28 de 10 de 2013

Sello K: Mis padres ya son adultos

Ella es la mejor. Él es perfecto. Ella cocina como nadie. Él gana todos los partidos de fútbol. Ella es la más linda. Él el más atractivo. Esa etapa de nuestras vidas, cuando nuestros padres son el He-Man y la She-Ra de nuestra existencia, puede ser peligrosa. Porque mientras más “tienen el poder” (como cuando los rubios gemelos levantaban su espada frente a GreySkull)  mayor será nuestra caída cuando frente a nuestros ojos nuestros padres cumplan la mayoría de edad y de He-man y She-Ra pasan a ser “Luis y Luisa”: un ser humano con aptitudes y defectos que, a veces, pueden destrozar nuestras expectativas si es que no sabemos cómo valorar y apreciar su humanidad.

Para cada uno es distinto y sucede a distinta edad, para mi por cierto fue tardío. No es hasta los finales de los 20 que los comencé a ver tal como eran y a observar dónde estaban sus falencias más profundas. Pero que tus padres cumplan la mayoría de edad te da una oportunidad maravillosa.

La de poder apoyar sus existencias, experiencias y vidas para que sean mejores personas. Porque cuando eran He-Man y She-ra te traspasaron lo mejor de ellos, porque no podíamos ver otra cosa. Y es divertido que lo mejor de ellos, lo que nos hizo ser lo que somos ahora, sea justamente lo que nos dará las herramientas para “devolverles la mano” y ayudarlos a sub sanar estas deficiencias.

Porque cuando sucede podemos tomar dos caminos: el de sentirse bien porque al final de cuentas uno no está tan cagado de la cabeza en comparación a lo que creíamos era la perfección de nuestras figuras paterna y  materna o el tener la posibilidad de reinventar la relación y refundar una amistad sin condiciones para con ellos.

Porque claro, ser amigos o amigas de He-Man y She-Ra era lo más cool del mundo y jamás hubiéramos tenido la más mínima duda de hacerlo, es decir, ¡no había nada que perder! Pero ahora tenemos la posibilidad de devolver la mano y que ese amor incondicional que siempre nos dieron sea retornado con mayor validez, amar a Luis y a Luisa ciertamente tiene un valor agregado: el de decir, mamá, papá… ya son adultos frente a mis ojos y mi amor es aún más fuerte.

 

2 comentarios

Paola

28 de octubre de 2013

En mi caso el amor por mis papas es por separado! Aun así comparto contigo que como a la mayoría de edad recién me di cuenta que tenían defectos, y me refiero a ambos. ¿Inmaduros? Si, al punto de colocarnos a mi hermano y a mi en medio de su divorcio como testigos. Cuento corto: Sigo siendo la mediadora para que se lleven bien. Mi mama al fin encontró alguien que la apoye. Y a mi papa, la vida le dio una segunda oportunidad de tener una familia de quien hacerse responsable y no abandonar. Quizás es un poco al revés, pero creo que ahora para mi son como he-man y she-ra y con eso yo soy feliz =D

Paola

28 de octubre de 2013

En mi caso el amor por mis papas es por separado! Aun así comparto contigo que como a la mayoría de edad recién me di cuenta que tenían defectos, y me refiero a ambos. ¿Inmaduros? Si, al punto de colocarnos a mi hermano y a mi en medio de su divorcio como testigos. Cuento corto: Sigo siendo la mediadora para que se lleven bien. Mi mama al fin encontró alguien que la apoye. Y a mi papa, la vida le dio una segunda oportunidad de tener una familia de quien hacerse responsable y no abandonar. Quizás es un poco al revés, pero creo que ahora para mi son como he-man y she-ra y con eso Yo soy feliz =)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último