26 de 01 de 2015

SELLO K: DOLOR

1

Esa tristeza que te rompe cada milímetro de las células que componen tu cuerpo. Ni siquiera piensas si podrás amar de nuevo.

No te interesa oír los tediosos consejos llenos de lugares comunes. Y tienes razón.

No deberías. Y que te duela cada articulación y cada membrana de tu cuerpo es porque el alma necesita toda la energía posible para poder amar nuevamente.

Y el único modo de ver una luz en el horizonte es cegarte por el tiempo que sea necesario. Porque caminar con la cabeza baja y los ojos perdidos hace que te desligues del mundo culpable de que te hayas enamorado.

Y tienes que abrazar el sufrimiento. Porque es el dolor el que honra tu amor, tu fidelidad y tus esfuerzos.

Y cuando te enamores de nuevo (créeme sucederá), tal como una serpiente que cambia su piel, podrás amar mejor. Sólo deja que tu alma se desconecte fuera de este mundo por un tiempo: permítele un descanso.

@BrankoKarlezi

1 comentarios

Susana

29 de mayo de 2015

Excelente columna me dejaste pensando la vida sigue adelante gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último