06 de 04 de 2015

Sello K: Las mil caras de la infidelidad

auto

Un beso con otra persona es infidelidad. Pues no. Puede ser una mirada lasciva o derechamente una relación consumada. Y depende. Depende qué constituye una infidelidad para tu pareja y, aunque te sorprendas, puede ser algo muy distinto a lo que tú consideras como un desliz.

Olvidándonos de las torpes y antiguas concepciones que los hombres son infieles por “calientes” y las mujeres por “falta de amor”, todos hemos sido y no hemos sido infieles. Esto porque para ciertas parejas una conversación hedioda a coqueteo en whatsapp puede ser una razón más que suficiente para el martillazo del juez de la infidelidad.

Mientras que para otras sólo consideran que fue un “momento de coqueteo necesario e inocuo”. Y nos cuesta entender. Nos cuesta porque cada persona tiene súper claro qué es “que te caguen”. Es más, cuando leen estas palabras, ya tienen en su mente la imagen del beso, del abrazo, de la mirada o del crudo acto sexual que para ustedes constituye que tu pareja te fue infiel.

Pero esto sólo porque es natural que observemos el mundo desde nuestra perspectiva y, por ende, nuestra verdad es la verdad universal. Cosa que no existe. Lo que sí existe son las variaciones de opinión y de que para algunas un beso es suficiente, para ti una mirada caliente puede ser una falta de respeto imperdonable.

Y esto es como dar un examen en la universidad: puedes haber estudiado como enfermo y saber todo, pero el nerviosismo no se va porque el profesor puede corregir con un criterio muy distinto al tuyo.

Y es porque el mundo no es objetivo. Muy por el contrario. Es por eso que, aunque para algunas suene absurdo, hay que sentarse a conversar con tu antigua y de larga data o nueva pareja qué es infidelidad para “nosotros”. Porque del momento que son “uno” hay que mezclar como en una buena masa de pan lo que definimos como inaceptable a la exclusividad amorosa.

Y no tener miedo. Como en la universidades del siglo XIX, donde los alumnos no sólo preguntaban sino que enfrentaban a sus profesores.

En esta conversación tan íntima se debe saber cuál es la posición de otro porque no sólo aprenderás de tu pareja sino que también lograrán un estado de amor más abierto y puro, donde las reglas están bien puestas y no darán espacio a un futuro “es que yo no sabía”.

@BrankoKarlezi

5 comentarios

Marina

12 de abril de 2015

Infidelidad es corazon, alma, mente. Sexo es sexo. Es mi cuerpo. Mi cuerpo es mío, no lo entrego. Comparto momentos y eso no es entregarme. Obvio que tiene adrenalina "hacer eso fuera de casa". Pero es solo eso, como comer un chocolate, darse un gusto. Demasiado mito con el sexo, algo tan natural.

Ximena Villalobos

11 de abril de 2015

Waaaajajaja... no es que considere ridículo el tema pero por favor Branko... pare de sufrir!!!!. Tiene toda la razón... pero o se acepta como un romántico empedernido o se libera. Bss

Karina

07 de abril de 2015

Branko, siempre recibo tu columna en momentos extraños y siempre me da sentido.... la infidelidad se ha convertido en algo común o normal que lata... y que triste

Daniela Gonzalez

06 de abril de 2015

Puedes escribirnos a taconeras@gmail.com

Jb

06 de abril de 2015

Buen día, quisiera contar mi historia y que me dieran un consejo, a que Mail puedo escribir? Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último