26 de 06 de 2013

¿Cuánto te quejas?

Me llamó mucho la atención un experimento que hizo un pastor estadounidense con una pulsera morada. La idea era cambiársela de muñeca cada vez que se pillara quejándose por algo y la meta era cumplir 21 días sin tener quitársela para ponérsela en la otra mano. Lo encontré fabuloso, porque me parece que la mayoría ya no se da ni cuenta de cuánto se queja. Es algo muy común que incluso es parte asegurada de todas las conversaciones triviales. Uno se queja cuando hace demasiado frío y cuando hace demasiado calor, se queja de la ciudad congestionada, del taco, de las demoras, de que llamó, de que no llamó, de que es temprano, de que es tarde, de que es miércoles o lunes.

Me parece que la queja no tiene ningún aspecto positivo. Es darse vuelta en algo que no te agrada ni te hace sentir bien. Obviamente nos encontraremos con cosas así en la vida diaria, pero depende de nosotras elegir cómo reaccionamos: me parece mejor concentrarnos en algo que nos hace sentir bien (pensar en los planes del fin de semana o cuánto quieres a tu pololo, por ejemplo) en vez de darle rienda suelta a los pensamientos, como: “¿Por qué todo me sale tan mal?”, “¡Todo en esta ciudad funciona pésimo!”, “¡todo es lento!”, “Estoy cansada y chata”, “la vida es dura”, etc, etc.

No es que la vida, el mundo y las personas sean lindas o feas, es que nosotros escogemos todos los días y en cada momento cómo preferimos que sean, bajo qué prisma mirar.

Y yo, desde hoy, pretendo buscar una pulsera y evaluar cuánto me quejo al día. No me considero una persona particularmente quejona, pero tal como dije antes, creo que muchas veces ni nos damos cuenta. Pueden ser muchas las cosas por las que nos podamos quejar, pero, por suerte, también son muchísimas las cosas para agradecer y celebrar.

Y tú, ¿cuánto te quejas a diario?

Un abrazo

Andrea

 

1 comentarios

Conny

26 de junio de 2013

Hay cosas por las que uno debe quejarse y reclamar, porque si no nadie se preocupa en arreglarlas. Aquí había que ser distinción entre quejarse de algo con alguien en particular y quejarse con el mundo, con la vida y banalidades por el estilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último