23 de 04 de 2015

Ellos las prefieren brutas

cosmo

Ya lo dice la escritora colombiana Isabella Santo Domingo en su libro “Los caballeros las prefieren brutas”. Hay que hacerse las tontas para que ellos se vuelvan locos con nosotras y no nos dejen nunca.

Es más, ella asegura que es la única forma de hacerlos comprometerse hasta el matrimonio. Toma nota.

1) Ser bruta en la cocina.  Aunque ellos creen que a todas nos encanta cocinar y nos sentimos a gusto en medio de cebollas y papas, la verdad es que varias se rebelan ante esto.

Pero cuidado, la salida no es negarse a hacerlo, sino que hacerlo… ¡pero mal! ¿El objetivo? Son varios: “Que no nos lo pidan más”, “que, doblegando su orgullo machista, logremos por fin que de ellos salga la idea de contratar ayuda”, “que la crea bruta, pero con buena disposición” y “que, por pura y física vergüenza con su jefe, deje de inventar esas aburridas cenas de negocios en casa, y empiece más bien a llevarla a restaurantes”. Eso se llama inteligencia.

2) Ser una bruta en el closet. Está claro que hasta grandes los hombres siguen siendo niños, y que por ellos, una les tuviera la tenida lista para el día siguiente y no tuvieran que ir jamás de shopping para renovarla. Bueno, hazlo, pero hazlo mal. Elígele ropa que no combine, dile que no sabes planchar (o quémale una camisa) y cómprale hasta guayaberas.

¿El objetivo?: “Que no vuelvan a pedírnoslo”, “que especialmente la secretaria más coqueta de su empresa piense que su marido, por iniciativa propia, se viste como un payaso y que, su novio, el portero del edificio, es incluso más elegante que él y así desista de la idea de quitárselo”.

2222

3) Ser una bruta con complejo de masajista. A ellos les encantaría que su pareja les masajeara el cuello luego de un tenso día de trabajo, pero sin pedirles nada a cambio, sino por simple iniciativa. Bueno, nuevamente, hazlo mal. Así, “al constatar que somos pésimas masajistas, no nos vuelvan a pedir jamás que le hagamos masajitos en el cuello” y “para que de su cabeza salga la idea de ir a un spa a relajarse y de paso le toque llevarnos”.

4) Ser una bruta para los deportes. Está claro que nos conviene fingir que nos gusta ver deportes en la TV o en el estadio, llevarles hasta la cerveza al sillón y acomodarles el cojín para que lo vean.

¿Para qué? Para “hacerles mil preguntas y equivocarnos, a propósito, sobre el deporte que estamos viendo para que jamás se les ocurra dañarnos otro domingo de pijama y servicio a domicilio. Nada que le de más rabia que una bruta entusiasta” y para “poder torturarlos sicológicamente con que están gordos, fofos y que ya no nos inspiran ni un mal pensamiento. Como en cambio sí nos lo inspiran todos los jugadores del partido”.

brutas

5) Ser una bruta con la tecnología. Según Isabella, lo mejor es fingir que la tecnología nos supera, que se nos descarga en celular, se nos quema el secador y que no sabemos ni prender el computador. ¿Para qué? Para “que les salga más barato pagarnos la peluquería que comprarnos un secador nuevo cada semana”, “tener siempre la excusa de que no le contestamos el celular porque no lo hemos aprendido a usar y así aprovechar hasta para tener mozo” y “que se confíen tanto de nuestra torpeza tecnológica, que dejen el celular a la vista y podamos revisarles los mensajes y números telefónicos de su directorio que nos parezcan sospechosos”.

6) Ser una bruta al volante. Claramente nos conviene hacernos que no entendemos nada de autos y que además de echarle bencina, con suerte sabemos manejar. ¿Con qué fin? Con el fin “que les toque a ellos llevarnos a hacer los trámites del banco”, “que luego de fundirlo por tercera vez en el año, les toque cambiarnos el automóvil” y “que, como el nuestro está dañado, nos preste de vez en cuando su carro que seguramente es más bonito, lujoso y moderno que el nuestro”.

7) Ser una bruta celosa. Para ellos las mujeres son sinónimo de escenas de celos en público, gritos y llanto. Bueno, entonces sácale provecho a eso y haz la escena justo antes de Navidad, de tu cumpleaños o en fechas comercialmente especiales, como el de los enamorados. Empieza por hacerte la víctima dolida y abnegada, y luego del show y de haberlo echado de la casa, recíbelo sólo cuando venga con regalos, haya cubierto tu línea de sobregiro o nos prometa el viaje tan esperado.

