22 de 09 de 2014

Sello K: El sin sentido

branko

Muchos dicen que la vida no tiene sentido. Que todo es el azar. Que las dolencias del mundo son producto de los eventos que casualmente pasan por nuestras vidas. Que finalmente no importa si fuiste rico o pobre, bueno o malo, fiel o infiel, al final del camino todo se acaba y nada queda. Y creo que tienen razón, al menos en lo del azar.

Que estemos vivos, respirando, comiendo y caminando es el resultado de un sin fin de casualidades cósmicas: que la luna esté a una distancia justa para permitir las mareas, que las abejas mantienen el equilibrio del mundo o que la Tierra esté en la zona habitable del Sistema Solar, son situaciones extremadamente aleatorias que nos permiten escribir o que leas esta columna.

Cierto que es el azar, pero con el mismo argumento yo les digo, cuántas posibilidades tenemos de contar la misma historia.

Lo cierto es que el Universo es un espacio de proporciones tan grandes que jamás llegaremos a imaginarlo, las estrellas que vemos por la noche son el espejo de cómo eran hace billones de años atrás, cuando los cavernícolas ni siquiera se asomaban fuera de la caverna.

Lo cierto es que somos una burbujita de vida en un caos de reacciones químicas, y cuando se ve desde este prisma, sólo me queda decir que respirar, reír, llorar, impresionarse, asustarse son fruto del más espectacular de los azares. Y cuando me dicen que la vida es un sinsentido, mis oídos sólo oyen “mira alrededor y ve cuánta suerte tienes de ser un producto del azar”.

Sigue a Cosmopolitan en Twitter e Instagram como @CosmoChile y en Facebook como Revista Cosmopolitan Chile.

@BrankoKarlezi

0 comentarios

Lo último