10 de 08 de 2012

Cocina ven a mí

Domingo 14:00 horas. Orgullosa, la Cony lleva su plato estrella a la mesa, donde al menos unos 10 comensales esperan ávidos  su exquisita lasaña, hecha a mano… sí señoras, con la masa hecha en casa. Veo la cara feliz de todos al probar el primer bocado y la Cony hincha el pecho, casi más feliz que ellos. En ese instante envidié el entusiasmo y disposición de mi amiga. Yo hacía años que había tirado la esponja en la cocina, no por mala mano, sino creo que decidí que las ollas y yo no teníamos empatía. Y entonces resonaron las palabras de mi sicóloga: “Siendo una persona tan creativa, qué extraño que no te guste cocinar”. Recuerdo haberme encogido de hombros en señal de que efectivamente no había espacio para la cocina en mi vida.

Por esos días llegó una periodista a trabajar conmigo, una chica que era una versión con pollera de Anthony Bourdain. Cada lunes me contaba detalladamente lo que había cocinado junto a su novio el fin de semana. La conversación iba del aceite de oliva a las texturas y sellados de carne sobre el sarten; y entre receta y receta me traspasaba lo bien que lo pasaban y cómo ese amor crecía en medio del aroma de las especias. fue cuando comencé a salir con alguien a quien seducía la buena comida, sabiendo el valioso dato pedí la receta de los filetes al vino tinto y me lancé a cocinar impulsada por el deseo de sorprender a ese sibarita. Aunque lloré picando cebolla, pasé susto con que la carne se me pasara de punto y la ansiedad de no olvidar nada en la mesa, fue como volver a la esencia. Y entonces recordé a la chica que era a los 14, a esa que le gustaba hacer queques y cuanto pastel dulce se le cruzara por delante para la delicia de su familia. ¡Sí! A mí me gustaba cocinar, sin embargo lo había borrado de mi vida hasta ese instante. Si el romance resultó o no me lo guardo, pero la cara de felicidad de ese hombre no la olvidaré jamás.

Ahora, tengo dos hombres más que cocinan conmigo los fines de semana: mis dos hijos que disfrutan cada combinación exótica que se me ocurre y son los mejores ayudantes y jueces. Nuestra vieja cocina se convirtió en uno de los mejores lugares de la casa y donde entre sal, pimienta, merkén y ajo, intentamos ser una familia feliz.

Espero que esta historia las haya  inspirado de verdad y quiero invitarlas para que compartan en este blog cuál es su mejor historia o anécdota en la cocina. Entre los comentarios sortearemos un set de maravillosas ollas Future Ilko (precio ref $100.000) y 2 premios más de sartén wok con tapa y sartén grill! A escribir y cocinar!

>PARA VER los premios ILKO

Si quieres seguirme por Twitter @Paula_Aviles

24 comentarios

Carolina S.

23 de octubre de 2012

La mejor historia en la cocina? las conversaciones con mi madre y las risas de mi abuela. Mi madre falleció pero ahora que vivo con mi pareja hace sólo un mes siempre cuando cocinamos algo rico nos acordamos de esas dos grandes mujeres en mi vida. La última comida que me enseñó a cocinar fueron lentejas y cuando seguí sus indicaciones recuerdo que me quedaron geniales. Ahora siempre trato de recordar sus recetas, pero lo que más recuerdo es que una vez me dijo que en la cocina "hay que ser creativas". Dato aparte: nunca tan creativa como mi hermana, que una vez que le estaba enseñando a cocinar pasta le dije esto y mezcló huevo con salsa de tomates jajajaja, siempre me río de su "salsa roja al huevo"

paola

21 de octubre de 2012

cecilia y rocio creo que el blog era mas serio cuando estaba de editora en jefe Andree :/

cecilia

21 de octubre de 2012

q verguenza!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! q feo q no den respuestas

Rocio

12 de octubre de 2012

mmmm. que lata nunca supimos los resultados del concurso, me habia ilusionado con los productos ilko,,,, buuuuuuu por que???

cecilia

17 de septiembre de 2012

y los resultadoooos?? No es justo que se demoren tanto

Rocio Parraguez

29 de agosto de 2012

Cuando sabremos los resultados del concurso???? Saludines...