1

8) Ser una bruta en la cama. “A las que creen tan brutas que no les da la cabeza ni para fingir un orgasmo como lo hacemos todas, a ésas no las dejan. ¡Con esas se casan!”, asegura la autora en este libro.  Por eso, se aconseja hacerle la bruta, no exigir mucho y dar testimonio ante el resto de que como él no hay ninguno. ¿La razón? “Porque a ellos los seduce la idea de dominar la situación. Les excita pensar que están enseñándonos algo nuevo y que ellos son los únicos capaces de hacerlo”.

 9) Ser una bruta en el prólogo. Es decir, tener cero imaginación para los juegos preliminares del sexo. A ellos les gusta las mujeres así, calladitas, sin mucha experiencia y con el menor conocimiento posible del tema. Bueno, finge serlo. ¿Para qué? “Porque para excitarlos a ellos de verdad sólo se necesitan un buen par de tetas, y no toda una ceremonia de iniciación. Menos que les dictemos cátedra en el asunto. ¿Entonces, para qué tanto esfuerzo?”.

 10) Ser una bruta totalmente. Cumpliendo todos los anteriores requisitos, te convertirás en la chica ideal, una absoluta bruta. ¿No estás segura que eso funcionará? Bueno, “el hecho de que todos terminen (o al menos lo piensen alguna vez en sus vidas) dejándonos para enredarse con una loba sin sesos, así lo demuestra”.

@karenuribarri

11 comentarios

Ale Pino

05 de agosto de 2015

Éste tipo de reportajes es a lo que me refiero cuando digo que hay "mucho material nocivo" en internet. Si la idea es que los estereotipos entre el sexo femenino y masculino sean prejuicios, se logra con elegancia aquí: mentir cómo realmente eres para que un hombre te quiera, verlos a ellos como trofeos y no como parejas, manipular el amor, engañarnos a nosotras mismas... ¡¡¡¡POR FAVOR!!!! ¿para qué vamos a hablar de la igualdad de goce? ni menos que que te guste el sexo tanto como a ellos (el enemigo, según lo que puedo rescatar aquí) Éste machismo debería estar penalizado. Si bien Cosmopolitan ha tenido por años columnas, artículos y reportajes como éste, en el último tiempo ha estado cambiando la linea editorial por algo mas real, que es lo que buscamos las mujeres, o mejor dicho siempre lo hemos hecho, pero ahora tenemos el poder adquisitivo suficiente como para que los auspiciadores se interesen en nuestros bolsillos, y por ende las lineas editoriales también... así que señoras y señores Cosmo, por favor, les hago el siguinete llamado: dejen de publicar éste tipo de basura, no les hace bien ni a su ego, ni a su historia, ni a sus bolsillos, y (lo mas importante de todo), NI A SUS LECTORES.

barbara

17 de mayo de 2015

H O R R I B L E! pésimo articulo y el libro no refleja para nada esto la comparación está demás!

Pau

29 de abril de 2015

Creí que era la única que extraña la pluma y la edición de Andreé en Cosmo

sherley mendez

28 de abril de 2015

Yo te encuentro toda la razon .yo antes era cono ellos las querian ,amorosa ,amable,lo que ellos querian lo hacia.pero ya no m doy el lujo de levantarne tarde ,de que el cosine ,me considero una mina inteligente pero frente a mi pololo no tanto y me resulta el me amo y cada dia me dice que haria sin ti..lo amo.

Susana

26 de abril de 2015

pf! Ni siquiera alcancé a terminar de leerlo...

dafne

26 de abril de 2015

caída en picada de cosmo.... lo peor que he leído últimamente, considerando que el Internet esta lleno de basura, es bastante preocupante..

Evelyn D.-

24 de abril de 2015

Espero que este articulo sea de broma...leer esto es retroceder mil años en la sociedad...que atroz!!! nada que ver con el espiritu de Cosmo...tambien extraño a Andree....

Natty

24 de abril de 2015

Entré exclusivamente para ver si alguien más estaba horrorizada como yo!!! Un asco de artículo, verguenza debería darles!!

natali

24 de abril de 2015

Cosmo, extraño a Andre!! que paso con los mandamientos de la creadora de cosmo!!! Helen Gurley Brown estaría igual de ofendida que yo!!!

Flor

24 de abril de 2015

Que machista, estupido y ridiculo!!! Cosmo, antes eras chevere!!! Donde quedo todo ese espiritu de la mujer empoderada???? Verguenza ajena!!!!!!

Ale

24 de abril de 2015

es lo mas tonto que he oído en esta semana...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último