09 de 03 de 2015

Sello K: Amor de verdad, sacrificios de verdad

1

Era el café de las 6 de la tarde y conversaba con el último de mis amigos solteros. Quería hablar conmigo porque le fin de semana estuvimos en un cumpleaños de la señora de un compañero de colegio… el grupo de siempre.

Sólo que ahora no habían guaguas, sino que todos crecieron y los niños ya tienen casi 8 años y ya en el colegio. Familias felices y, él, no lo era. “Creo que me da hasta vergüenza preguntarte”, me dijo, “pero, cómo cresta lo hacen?”.

Claro, para él era incomprensible. Había pololeado. Harto tiempo y poco tiempo, pero nada le había funcionado. Lo miré a los ojos y le dije la cruda e incómoda realidad: “el amor es una decisión Pancho”. “Ah? Cómo va a ser una decisión weón”. “Lo es pos Pancho”.

Porque primero separemos las cosas. El amor es distinto al enamoramiento, es distinto a la pasión y es distinto al apego. El amor es entender que tu relación de pareja tendrá enamoramiento, tendrá pasión y tendrá apego.

Pero también habrá de rechazo, habrá de cansancio y habrá alejamiento. El amor, en tanto, es continuar con la persona en los altos y en los bajos: como cuando la marea moja nuestros pies en un día caluroso.

Si nos quedáramos todo el día habría momentos en los cuales la marea no nos refrescaría los pies y… bueno, podemos cambiar de playa o irnos. Pero no tendrás una historia de verano, tendrás historias de días.

Es lo que le pasa a Pancho. Él es un buen hombre. Da todo de sí cuando hay pasión, apego y enamoramiento. Pero cuando hay días difíciles asume que la relación empeoró o que no es lo mismo. No querida lectora… el amor tendrá años malos y años nuevos, sexo bueno y sexo malo, risas y lágrimas.

El secreto es nunca olvidad que estás construyendo una historia con alguien, que cuando tengas 80 años podrás mirar para atrás y sonreír al leer sus páginas.

Y las relaciones duraderas no son para todos. Porque todos no son felices en este camino. Y uno debe ser sincero consigo mismo y tomar otro camino, relaciones esporádicas tal vez, que no tienen nada de malo, por el contrario, conocerse a sí mismo es el secreto de la felicidad.

Pero este no era el caso de Pancho, sólo no entendía que en el camino a la montaña verá paisajes lindos con pastos suaves, pero también deberá cruzar vías con piedras y calientes arenas. Pero eso no quita que al final del camino el lago será igual de azul y cristalino.

@BrankoKarlezi 

4 comentarios

Anónima

08 de abril de 2015

es agradable leer una nota donde no se ataque ni al hombre ni a la mujer.. Que hacen bien o mal.. Hoy en día vivimos un mundo bien egoístas donde los intereses de cada uno se vuelven mezquinos !, Vamos por el amor en pareja y vamos por la paciencia y aceptarse cada uno con lo suyo !!

SAN

16 de marzo de 2015

Un gusto leer un articulo así :)

Claudia

10 de marzo de 2015

Muy buen artículo! 100% de acuerdo!

anonima

09 de marzo de 2015

Que buen artículo...me gusto bastante, siempre los leo, saludos y besos :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último