24 de 06 de 2013

Revivir nuestra historia

En la actualidad muchas de nosotras nos quejamos de no tenemos tiempo personal, estamos repletos de demandas y exigencias que nos absorben completamente, el trabajo, los hijos, los estudios y post-estudios, las compras y abastecimientos de la casa, nuestro cuidado personal, ejercicios y deporte, ordenar el closet, deshacerse de las bolsas con cosas inútiles que hay que reciclar o regalar,  las amigas, la pareja, los trámites, las reparaciones, desde el riel de la cortina hasta la revisión técnica del auto, y así, innumerables tareas que nos agobian y que postergamos día tras día , fin de semana tras fin de semana y va pasando el tiempo, sin enfrentar, cargando con algún grado de culpa por no dedicarnos a lo que nos hemos propuesto, o simplemente quejándonos de nuestra absoluta falta de tiempo y cansancio, como si fuéramos las únicas personas en el mundo que trabajamos y tenemos una casa.

Agobiante, verdad? si, porque nos hemos acostumbrado a postergar y postergarnos, a cumplir con los deberes como sí todavía fuéramos alumnas dando pruebas, a no tener el mínimo espacio para organizarnos y solamente funcionar con las demandas externas sin establecer prioridades, todo es importante y por lo tanto todo es urgente, y como estamos cansadas, todo se posterga o se delega, con algún grado de culpabilidad. Es el síntoma de nuestra desconexión con nuestras necesidades profundas, con quien somos ahora y con quien soñábamos ser en ese pasado remoto.

Para parar este ciclo de recriminaciones y excusas ante nosotras mismas, sin entrar en un análisis profundo de autocrítica ante las escasas habilidades de planificación que tenemos con nuestra vida personal, es que opino que para recuperar la conexión con nosotras mismas y lograr establecer algún grado de disfrute sin que todo sea cumplir, proponernos una tarea.

La tarea consiste en un día cualquiera ordenar nuestras fotos, sugiero las que están en papel, no las 5600 fotos del computador y del teléfono que ocupan memoria y jamás revisamos.

Cuando nos enfrentamos a estas imágenes, algo le ocurre a nuestra psiquis, es volver a reconocernos en una historia , quien éramos, que queríamos, que anhelábamos, que tan enamorada estábamos, si, puro pasado, que ahora tal vez necesitemos revivir para volver a retomar el impulso de ser fiel a nosotras mismas, ahí en esas imágenes pueden reaparecer ideas y sugerencias, o simplemente contemplarnos con dulzura, aceptarnos, entender que la vida que tenemos es la que hemos elegido, que también podemos hacer cambios si nos parece adecuado.

No hay recetas, cada persona se conecta de la forma que quiere y puede, pero es un recomendable ejercicio para evaluar si las opciones que hoy estamos tomando han sido decididas con plena conciencia. Es hora de despertarnos un poco y no seguir funcionando en automático.

PD: puede que las bolsas con cosas inútiles permanezcan, pero por lo menos nos aliviaremos de la culpa.

 

1 comentarios

paula

03 de julio de 2013

jaja qué increíble leer esto ahora, el fin de semana lo hice y me dí el trabajo de ver esas miles de fotos que están en el pc y seleccionar las mejores para imprimirlas... ordenarlas.. y contar mi vida en fotos hasta ahora que tengo 21 años... con tanta cosa agobiante en la U olvido mis sueños y mis objetivos de vida.. y esa será un ayudita. Háganlo en serio! completamente recomendable! muy buen blog cariños a todas :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último