07 de 02 de 2013

Mi Amigo Gay: no cierren la puerta!

Las vacaciones de Camilo terminaron y volvió feliz a la capital. Apenas pisó Santiago me llamó: “amigaaa, el éxito de mi vida amorosa hay que celebrarlo, nos vamos de bailongo tonight”. Sin alcanzar ni a responder armamos un grupo entrete y esa noche salimos a bailar.

Exelente grupo, todos animados, buena música…todo parecía perfecto, pero la celebración terminó al más puro estilo Camilo. Sí, saliendo del lugar al que habíamos ido nos vamos acercando al auto y Camilo en broma dice “amiga, te imaginas sonara la alarma que no funciona hace años? Ya no tengo el llaverito para apagarla”. Segundos después abre el auto, su pareja toma la manilla de la puerta, abre y…la orquesta completa. 6 años después su alarma quizo funcionar…a las 5am y sin el llaverito para apagarla.

Lo más chistoso de todo fue que Antonio (nombre ficticio de su pololo) saltó adentro del auto y se encerró. Entre el nervio y el estrés no supo que hacer. Él sólo pensaba en comer algo y quería que nos subiéramos al auto. Cuando se apagó, había que intentar algo, abrimos todos al mismo tiempo y el resto de los pasajeros también nos subimos con la alarma sonando a todo dar.”Cómo la apagamos!!??”, gritaba mi pobre amigo desesperado.

Realmente yo pensé que eso no podía pasar…es más, cuando me tiró lo de la alarma en talla pensé “por qué me dice algo así, si eso no pasa”. Bueno…me equivoqué.

Ahí estábamos, adentro del auto con la alarma encendida, los carabineros nos iban a parar seguro y además seríamos odiados por quienes dormían a esa hora. La cosa era que una vez apagado, el auto volvía a sonar cuando se abría o cerraba una puerta. Estábamos estancados…y apretados.

Eran las 5.45 y nadie se movía dentro del auto, Camilo no lo quería dejar ahí y cualquier movimiento haría sonar la alarma. Hasta que algún iluminado del grupo, Lucas, dijo que probáramos con la puerta abierta. Esperamos que parara, no cerramos la puerta y Camilo encendió el auto. Así partimos, la alarma no sonó, sin embargo, si aceleraba un poco más de 40km/h empezaba un pito…pip piiip piiiip y claramente ese piiiip terminaría en la combinación de sonidos que todos reconocemos en una alarma.

En cada esquina o curva Camilo gritaba “no cierren la puerta!!!”, seguido de un “Lucas sigue dentro del auto?”. Hubo un intento de parada en la casa de Antonio pero a nadie se le permitió bajar del auto.

Tal era el pánico y también la furia de Camilo, que decidió que todos iríamos a su casa porque era “la más cerca” y no se atrevía a parar casa por casa. Cuando llegamos Antonio dormía, pero había que bajarse y cerrar la puerta. Antonio quería comer, otros solo querían bajarse y los pajaritos empezaban a perturbarme con el amanecer. Camilo?…el necesitaba conectarse con el problema y solucionarlo.

Luego de esperarlo…y verlo subir y bajar por herramientas, asumimos que lo había arreglado y el resto cocinaba y conversaba sin problemas, y que fueran las 7 am ya no era un problema. Nos quedamos conversando y rato después….Camilo dice “logre cortar el cable, la alarma ya no suena”…”eeeehhhh!!”, fue nuestra exclamación.

Minutos más tarde, cuando Antonio ya había abandonado la misión, Camilo asume…”corté todo…el auto no prende”. Ataque de risa espontáneo. Risotada masiva, hasta Camilo explotó en carcajadas. Para rematar Lucas gritaba “no cierren la puerta!!!”.

Esa alarma nos llevó a todos a acostarnos a las 8am, Camilo cortó todo lo que pilló, se las dio de mecánico y luego en su frustración asumió la derrota. A final el balance igual fue positivo. Por lo menos trató de arreglar el problema, llegamos a nuestras casas, la alarma ya no suena, pero el auto tampoco funciona.

Pero no importa, lo pasamos bien y es una más de las anécdotas de Camilo. Ahora yo soy la de las vacaciones y espero que al volver el auto encienda.

@solehott

 

4 comentarios

Marisol

11 de febrero de 2013

Muy buena la historia!!!

Michelle

08 de febrero de 2013

Ohhh pobre Camilo, la mayoría de los hombre se las da de mecánico, pero la verdad es que no tienen idea. Pobre de él, ahora tendrá que arreglar el auto completo... Tuve la gran idea de leer la historia en la oficina, muero de la risa. Todos me miran, "qué onda esta mina?" wuajaja :)

angelita

07 de febrero de 2013

Chiquitito jajajaja... pobrecito... que stress con eso!!

eve

07 de febrero de 2013

wuajajajajajajajaja... ke risa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último