03 de 02 de 2015

Respeta tu cuerpo

virginidad

“Una señorita no hace pasar al pololo a su pieza. Así que lo recibe en el living”, dictaban las madres de antaño (y algunas de hoy en día). Y una se instalaba en el living a ver la película pero tapada hasta arriba con la frazada en pleno diciembre… “Ay mamá”… una pensaba.

Y es que el tema de la virginidad era tema y te metieron en la sique a la fuerza, que si no llegabas virgen nadie se casaría contigo y todos te apuntarían para tildarte de cualquiera. Y aunque en la práctica nunca fue así, el discurso añejo no servía de nada para inculcarnos lo que realmente era importante: el cuidado de nuestro propio cuerpo.

Nuestro cuerpo, usado normalmente como moneda de cambio, lo entregamos por soledad, por amor, por caricias, por atención… pero rara vez porque realmente sentíamos conscientemente que debíamos hacerlo.

Por lo mismo, en los últimos años, el sexo anal ha aumentado enormemente en los jóvenes que para llegar ‘vírgenes’, buscan alternativas. Entonces, creo que más importante que se ha perdido el valor de la virginidad, es más grave que se ha perdido el respeto por el cuerpo y por decidir sobre él con conciencia, sobre quién puede tocarlo y quién no.

No se trata de plantear un discurso moralista o anticuado, porque la verdad es que creo que la virginidad no decidirá tu futuro con los hombres. El punto realmente NO es si eres virgen o no. Tampoco lo veo como un ‘regalo’ para el hombre de tu vida.

pareja

Nunca me gusto, es más, el aura que le pintaban a algo que tiene que ver con una misma y que terminaba por ser un ‘premio’ para otro. Sino que si vas a perder tu virginidad sea porque fue tu decisión, no como resultado de múltiples presiones por parte de él, las que llegan incluso a chantajes emocionales sobre términos de relación y engaños. Y que elijas bien. Alguien que respete tus límites, que quiera pasarlo bien contigo, que te trate con afecto.

Y ese respeto por el cuerpo también tiene que ser aplicado cuando ya has iniciado tu vida sexual. Porque siempre hay una primera vez con alguien y esa primera vez debe pasar por tu decisión clara y en conciencia y con la que te sientas cómoda. Lo mismo si él te pide prácticas con las que no estás segura de encajar.

No caer en aceptar por moda, por carencias, por temores a pérdidas… Tu cuerpo es tuyo y dale el respeto que merece. Que nadie entre ahí si realmente no estás 100% segura de que allí lo quieres. Y si no quieres y él se va, pues entonces tu sexto sentido tenía razón, él no debía entrar.

@karenuribarri

6 comentarios

Pilo

19 de abril de 2015

¡Excelente artículo! Me encantó. Creo que el valor de la virginidad, a quien le entregamos eso y la razón, es solo nuestra y nada más. No importa si no estás enamorada, no importa si no es el hombre de tu vida, nada importa, lo que importa es que sea TU decisión, que TU quieras hacerlo, y que realmente DESEES hacerlo, con alguien que te haga sentir bien, confiada y cómoda, y nunca olvidar ser responsable y cuidarse.

Agatha

05 de febrero de 2015

Buenisimo articulo!! "Tu cuerpo es tuyo y dale el respeto que merece."

Sofía

05 de febrero de 2015

Karen, felicitaciones por el artículo. Me sentí identificada al sólo leer el primer párrafo del típico discurso anticuado. Me gustaría que los familiares (que siguen pegados en lo anticuado) pudiesen entender que más que valorar el ser virgen, hay que cuidarse a sí mismo; tu cuerpo, salud mental, etc. Me parece un planteamiento que la gente debería comenzar a practicar. Un saludo y buen trabajo!

Daniela Z

04 de febrero de 2015

Muy buen artículo, corto y preciso. Me gustó el planteamiento de que antes la virginidad era un premio para él...cuanta razón! El punto es entregarse cuando uno quiere y siente que está preparada y jo por la presión. Es la mejor decisión que se puede tomar, cuando se encuentra a ese hombre es maravilloso ;)

Andrea franchi

03 de febrero de 2015

Toda la razón, eso es desvirtuar la sexualidad y la virginidad, conceptos tan errados que manejan los jóvenes hoy.

Karlos

03 de febrero de 2015

Buen artículo . Enhorabuena . No hay que vivir la virginidad como un tesoro ni tampoco como un lacre que hay que romper a la primera de cambio. Tan sólo vivir esa primerds vez con alguien que sea importante . Pero con naturalidad . Aunque a la edad en que se plantea el dilema se suele responder más a impulsos que a largas meditaciones . Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último