02 de 06 de 2015

SelloK: Dejo de amar, pienso, luego decido

sellok

“Ya no me gusta”, “ya no siento lo mismo de antes”, “el sexo no es lo mismo”, “simplemente no soy feliz”. Argumentos, todos válidos, de sentir que es el momento de abrir la próxima etapa en la vida amorosa de tu vida. Lo que conlleva a cerrar la actual.

Pero antes siéntate un ratito y piensa si lo haces por simple agote o porque en realidad el futuro que veías no era lo que esperabas.

Porque el decidir dar el paso para estar con una persona luego de la etapa de enamoramiento, además del entusiasmo, las cosquillas en la guata y la felicidad intrínseca de comenzar un camino juntos lleva incluido una “materia oscura”.

Esa imagen que vimos cuando comenzamos la relación pero que duró un par de segundos, obnubilada por el natural apremio de partir disfrutando los químicos que nuestro cuerpo derrama en nuestro torrente sanguíneo: el hacer historia de a dos, el de ver una madurez y un día a día junto a esa persona.

Porque seamos claros, a menos que sientas un real rechazo hacia la persona que alguna vez fue el objeto de tu deseo, la mayoría de los problemas actuales que tienes con tu amor, se repetirán con la otra.

Porque que “el sexo no sea el mismo”, el “ya no siento lo mismo de antes” o “ya no me gusta” son baches en el camino tal como un paseo en auto a la cordillera: claro, habrán momentos que tengamos el poto más cuadrado que religioso Opus Dei, pero el paisaje al momento de llegar será magnífico.

Igual de magnífica como puede ser tu relación luego de respirar, tranquilizarse y superar estos problemas que, ciertamente, merman las ganas de continuar durmiendo todos los días con esa persona, de hacer el amor y que no se sienta la pasión y calentura de antes, pero tal como la mares, créeme que vuelve.

Es el secreto de las parejas en las que uno basa su idílico sueño del amor, esas personas que llevan 20 años juntas y su amabilidad recíproca te inspira a enamorarte. Cierto que ellos tuvieron baches, cierto que en un momento no se quisieron ver, pero ahí están, llegaron a la cumbre juntos.

Cierto, hay personas que aseguran que la decisión de separase fue lo mejor que podrían haber hecho. No se puede negar que hay malas combinaciones, pero también hay de aquellas que se arrepienten de haber dejado a la otra personas con la cual pensaste en algún momento era un amor. Por eso, respira.

Puedes estar pensando en terminar todo, pero asegúrate que no sea la marea baja, asegúrate que no sea un bache en el camino, asegúrate que cuando alcances la cima de la cordillera y veas el paisaje, mires al lado y te des cuenta que más que estar allí, te falta ese amor para darle la mano y sonreír juntos disfrutando el paisaje.

@BrankoKarlezi 

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último