21 de 08 de 2014

Solución para el clásico “no alcancé a almorzar”

En mi Cosmo de agosto en la sección Body Sexy y Saludable viene una guía que me encantó por lo práctica y fácil de hacer: usar un frasco de mermelada para llevar comida a la oficina.

Según un estudio publicado por Cosmo en la misma edición, un 68% de las mujeres chilenas no almuerza por falta de tiempo, pero ese “no alcancé a almorzar” no significa que nos quedemos sin comer, es que en vez de un almuerzo saludable nos comemos una bolsa de papas fritas, un paquete de galletas o un frapuccino vente, o me equivoco?

Por un lado conseguimos el objetivo que es ganar tiempo, pero por otro, dañamos lentamente nuestra salud, privamos a nuestro organismo de nutrientes esenciales en una comida principal del día, y si a largo plazo esto se mantiene como un hábito, podemos padecer enfermedades como diabetes u obesidad.

A todas nos ha pasado que andamos corriendo y no hay tiempo para comer un almuerzo decente, pero si ponemos en práctica estas ideas, todo es mucho más fácil, ya que al llevar un frasco tenemos el almuerzo sólo en un contenedor (no andamos con 3 tupper para el arroz con carne, otro con ensalada y otro con aderezo), y podemos andar con un tenedor en la cartera que nos permita comerlo en cualquier momento.

Sólo necesitas un frasco de mermelada más o menos grande, de 700 cc. está perfecto. Dentro del frasco distribuye la comida según su textura en las siguientes capas de abajo hacia arriba:

Aliños: los aliños van al fondo para que no humedezcan antes de tiempo los otros ingredientes, puedes añadir 1 cucharada de aceite de oliva o 2 cucharaditas de mostaza.

Veggies: añade vegetales firmes y coloridos que aporten vitaminas y minerales, por ejemplo, zanahoria con pimentones picados en tiritas, son firmes para no “ablandarse” con el aderezo y los puedes comer crudos para aprovechar al máximo sus beneficios (y también demorarte menos en la cocina).

Carbs: en toda dieta balanceada deben estar presente los carbs porque nos proporcionan combustible para hacer de todo, así que añade libremente 1/4 a 1/2 taza de arroz integral, papa camote o pasta integral, ya que estos son los carbs más amigables para nosotras.

Proteínas: añade algo rico que mantenga tu almuerzo liviano, puede ser un poco de queso fresco en cubos, o 1/2 taza de legumbres cocidas como lentejas, garbanzos, o frijoles negros.

Extras: añade más texturas a tu ensalada, si te gustan las cosas cremosas puede ser 1/2 palta en cubos, o si prefieres lo crunchy un puñado de semillas de girasol

Hojas verdes: corona tu ensalada con una gran porción de hojas verdes (vas a ver que apretadito sí cabe), añade un mix de rúcula, lechuga y berros para tener distintos sabores y obtener nutrición extra.

Para almorzar ¡sólo vierte todo en un plato, o come directamente del frasco! Al ser de vidrio las verduras se conservan frescas y crujientes por más tiempo y no se contaminan con los químicos que liberan los envases plásticos. También es más efectivo en caso de derrames, ¿a quién no se le ha dado vuelta un tupper?, con un frasco eso no pasa, ya que las tapas están hechas para frenar el avance de los líquidos.

 

Sigue a Cosmopolitan en Twitter e Instagram como @CosmoChile y en Facebook como Revista Cosmopolitan Chile.

0 comentarios

Lo último