27 de 11 de 2014

Serena Abroad: Tinderella, el nuevo cuento de hadas

tinder

¿Vieron el video de Tinderella? La moderna Cenicienta que pasa sus días jugando Tinder hasta que hace match con su príncipe azul. La historia describe perfectamente a la princesa moderna, que siga la aplicación o no, hoy en día los caballos blancos y los pajaritos revoloteando están pasados de moda ¿Cierto?

Recapitulemos, todos estamos de acuerdo que las mujeres ya no se quedan en su casa esperando que el caballero andante llegue a rescatarlas. Ni se pasan una vida durmiendo y soñando con que éste tocará a la puerta para llevársela a vivir a su castillo.

A la princesa actual le dijeron que tenía que mover el traste y ganarse los porotos, que los sueños se conseguían por sí misma y que no necesariamente se cumplen de la mano de un tipo. La Cenicienta actual está ocupada estudiando, trabajando, levantando su propio castillo y hasta luchando con dragones ¿Qué alguien venga a rescatarme? ¡Por favor! No se lo tomen a mal, no tengo nada contra los príncipes, al contrario soy la más creyente.

pareja

Yo pienso que el neo-príncipe es el que no busca rescatarte, sino que quiere pelear tus mismas batallas. El que no te toma como tonta sino que te respeta y admira lo que dices o logras. El que te hace reír o te escucha y se preocupa de tus intereses, no te quiere por más ni menos, te admira por lo que eres ¡Así no más!

En mi paso por Lisboa, Portugal, caí en los brazos de un príncipe ¡Todo un caballero vestido de armadura! Me llevó de paseo a recorrer su reino, me mostró las delicias de su tierra e hizo todo para que yo me sintiera una princesa. Con mi experiencia sé que los sapos encantados abundan, sobre todo si la performance es de una noche, pero éste me mostró que aun se puede confiar en los cuentos de hadas.

La primera vez que salimos pasó a buscarme a la torre del castillo. No fue necesario que subiera a rescatarme, esta princesa había bajado las escaleras por sí misma y lo esperaba lista para la aventura. Conversamos de la vida, reímos y coqueteamos. Con él descubrí que a los príncipes también les contaron el cuento; les dijeron que tenían que ser valientes y no llorar, pero él me demostró que hoy en día los caballeros tienen miedo igual que nosotras.

pareja

Sueñan con encontrar el amor verdadero pero han perdido tantas batallas que terminan pensando que no existe. Los pocos días que me quedé en Portugal los pasamos juntos ¡No fue fácil! Mi príncipe encantado tenía responsabilidades que cumplir, trabajo, familia y sin embargo dejó mucho de eso de lado para que estuviéramos juntos. Se notaba cansado, hasta un poco estresado, pero cada vez que no veíamos escribíamos la historia de nuevo.

En este cuento no hay hadas, castillos o dragones pero aquí tendremos que pelear contra la distancia, responsabilidades con cada reino y quién sabe qué otra cosa.

Lo importante es que sin ser yo una princesa y mucho menos él un príncipe, me siento estar viviendo una fantasía que no promete un final feliz, pero sí varios capítulos que vale la pena escribir. Así es que colorín colorado este cuento se ha acabado, y pasa por un calcetín roto para la próxima semana contarles otro.

Sigue a Cosmopolitan en Twitter e Instagram como @CosmoChiley en Facebook como Revista Cosmopolitan Chile.

@Serena_libre

1 comentarios

romina

27 de noviembre de 2014

Querida, lindas palabras. creo que en cada gran viaje hay un príncipe involucrado... el tema es encontrar uno que quiera hacer el viaje de la vida en conjunto... besotes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último