08 de 06 de 2015

Sello K: El invento del mañana

paisaje

“Mañana cumpliré mis sueños”, me dijo el Pancho. Un amigo de universidad que tiene toda su vida planeada y, como auto recién encerado, le gusta revisar todos los detalles de su proyecto.

“Mañana no existe”, le dije. “Acabo de mundo?”, me preguntó. No, pero mañana no existe. Mañana es un relajante muscular cerebral para dejarte más tranquilo. Mañana será hoy, y en el siguiente hoy, mañana será ayer.

Lo leemos en tarjetas cursis de cumpleaños, o de felicidades, pero es cierto: el mañana es hoy. No hay nada más que el presente y no hay mejor momento para comenzar los sueños, la dieta, a estudiar algo nuevo que en este mismo instante.

El mañana no es más que una proyección de los que nos gustaría ser, cuando en verdad no hay excusa para, por ejemplo, dejar de fumar en este mismo segundo, no decir “este es el último, total, mañana parto”. Gran mentira, porque mañana no existe, mañana es un anestésico para la cobardía, un somnífero para la pasión, un jarabe para dormir para la ansiedad.

Cuando tengamos la necesidad, las ganas, el propósito de lograr, por pequeño que sea, algo en nuestras vidas y se nos salgan de la boca la palabras “mañana parto”, hay que tragarlas y empezar en ese instante lo que nos proponemos.

Las ganas se pueden pasar, el trabajo puede endurecerse, o el amor de nuestras vidas puede dejarnos… mañana podrán haber mil excusas. Mañana es un mundo lleno de complicaciones por venir y que aún no conocemos y por lo tanto nuestra decisión se podrá ver mermada por infinitas posibilidades.

En cambio hoy, sólo existen las ganas y claridad del objetivo. Hoy, sabes lo que podrá empañar o energizar tu decisión, hoy está lleno de control y certezas. No hay mejor día que comenzar lo que decidiste hoy, de lo contrario tu vida se convertirá en siempre hipotéticos “mañanas”.

@BrankoKarlezi 

1 comentarios

Pepita de luz

17 de junio de 2015

Uff! Me llegó donde duele. Qué palabras más acertadas. Por mi parte, este es el año de la luz, de terminar o completar cosas, de olvidar las palabras "miedo" y "verguenza", dejar de postergar mis sueños, empezar a concretar o encaminar metas... Cuesta, de verdad cuesta con tanta distracción y momentos entretenidos y familiares y amigos y amores, uno tiende a distraerse fácilmente y en algún momento postergarse u olvidar ese momentum de inspiración. Descubrí que yo soy mi propia "coach", la mejor de todas, la más positiva y burbujeante, peeeeero, igual su empujoncito se agradece, y suelo no tenerlo. Saludos y buenas vibras!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último