia se me vino a la mente una situacion muy similar que vivi hace muy poco tiempo, yo pensaba que todo estaba bien de pronto el pidio tiempo y espacio, pensando que era lo mejor para la relacion accedi... a los dias el volvio a buscarme... un par de dias mas y volvio a ocurrir lo mismo pero esta vez fue mas drastico y mas duro con sus palabras solo me dijo que tenia que pensar pero que no me hiciera idea que volveriamos a estar juntos.... sinceramente en ese momento despues de tratar de buscar mil soluciones a lo que nos estaba sucediendo comprendi que no habia vuelta atras y me marché... los primeros dias fueron terribles no podia ir a trabajar y menos comer pense que todo habia terminado por mi culpa por mi forma de ser por mi genio... por mi. decici ir en busca de ayuda profesional y me someti a sesiones con sicologo para ser una "mejor persona". sin embargo nuevamente al paso de unos pocos dias él me volvio a buscar ahora para explicarme que le habia sucedido. le gustaba una chica de su trabajo que se habia confundido y que esta chica queria estar con el.... despues de haber llorado tanto sin él cuanto supe esto fue como que me dieran un zamarron y darme cuenta que no todo era mi culpa. a fin de cuentas el me dijo que estaba enamorado de mi y que no podia estar con otra persona y menos causarme tanto daño por lo que me pidio volver. obviamente lo dude y el que necesitaba tiempo ahora era yo. me vi tan mal en su ausencia que volvi con el porque me di cuenta que lo amaba y que me hacia feliz y asi hasta ahora.

Sofía

15 de septiembre de 2015

Me gustó el relato. Fue muy maduro de tu parte pensar en la felicidad de ella. La vida es una montaña rusa, así que después de haber estado muy abajo, pronto volverás a la cima.

Isabel

15 de septiembre de 2015

Muy buena!

Amaya

15 de septiembre de 2015

Que encantadora columna!!! Eres un gran escritor y por cierto muy guapo!! Creo que en la vida todos tenemos " ese amor" que debemos dejar partir, y que por una extraña razón siempre vive en nuestros recuerdos... La foto de inicio, es de la pelicula " 500 dias con ella", esa peli es muy buena y no tiene el "tipico final feliz"...más bien ella se va con otro tipo... Un abrazo, seguirè leyendo....

Millisent

15 de septiembre de 2015

Eres una excelente persona y claramente se nota que la amabas mucho. Hace poco que comencé a leer tu columna y me encanta, eres muy tierno :). Ojalá puedas responder la pregunta que hice en una de tus publicaciones XD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último