15 de 05 de 2014

Whatsapp se convirtió en mi pesadilla…

Hace un buen rato que tenía un problema dando vueltas, y aún no me decidía a buscarle una solución. No era, digamos, un tremendo problema ni nada grave, lo cual es –en mi caso- lo peor de este tema; es una situación que cae en la categoría First World Problems, y esto mismo provocaba que me mantuviera atascada sin darle importancia: soy una mujer sobrepasada por Whatsapp.

Whatsapp es una aplicación de mensajería para smartphones, que permite mantenerte siempre conectado con otros usuarios, ya sea en solitario o de manera grupal. Suena práctico, útil e ideal, y así fue para mí al principio, ya no tenía que pagar $50 pesos por cada SMS, sólo necesitaba internet o wifi, pero en algún momento eso cambió, y Whatsapp se convirtió en mi gran pesadilla.

¿Qué me molesta? En resumen: mensajes entrando a cualquier hora, el teléfono iluminado y vibrando de madrugada o cuando me estoy quedando dormida, gente enojada porque salieron los dos tickets y no respondí, gente extrañada porque me salí de su ‘grupo de amigos de algo’, ¿dónde estás?, ¿qué haces?, sale que estás conectada, contéstame!!, etc…

Lo anterior pasó de un malestar a insomnio, de insomnio a angustia, y de angustia a rabia. ¿Cómo es posible que ya no se pueda ni ir al baño tranquila? Porque si me demoro mucho en responderte el famoso whatsapp es que te estoy evitando, que me estoy escondiendo, o quizás que cosa estaré haciendo que no atiendo; y mientras más presionada me sentía, menos atención prestaba.

Después de pensarlo mucho, y de un par más de reclamos, me empecé a sentir mal conmigo misma. Empecé a pensar que soy irritable, que tengo poca tolerancia, que soy poco sociable, una ermitaña. Mi autoestima iba en picada y pensaba que algo estaba haciendo mal, y más encima por una aplicación de celular, ¿no será mucho?.

En eso estaba cuando leí el artículo “¿Eres indecisa? ¡Aprende a decidir!” de la Edición de Mayo en Cosmo Chile, basado en el libro “Yo decido”, de la escritora Gaby Vargas, y me vino como anillo al dedo!.

La autora explica que a la hora de decidir, debemos partir por cosas sencillas, y esta ocasión era una buena oportunidad: decidí dejar Whatsapp. Es importante aprender a renunciar o postergar una parte, en mí caso, las demandas sociales. También debemos evitar el ‘overthinking’ que es darle muchas vueltas al asunto, exactamente como yo venía haciéndolo.

Gaby sugiere que siempre pongamos nuestro bienestar en primer lugar, ya que de esta forma las decisiones tomadas serán beneficiosas a largo plazo. Ponernos en el primer lugar no es necesariamente una actitud egoísta, sino una de autocuidado.

Por el momento borré Whatsapp, le avisé a mis cercanos que si necesitan comunicarse conmigo puede ser por otros medios, y si bien no todo ha sido comprensión, me siento más tranquila, he tenido menos estrés y me he desconcentrado menos.

¡No sé si algún día vuelva a usarlo, pero en caso de hacerlo, lo importante es la actitud, ya que nuestra percepción de la realidad sumada a nuestra actitud, puede convertir un conflicto en una oportunidad.

Constanza Richards.

@cotarichards

Sigue a Cosmopolitan en Twitter como @CosmoChile y en Facebook Cosmopolitan Chile

 

 

9 comentarios

cecy

23 de mayo de 2014

hay que aprender a decir que no.!!! sin sentir culpas. yo tambien lo hubiese eliminado si me pasara. pero no es mi caso tengo un caracter fuerte.

Eli

19 de mayo de 2014

super infantiles tus contactos, y salirse de whatsapp es tan simple como desconectar wifi, para que tener internet conectado mientras uno duerme? absurdo..

Karen

16 de mayo de 2014

Mmmmm, me resulta particular tú historia, creo tus contactos son un poco enfermizos en la amistad contigo, para no dejarte en paz, yo por lo menos cuando llega la hora de dormir desconecto el internet y asunto arreglado para mí el celular me presta un servicio yo no estoy al servicio del celular... Eso. Saludos

Amelie BM

16 de mayo de 2014

Felicidades Contanza, pucha que es difícil librarse de whatsapp porque inmediatamente empiezan las amistades: "Pero como no vas a tener fuerza de voluntad?? cómo te va a desconcentrar tanto???" Me pasa lo mismo con facebook :/

Clau

16 de mayo de 2014

No lo encuentro ridiculo, yo creo que todos tenemos formas distintas de percibir las cosas y nadie puede decir que no ha recibido quejas por whatsapp, x no contestar un mensaje porque simplemente lo viste y se te olvido o porque no estabas cerca del telefono, yo la verdad lo encuentro muy invasivo igual que el tema del facebook, esta bien usar esas aplicaciones a veces, te sirve obvio que si, pero aveces te invaden espacios personales, hay gente que puede controlarlo y gente que no, me incluyo en los que no, tambien prefiero borrar las aplicaciones o cerrar las cuentas para evitarme conflictos, cada cual lo hace a su manera, abrazos!!

cata

16 de mayo de 2014

Creo que tus problemas van mas alla de wsap, es re simple yo quite las notificaciones de grupos pq son molestas y en la noche corto el internet y chao, de ahi a estar sintiéndose mal por no responder, creo que simplemente si no quieres responder no lo hagas, lo siento pero tu post esta al borde de lo rídiculo.

Fernanda

16 de mayo de 2014

Me siento súper identificada contigo. Me desespera cuando empieza a soñar WhatsApp una y mil veces! Durante la noche he empezado a dejar el teléfono en "No molestar" y ya he bloqueado a unos cuantos contactos en la app. Y obvio: los grupos siempre en silencio, pero igual siento que la gente "me presiona" mucho por ese medio: "Estás?", "Aló?", "Responde", AAAAAAH! No sé cáanto tiempo más lo soportaré antes de unirme a los #sinwhatsapp. Saludos!

Paulina

16 de mayo de 2014

Esto es lo más ridículamente absurdo que he leído. Pensé que era una broma.

Cyn

15 de mayo de 2014

Disculpa con respeto me parece super ridículo el estrés por wsapp, en mi caso personal tengo estrictos horarios, cuando ya no es una hora adecuada desconecto el wifi y el paquete de datos solo recibe llamadas las cuales se producen solo si se trata de una urgencia y si ud va al baño o tiene alguna situación en la cual se requiera su atención puede hacer lo mismo o dejar el teléfono en su cartera en silencio... Creo que no es para tanto, aunque entiendo que se trata de tu caso personal, te felicito por haber tomado la determinación de borrar la app y así eliminar de raíz la causa de su molesta. Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último