16 de 12 de 2013

No, aún no aparezcas, mi amor

“Quiero conocer al amor de mi vida”. Es el pensamiento de muchas y muchos tras ver una estrella fugaz, lanzar una moneda a un pozo mágico, mientras se reza o como deseo de cumpleaños. La pregunta es, ¿está uno verdaderamente preparado para lo que se está pidiendo? Muchas veces no. Conocer al amor de tu vida significa un sacrificio que, para muchos, es inaceptable en cierto momento de nuestras vidas. Estar frente a frente con esa persona que nos cambiará nuestra visión del mundo entrega derechos y deberes.

Lo mejor, por lejos, son los primeros. Tenemos el derecho de ser infinitamente felices, de cada vez que vemos a esa persona nos sentimos cobijados en nuestro hogar, de cuando la besamos sintamos una mezcla de cosquillas en el estómago y al mismo tiempo la mejor excitación sexual de nuestras vidas, a querer un futuro, a formar una familia y a querer gritarle al mundo que por fin el resto de tu vida ha comenzado. Pero todo tiene un costo y muchas veces no pensamos, o no queremos pensar, cuáles son nuestros deberes.

Y no son fáciles, ni cómodos. Deberás poner a esa persona como prioridad, deberás ser paciente frente a las falencias de tu media naranja, deberás compartir tus bienes y espacios personales, deberás adoptar a la familia de la otra como propia, deberás ceder tiempo que dedicabas a tu trabajo en pos de hacer crecer la relación, deberás tener sexo cuando ciertamente habrá momentos que no tendrás ganas, deberás separar las navidades de los años nuevos con tu familia y la de la otra, deberás ver algunas películas románticas que jamás te gustaron y deberás aprender a discutir si herirla.

Lo que significa que conocer al amor de tu vida no sólo te traerá felicidad sino que una bandeja llena de cosas que no te harán tan feliz. Será como el juego de los sabores cuando eramos chicos. Esa que te vendaban los ojos y luego de chuparte el dedo debías probar cada porción de alimento y adivinar qué era. Algunas veces podía ser azucar, chocolate o miel. Pero otras, recordamos bien, podría ser mostaza, vinagre o ají. Bueno, así será el resto de tu vida.

Y no significa que encontrarla no sea lo que todos deseamos, no significa que sea algo malo, no significa que tal vez sería más beneficioso ocultarse del destino. Muy por el contrario. Pero deja de soñar, de buscar, de adelantar los tiempos en pos de encontrarla. Porque el hacerlo antes de tiempo es como soñar con el amanecer mientras puedes perderte una fascinante lluvia de estrellas fugaces. No apures el tranco del mundo. Deja que la vida lleve el ritmo. Y no importa la edad, lo que importa es estar listo para cumplir tus deberes y disfrutar de tus derechos.

4 comentarios

Anita

04 de abril de 2014

muy cierto yo puedo decir que encontre el amor de mi vida joven, y no es nada facil llevo 8 años en pareja, aceptar tus propios medios, errores miedos y debilidades es complejo, aceptar las de otra persona son aun mas. En un comienzo siempre es lindo color de roja risas, lo bueno es mantenerlo rescatar lo bueno aceptar que no siempre sera tu media naranja si no que la mitad de un pomelo o una manzana o un limon tambien podemos avanzar saludos

Pao

26 de diciembre de 2013

Branko, estoy de acuerdo en algunos puntos que muestras. Aun así, el amor en cada pareja es tan complejo, ya que a veces podemos hacer todo por el otro, pero a cambio recibimos solo quejas, negativas, y palabras de desaliento. Si! me paso. Y pucha que es difícil ponerlo en prioridad a el, ya que con mi familia no había apoyo alguno. Y con eso me traje encima todas las criticas de su familia, la notoria envidia de parte de algunos de ellos y finalmente el tortuoso proceso de vivir con ellos mas de 3 años. Reconozco profundamente que también tengo mi carácter, mis trancas y defectos. Pero creo que priorizar a la pareja, hace que se vuelva una costumbre para el otro, haciendo que este lo tome por costumbre... feliz navidad

Pamela Ojeda

16 de diciembre de 2013

Estoy de acuerdo con todo, excepto con el punto de que se debe poner a la otra persona como prioridad, ojo, yo creo que no es asi, porque muchas veces por hacer eso, nos postergamos y solo nos enfocamos en complacer al otro, dejándonos de lado. A mi parecer, la relacion debe ser tan cual como es llamada, de pareja, porque si estoy con alguien, lo que quiero es equilibrio para mi vida, y que esta persona sea un complemento para mi vida al igual que espero serlo para la suya. Saludos Branko!

Clau

16 de diciembre de 2013

Que cierto lo que dices, finalmente el amor se construye a diario, hay que ceder un poco aveces y no idealizar a la persona porque no todos los momentos seran perfectos, ni todos los besos dulces, pero yo creo que ese amor, el verdadero, el que dura toda la vida se construye, no es como el amor a primera vista que cuando pasaste la etapa de enamoramiento principal, conociste los defectos y saliste corriendo, el amor verdadero se construye de a poco, con momentos gratos y otros no tanto, pero concientes de ello y comprendiendo a cada instante solo por una sonrisa, un gesto, un recuerdo de los momentos bellos vividos, porque fue que elegiste a esa persona =)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último