Nombre Rocio Parraguez

20 de agosto de 2012

Yo nuevamente, Hoy ingrese a mirar si habían novedades respecto del concurso y me pregunte qué otra historia podía contar respecto de la cocina,,, y me acorde,,, tuve una relación larguísima, muchos años uffff, en las cual por este mismo hecho tratábamos de hacer cosas en conjunto y disfrutar de las pequeñas cosas, esos en que piensas en que el mundo es solo para ustedes y nada más pasa alrededor. Cueeekkk. Recuerdo que era un día muy frio, estábamos en una casa de campo, no entraré en detalles de donde, pero yo cocinaba toda producida una pizza, para mi iba a quedar exquisita, rica,,, con salame, mozzarella, champiñones bien grotesca, para dos con muchísima hambre,,, yo hice la masa, gordita, crujiente. Pero en este hacer, me falto una gran cantidad de harina, y no tenía más harina, ni dónde comprar, así que examiné por ahí y por acá y encontré una bolsita, según yo lo probé, no podía quedar mal, siii!!!!! mmmm!!! Harina, lo incorpore a mi masa y sas!!!!, todo listo relleno, horno,,, mmm rico,,, llego la hora de probar y pueden creer le di de probar a quien estaba conmigo,,, y salió corriendo,,, decía que le ardía la boca,,, yo desconcertada,, que paso???, inspeccione jajajaj y me di cuenta que había hecho mi linda y exquisita masita con bicarbonato,,, que atroz, demasiado,,, menos mal el horno no exploto,,, bueno después de esto las risas,,, y mi llanto, salimos a comer afuera, de viaje 1/45 aprox, mucha hambre y mi vergüenza absoluta…,,, Pero hoy me río mucho y aprendí la lección,,, ¡!!!!LA LECCIÓN FUE DEBI HABERLO ENVENENADO!!!!, NOOOO broma fui demasiado pastel,,, pero bueno,,, nunca más,,,

Daniela Fuentes Cabrera

19 de agosto de 2012

Mi mejor historia en la cocina fue hace años, cuando aún no conocía a mi suegra y fui a su casa a ver mi pololo y la patua le dije yo le voy a cocinar le parece? le pregunte y con cara de duda me contesto con una pregunta y sabe? ya que yo era muy niña tenia solo 13 años y claro que sabía, pero me ponía nerviosa, la tenia encima todo el tiempo mirándome, prepare arroz con pollo al jugo,( quería meterse ella pero no la deje) y si me salio todo bien y me quedo exquisito, no es porque yo lo diga mis suegros y esposo actualmente me lo dijerón y alabaron mi buena mano en la cocina ijjiijijijijijiiiiiiiiiiii pase la primera prueba,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,

susana Schuster

17 de agosto de 2012

Faltaban dos horas para que lleguen todos los invitados a mi casa a festejar el cumpleaños de mi hermano ,,,tenia ya el bizcochuelo en el horno y en la mitad de coccion se cayo literalmente la puerta del horno, puse el palo de amasar para que sostenga la puerta y termine de cocinar el bizcochuelo que se hundia, la cuestion que siempre ocurren cosas en la cocina que son imprevistas y que de alguna manera o con un sexto sentido nos las arreglamos para que todo al final salga bien,,, nadie se entero,,, y le cantamos el cumpleaños feliz ,,,,, soplo las velitas,,,, y todos saborearon la riquisima torta toda decorada. Yo puse todo el amor en esa torta. y siempre con amor las tortas salen bien.

Carolina

17 de agosto de 2012

Mis primeros pasos en la cocina fueron cuando tenía menos de 10 años: con mi nana y mi hermana chica hacíamos galletas. Mi hermana paseaba su pedazo de masa por toda la casa, y al final hacía una gran galleta (medio negra ya) para mi mamá, quien se la comía media obligada pero con cariño jaja. Cuando fuimos creciendo, mi hermana dejó de hacer galletas pero yo seguí intentándolo. Hoy tengo 20 y digo con orgullo que varios platos que se hacen ahora en mi casa los introduje yo. Por estudios, el primer semestre no cociné nada, no tenía tiempo. Este semestre es más relajado, y he vuelto a hacer lo que me gusta: cocinar. Quizás no me queden tan ricas las cosas al primer intento (pucha que me han costado los cupcakes!) ni cocino tan bien como mis amigas, pero es rico dedicar tu tiempo en hacer cosas ricas para compartirlas con tu familia y tus amigos, ver su sonrisa y escuchar su "quiero más!" :)

