11 de 03 de 2014

Check In: Lisboa

De Lisboa no esperaba mucho. La verdad es que siempre había sabido de su existencia y siempre la compraba cuando jugaba Metropoli con mi papá hace millones de años atrás, pero cuando decidí comprar los tickets fue casi una elección al azar (beneficios de vivir en Europa).

Mi viaje a Lisboa fue netamente gastronómico. De eso se trató todo. Quesos, melón con jamón, calamares fritos y coxinhas (unas bolitas de carne), eran cosa de todos los días. Pero dejando la comida de lado, lo que más me llamó la atención de Lisboa fueron los edificios, todos cubiertos de pequeñas baldosas con figuras de distintos colores. En el hostal me explicaban que era para mantenerlos limpios sin tener que estar pintando a cada rato, y para mantener la temperatura dentro de las casas, pero la verdad es que las razones prácticas no me importan mucho porque el resultado es hermoso.

Tuvimos la suerte de ir con dos amigos chilenos más, Diego y Matías, excelentes compañeros de viaje durante todos los recorridos. Después de dar vueltas por la ciudad con una guía del hostal (la ciudad es muy rica para caminar y los tours son ¡entretenidos y baratos!) nos fuimos a Sintra. Este es un pueblo a las afueras de Lisboa, netamente turístico, y  parada obligatoria si van a Portugal. En el pueblo se concentran las tiendas de souvenirs y, obviamente, de comida. Ahí hice mi parada para tomar Ginja, un licor de cereza típico de este país, pero que lo sirven en vasitos de chocolate para que uno se los coma después. ¡Ma-ra-vi-llo-so!

Pero más allá de la comida, Sintra es el lugar para descubrir la historia de Portugal. Aquí esta la Quinta da Regaleira, un palacio hermoso, pero que llama mucho la atención por los pasajes subterráneos que conectan las distintas partes del patio. Son completamente oscuros, húmedos y caen gotas de agua, pero es muy entretenido recorrer los túneles, mucho más que el palacio en sí. Si hay algo que me dejó con la boca abierta fue el Palacio da Pena, literalmente en la punta del cerro… hay que caminar un buen rato para poder llegar. Vale la pena seguir caminando hasta la punta de otro cerro para poder ver la vista panorámica y cómo los colores del palacio se asoman entre medio de los árboles. Hay varios más para ver, si es que les gusta la historia y la arquitectura.

Al día siguiente fuimos a Belem, que está como a 15 minutos en tren. Recorrimos algunas iglesias y un monasterio enorme, pero la actividad principal fue comprar los pasteles de nata. Estos son conocidos internacionalmente, ¡de verdad son famosos! Los Pasteles de Belem son de huevo, de algo muy parecido a la crema pastelera y hay que hacer fila (no exagero si les digo que por 30-40 minutos) para comprarlos. Por eso es bueno tener bien claro qué vas a querer para no tener que repetir la espera. Nos sentamos en el pasto a comer varios pastelitos y espolvorearlos con canela, para después partir a Cascais, una de las playas más cercanas a Lisboa.

En cuanto a playa hay dos opciones: 1) Costa de Caparica que tiene una playa eterna y gigante que queda cruzando el gran puente 25 de abril, a la que no tuve la suerte de ir; y 2) Cascais, que son muchas playas juntas, separadas por roqueríos y que se adornan con castillos, edificios antiguos y el Hotel Palacio, lugar en el que se grabó una de las primera películas de James Bond.

Para finalizar el viaje decidimos darnos un gusto e ir a la Cervecería Ramiro, uno de los mejores lugares para comer en Lisboa. Fuimos con nuestras compañeras de habitación del hostal, una holandesa y una norteamericana, y pedimos camarones (pero grandes, grandes), un cangrejo y una langosta. Estos dos últimos ¡llegaron vivos a la mesa para que los eligiéramos! Yo nunca había ido a un restaurante así, pero pasamos horas sentados tomando cervezas y acompañando nuestros platos con pan tostado y mantequilla. No es un lugar barato, basta con decir que hasta el pan lo cobran (terminamos pagando casi 12€ de ¡puro pan!) pero vale totalmente la pena.

@JaviPeirano

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último