03 de 03 de 2014

Sello K: “Juzga y mejora”

Ahí estábamos. Una comida de amigos y uno de ellos había invitado a su amante. A pesar de la incomodidad, la noche pasó tranquila y con las risas usuales de una noche fuera. Jugamos a una tonta rueda de preguntas y luego fuimos a bailar. Al día siguiente me llegó un mail que me sorprendió. Mi amigo se había sentido juzgado, a pesar de que, sinceramente, no lo hice. Mi respuesta llegó en forma de carta, en forma de consejo más bien. Y creo que es un consejo que pudiese servirles. Dice así:

“¿Sabes lo que me gusta de tu mensaje?. Me gusta que, si lo lees atentamente, no está dirigido a mi, sino que a ti mismo. No estás confundido, sabes exactamente lo que pasa en tu vida y que, seguramente, estás en un camino donde la felicidad no existirá. No porque sea imposible sino porque en el sólo hecho de sentirte juzgado dice cuán incómodo estás.

Cuando en el juego de las preguntas te dije “¿estás enamorado?” y “¿estás pleno?” no era porque te juzgaba sino para saber si eras feliz. Y creo que no lo eres. Y me confundí. Porque cuando uno elige el camino que te define como persona uno usualmente lo es. Por supuesto que todos queremos sentirnos amados y hacer la cosa correcta, pero si lográramos eso sin equivocarnos, seríamos robots. Y tú, ni nadie, lo es, sólo estás buscando el camino a la felicidad.

De nuevo, jamás te juzgaría como tu piensas. Sólo me gustaría darte un consejo: siéntate y tu siguiente movimiento deberá ser basado en lo que me escribiste. Porque si lo hiciste fue porque tú te sentiste mal contigo mismo este fin de semana. No porque yo te haya juzgado (cosa que no hice) o porque haya pensado mal. Sí tú estuvieras tranquilo con tu decisión, yo sería el primero en apoyarte, pensaría “Ok. Él es así y se ha encontrado con sí mismo”. Pero no lo haz hecho.

Tengo amigos que adoran el sexo y que jamás serán fieles, pero son honestos con ellos mismos y los querré siempre como mis amigos. Y tengo otros que son dogmáticos y ven el sexo como algo exclusivo de la procreación. Y también los respeto, y los quiero. Entonces, ¿por qué debería juzgarte a ti?

Creo que te estás juzgando a ti mismo y lo bueno de la vida es que puedes cambiarla si no te gusta. Así que anda. Cierra los ojos y piensa qué quieres para tu vida. Estoy seguro que sea lo que sea que encuentres (ser un artista del sexo o un ejemplo de fidelidad) serás feliz si eres honesto con quien eres, qué quieres y cómo imaginas tu historia de vida.

 

 

6 comentarios

Chica Caterpie

10 de marzo de 2014

Me pareció genial que no te lo ayas tomado tan enserio y contestaras de forma simple. eso pasa cuando uo esta jugando un simple juego que se dio o un tema y justo le calza se sienten juzgadas inmediatamente las personas si o fuera asi no andarían ´preguntando cosas al otro día ;)

Nina Fenix

07 de marzo de 2014

Disculpa las faltas de ortografía e incoherencias, se ha publicado sólo antes de poder revisarlo. Un saludo

Nina Feniz

07 de marzo de 2014

La verdad es que al comenzar a leer la entrada, a mí también me ha parecido que estabas juzgando o criticando a tu amigo. En primer lugar, el título ¿qué significa? "Juzga y mejora" Supongo que quieres decir que seamos autocríticos para crecer y mejorar, pero tiene un trasfondo subjetivo que me induce a pensar que realmente consideras que al dar ese consejo tu amigo mejorará. Y ese consejo me parece que tiene algunos prejuicios.Por lo tanto, ¿tu juzgas y así él mejora? En segundo lugar, respecto de "Ahí estábamos. Una comida de amigos y uno de ellos había invitado a su amante. A pesar de la incomodidad, la noche pasó tranquila" .... Hay dos cosas que me llaman la atención: 1.- Tu amigo había invitado a su amante.- ¿Qué tipo real de relación tiene tu amigo con esa mujer? Porque haces hincapié en que tienes amigos infieles, entonces, entiendo que no es el caso de tu amigo. Si tu amigo no es infiel se trata tan solo de una chica con la que sale y en su caso mantiene relaciones sexuales. Por supuesto que la definición podría ser amante, pero realmente parece que al explicarlo, lo hagas con un tono despectivo, juzgándole. Y me da pie a pensar tres cosas: no lo he entendido bien, realmente le juzgaste o estás celosa. Si no... ¿qué incomodidad? Todos nos sentimos nerviosos y un poco incómodos al llevar a la persona que nos apetece con amigos y esperamos de ellos que la integren sin reparos y que ellos se esfuercen junto con nosotros para evitar esa incomodidad. De nuevo, algo no me cuadra. En tercer lugar, no creo que ayude mucho hacer ese tipo de preguntas en un juego, con su acompañante allí presente cuando tú misma la defines como amante, me parece que es crear la incomodidad en vez de disiparla. Asumo que no has contado toda la escena, pero escrita así es lo que me parece. Por otro lado, si tu amigo te dice que está confundido... antes de juzgar que no es así, deberías otorgarle el beneficio de la duda y ayudarle. Por supuesto que él mismo se está juzgando y que tiene que hacer un ejercicio de autoconocimiento, pero me parece que como amiga, hubieron más prejuicios que consejos. Es mi opinión. Un saludo

Constanza

04 de marzo de 2014

Palabras que sirven para reflexionar en como nos sentimos .. gran consejo .

Paula

04 de marzo de 2014

Definitivamente siempre sabes decir las palabras correctas en cada situación.

Sabrina

03 de marzo de 2014

Precisa y oportuna respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último