01 de 04 de 2015

Serena Abroad: ¡Sí, acepto!

novia

¿Acepta por esposo a ese que hoy, lo mira con un brillo en los ojos? Todo se resume a esta frase, no importa cuánto tiempo te tome planificar la ceremonia.

La gente comienza a llegar y se acerca la hora de la cita, un parpadeo y escuchas a la ministra; “el matrimonio trae consigo derechos y obligaciones”. Una sonrisa nerviosa y con una firma, sellamos el acuerdo ¡Más rápido que comprarse una casa!

Así es como puedo recordar el día en que mi mejor amigo le dio el sí a su novio. Sin estar juntos ni un año, tomaron la decisión de comprometer sus vidas a la posteridad. Un momento que ambos no podrán olvidar, pero que sin quererlo dejó una huella en mi asustada conciencia.

Luego del matrimonio, me he detenido a pensar un par de veces si yo estaría lista para dar el sí. Mi primera conclusión al respecto es que claramente el colegio de monjas de mi infancia dejó estragos; yo que me creía tan liberal. Ahí estaba mi yo conservador, previniendo más de un par de veces a mi amigo para salir corriendo. Es que una cosa es tener a alguien al que le prometes amor eterno y otra muy diferente, comprometerse a ello y firmarlo.

¿Será que me tomé muy en serio eso de leer todo antes de firmar? El problema con el matrimonio es que no tienes mucho que leer, se trata de un contrato que firmas sin saber lo que se te viene. Sin saber si las reglas y condiciones van a cambiar de un momento a otro.

pareja

Qué pasa si te casas con el galán de los galanes y la mañana siguiente de haber dicho que sí, se transforma en tu peor pesadilla ¡Horror! A mí me enseñaron que uno siempre tiene que terminar lo que se propone. Así es que no podría dejar botado al marido porque se puso panzón o porque le dio por ir a buscar afuera lo que no encuentra en la casa… ¡Damn! Esas monjas eran buenas.

Ahora puedo ver con claridad cuál es la base de mis miedos. Mi idea de matrimonio es el que dura para toda la vida. Esto no sólo se lo debo a las monjas, si miro a mis padres puedo ver que no resultó bien, sólo por mantener el por siempre y para siempre ¡No señor! Nuevamente, no he llegado tan lejos para ir aguantando lo que sea sólo porque me comprometi a terminarlo. Miro a mi amigo, ese con el que pasamos de todo y por todo, del que he aprendido mucho más que a conformarme con lo que nos toca.

Puedo verme a mí en él, los dos hemos llegado muy lejos y superado todo lo que se suponía teníamos que superar. Lo veo enamorado, decidido y una vez más convencido de lo que está haciendo. Otros se hubiesen asustado y echado pie atrás, pero no mi mejor amigo. Él da el sí sin dudarlo. Ninguno de nosotros sabe si esto será o no para toda la vida, de verdad lo esperamos y doy fe de que él hará todo por que así sea, pero si el contrato se rompe en el futuro, no es necesario quemarse a lo bonzo para sostenerlo.

No olvidemos que en el acuerdo se dijo que había que amarse y respetarse, y como todo contrato siempre hay que fijarse en la letra chica. Yo me tomo de esto último para volver a creer en el matrimonio. Sin respeto señores no hay acuerdo, esas son mis condiciones. Y vivieron felices por siempre.

@serena_libre

3 comentarios

María José

06 de abril de 2015

Por dios que cierto... Ese si, que se supone es incondicional ante toda adversidad! Y si el sujeto cambia? (porque así como dicen que la mujer cambia dsps de casados, el hombre tambien señores!!) nadie nos devuelve el tiempo invertido, o perdido según sea el caso, y mucho menos tenemos derecho a garantía.... A pensar bien antes de ese terrible Si !

Serena

03 de abril de 2015

Wow!! Romi que bueno :D Un placer servir de ayuda, aunque me dejas en ascuas de saber por qué?? Muchos cariños!!

Romina Guzmán

02 de abril de 2015

me vino como anillo al dedo tu artículo!!! Besos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último