31 de 08 de 2015

Amar genuinamente

wp-amar

Se llamaba Jorge y fuimos amigos durante varios años. Llegué a él buscando un taller literario en internet y su amistad apareció en el primer anuncio de Google.

-Escribe un cuento y me lo mandas. –Me dijo cuándo nos comunicamos por primera vez, y como yo nunca había escrito nada, creo que lo que le mandé fue una porquería. Pero él me llamó inmediatamente y me dijo que la primera clase no me la cobraría.

En ese entonces tenía sesenta años. Era un señor alto, canoso, muy flaco, y verdaderamente encantador.

Los alumnos llegábamos una vez a la semana al taller con un cuento impreso, lo leíamos en voz alta y después lo comentábamos. A mí me parecía que todo lo que escribíamos era pésimo, cuentos largos, incoherentes, monótonos, aburridos, pero él, que ya tenía en su cuerpo varios libros publicados, los disfrutaba enormemente. Se reía, se emocionaba, y le brillaban los ojos cuando nuestros textos le parecían interesantes. Después de meses comprendí que era porque simplemente amaba lo que hacía.

Fue pasando el tiempo y yo noté que comenzó a interesarse genuinamente en mí.

Tienes buena pluma Armanet, eres buen cabro Armanet. 

Me hice mil preguntas buscando comprender a qué respondía su cariño, pero finalmente descubrí que así cómo amaba la literatura, también amaba la vida, y amaba a las personas.

Todo esto ocurrió en una época muy oscura de mi vida, tiempo en el que las cosas realmente no me interesaban, años en los que apenas iba a la universidad y no me comprometía con nada. Pero él, de alguna manera u otra, logró que yo no faltara un solo día a su taller. Consiguió que fuera yo también quien comenzara a llamarlo sin necesidad de hacerlo, y despertó en mí un inmenso amor por la literatura. Sin embargo, lo que mejor hizo Jorge, fue hacerme entender que el cariño genuino y desinteresado existe.

Pasó de ser un simple profesor, a un inmenso amigo, y murió de un día para otro, mientras dormía.

Además de toda la angustia y dolor correspondiente, se me hizo muy difícil soportar su pérdida por lo lamentable que me parecía que sus más importantes proyectos laborales, el estreno de su película y la publicación de su quinto libro, habían quedado a medias.

Qué injusto, pensaba. Qué triste…

Pero siguió pasando el tiempo hasta un día me vi revisando las conversaciones que mantuvimos por Facebook mientras que él vivía.

Copio textual:

Francisco:

 Jaja, estás loco de la cabeza, Jorge.

Jorge:

 Todos estamos un poco locos, pero yo no quiero irme de este mundo habiéndole puesto término a mis proyectos. Necesito una razón para levantarme todos los días por la mañana.

En ese momento sentí un alivio inmenso pues entendí que había muerto tal como quería morir.

Pienso que fui muy afortunado por haberlo conocido. Todos debiéramos tener a una persona como él a nuestro lado. Me decía siempre a mí mismo.

Hasta que un día, hace no mucho, pensé otra cosa.

Todos deberíamos tener algo de Jorge en nuestro corazón, ese sí que es un bonito ejercicio.

Mejor que tener a alguien como él a nuestro lado, es ser alguien como él al lado de otro. Al lado de nuestros padres, hermanos, hijos, amigos, pareja, etc. Pues no hay acto más noble que amar genuina y desinteresadamente, y vivir bajo esa lógica hasta el último día de nuestras vidas.

4 comentarios

Orieta

16 de septiembre de 2015

Que bello, me emocionaste hasta las lágrimas. Tomaré prestada esa frase "Amar genuina y desinteresadamente" Siempre he creído que pasan por nuestro lado cientos de personas todos los días, pero sólo algunas se quedan, en nuestra mente y corazón. ¡Gracias por tus palabras¡

Consuelo

01 de septiembre de 2015

Guau me emocionaste, lindo escrito. Muchas gracias!

Consuelo

01 de septiembre de 2015

Guau... me emocionaste. Lindo escrito, absolutamente cierto. GRACIAS!

Blanca

01 de septiembre de 2015

el valor y la enseñanza que nos dejan las personas que se unen en nuestro camino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último