19 de 01 de 2015

Sello K: “Perdónalo, que sabe lo que hace. Pero le cuesta no hacerlo”

1

Lloraba desconsolada. Yo me hice literalmente el “huevón”. Pero era mucho, y nadie en su sano juicio podría pasarlo por alto. En medio del ajetreo del cumpleaños me acerqué a la polola de mi primo y le pregunté qué le pasaba, si podía ayudarla en algo.

“Nah, es que no puedo creerlo”, “qué?!, le pregunté. “Que tu primo me haya cagao”. Cualquiera se hubiera parado porque frente a eso poco que hacer. Pero no.

Dude en decirle lo que le dije. Porque iba a sonar a defensa, pero no era el afán, sino que entendiera por qué él le seguía diciendo que la amaba. Esa dicotomía de que te sean infiel pero que te aman. Y para los hombres, algunas veces es nuestra triste realidad.

Biológicamente estamos hechos para diseminar nuestro material genético con féminas que tengan características adecuadas (tener defensas a enfermedades que nosotros no tenemos, por ejemplo), reacciones químicas que nos hacen literalmente, apagar la racionalidad de nuestros cerebros.

Cierto, la modernidad y los avances sociales nos han hecho mucho más caballeros. Pero súmenle el alcohol u otro deshinibidor. No estoy defendiendo, sólo explicando.

Y explico porque cuando él te diga “lo hice, pero me equivoqué y te amo” tal vez sea la única explicación que sinceramente te puede dar. Porque no hay otra. Ahora, cierto que si el pelmazo lo hace por segunda vez, bueno, es un tarado y no hay vuelta que darle.

Pero si él es una buena persona, te ama como loco y no hay explicación lógica de que te haya sido infiel… bueno, la verdad es que él tampoco debe entender por qué lo hizo. Y la única razón disponible es que las hormonas tomaron las riendas y nos manejaron como caballo de renta.

Sólo digo que algunas veces un buen hombre puede equivocarse. Y no significa que no seas la mujer de su vida.

@BrankoKarlezi

6 comentarios

Catalina

07 de abril de 2015

Y una buena mujer también puede equivocarse.

cony

21 de enero de 2015

finalmente todo esto se basa en la desicion que uno toma,de dar el siguiente paso con la otra persona o no. Por mucho que sintamos quimica, nos muevan el piso y demases, la desicion se toma pesandolo, y claramente hay que asumir las consencuencias que ese acto conlleva, todo el resto es paja molida.

Mitsy

20 de enero de 2015

Yo tengo una visión diferente de la infidelidad. Empezando por el hecho de que nadie le pertenece a alguien. El compromiso no lo considero físico, sino más bien espiritual. Es inevitable sentirse atraído por otro u otra que no sea tu pareja. Es natural. Nuestro cuerpo funciona en base a químicos y cuando esos químicos se alteran por una u otra razón y resulta un contacto con otro, es eso, contacto. Pero el amor, el cariño, la voluntad y el compromiso uno elige a quien entregarselos, eso no lo puedes andar diseminando. Y eso es lo que realmente importa.

Cota

20 de enero de 2015

"Biológicamente estamos hechos para diseminar nuestro material genético" PERDÓN, PERO ME ESTAI HUEVIANDO? si es así, mejor no se comprometan, porque en algún momento van a tener que seguir "diseminando" su material

Loreto

20 de enero de 2015

Esto es nada mas q justificar al genero

Ale

20 de enero de 2015

me suena a defensa corporativa, muchos clichés; pero si fuera al revés pensarías lo mismo? O es que la mujer no está biológicamente preparada para ser infiel y solo lo está para ser cornuda?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último