15 de 09 de 2014

Sello K: El derecho a decidir sobre tu vida

Al parecer la próxima discusión en la agenda es la eutanasia. Esa capacidad de decidir si encontramos viable o justo continuar viviendo en situaciones que pudiesen ser precarias, debido a “x” o “y” razón.

En algunos países se deben cumplir ciertas condiciones para requerir su aplicación, en otros es ilegal y, en otros, la sola palabra causa el desmayo de una que otra señora y/o señor conservador.

Me es difícil entender por qué. ¿Es porque a religión por la que uno opto demanda respeto por la vida? bueno, el credo es tan personal como lavarse los dientes, por ende, y si la acción no pasa a llevar tu libertad, yo no tengo por qué regirme bajo las creencias del otro.

¿Es porque el hecho de llevar a cabo una eutanasia requiere que una tercera persona aplique la medicación? En ese sentido, entonces, la pena de muerte debería ser igual de inmoral a pesar de que se aplica en países con duraderas democracias. Y se soluciona proporcionando una máquina automatizada que responda a la petición del enfermo (y en casos extremos de parálisis total, a dos pestañadas, no nos pongamos exigentes).

Es que nuestra capacidad humana nos permite ir mucho más allá que nuestros relativos vivos en el planeta Tierra. Nos permite tomar decisiones que nos han llevado a ser una sociedad regulada y que, por cierto, debería también regular la decisión de dejarla cuando queramos.

Un paso más allá: ni siquiera por tener una enfermedad terminal. No digo que no sea una decisión no controversial, pero ni la religión, ni las creencias, ni las percepciones de los otros pueden decirnos cómo llevar o cómo dejar nuestras vidas.

Si soy un responsable pagador de mis impuestos, un correcto ser humano y mi experiencia de vida no fue lo que esperaba y mi felicidad nunca llegó, bueno, quién es la sociedad, con la que cumplí todos sus requisitos, para obligarme a saltar de un edificio, en vez de morir rodeado de mis seres queridos, diciendo “adiós, los amo y fue un precioso viaje mientras duró”.

Sigue a Cosmopolitan en Twitter e Instagram como @CosmoChile y en Facebook como Revista Cosmopolitan Chile.

@BrankoKarlezi

0 comentarios

Lo último