Valeria

16 de agosto de 2012

Que linda historia... Yo a decir verdad siempre me gustó la cocina, el olor a lo que se está cocinando en el momento, aliños y recetarios... La cocina de la casa de mis padres me encanta, ya que está full equipada y se exactamente donde está cada cosa. El día que me casé lo que le dije a mi mamá fue: "quiero tener una cocina igual a la tuya", yo lo decía por el millar de accesorios que tiene, pero en realidad y pensándolo muy bien lo que realmente quiero es tener en mi casa todos los lindos recuerdos que tengo de mis papás. Hoy por hoy le cocino a mi marido y cuanta visita se pasea por el departamento y no me dediqué a estudiar cocina porque prefiero prepararles ricos platos a las personas que mas quiero.

Camila P

14 de agosto de 2012

Pucha no se que tan buena sea mi historia, pero así sucedió. En general soy buena para cocinar sobre todo si siento que he tenido un día fome, o estoy media deprimida, así que no hace mucho me puse a hacer calzones rotos, como era primera vez q hacia quede con evidencias de harina en mi cara, pelo y ropa. Cuando me llama mi amiga y me dice q estaba por empezar la película para la q habíamos quedado de juntarnos con unos amigos, yo en esa facha y full atrasada!! Nada que hacer me quede en casa disfrutando de mi experimento y la verdad mi amiga se enojo un poquito XD, pero menos mal al rato se le paso.

Sol

14 de agosto de 2012

Debo admitir que he abandonado la cocina, a pesar de que los aromas, las texturas y como el combinar los ingredientes me llama poderosamente la atención, he dejado de lado este placer de cocinar que en algún momento me llamó profundamente la atención. Tengo solo 17 años, pero como me gustaría tomármelo en serio algún día! que rico es la cocina, que rico es cocinar, y que rica es la comida! yuuumi

Vinka

14 de agosto de 2012

Hola, la verdad yo nunca he sido fan de la cocina, nunca me interesó, ni cuando era pequeña. Debe ser por mi hábito de que quede todo perfecto yque cuando cocino ensucio muchas fuentes y cucharas entre dejar todo cortado y picado antes de empezar y la mania de probar con cucharas distintas cada vez. Pero una navidad fue distinto. Inspirada por mi madre, la mejor chef que he probado jamás y sobrepasa cualquier restaurant, y mi hermana, que sacó la buena mano materna y está estudiando cocina, me aventuré a preparar la cena de navidad. Encontré en los recetarios que reparte una cadena conocida de supermercados una receta bien particular, Pavo relleno con Arándanos, y más me sorprendí que venían todas las indicaciones y que no se veía complicada de preparar. Compre todo, me costó mucho encontrar apio en diciembre, y me aventuré por 4 horas y media a preparar esta delicia, con papas salteadas. Las caras de sorpresa fueron por mayor, primero, porque cociné yo, que siempre fui reacia a cocinar, y segundo porque me quedó exquisito, a mi que siempre se que quemaba hasta el agua hervida. Debo decir que fue bastante gratificante ver como les encantó la cena, a tal punto que volveré a repetir la hazaña, pero sólo en ocasiones especiales, pues nos reconciliamos con la cocina, pero nunca tanto.

Su

14 de agosto de 2012

Que increíble, me acorde de todos esos fines de semana donde mi mama y nana cocinabas cosas espectaculares, ahora ya no están conmigo y todas esas recetas, se fueron con ellas....que pena.....pero bueno, la lección fue aprendida y ahora cocino junto a mi papa, que según todas las visitas, es excelente!!! es realmente gratificante ver la cara y como disfrutan tus invitados una buena comida, pasan a ser momentos inolvidables.

Euge

13 de agosto de 2012

Como olvidar cuando recién me casé y no sabía nada de cocina...Poco a poco fui aprendiendo y a la vez agarrandole cariño a la cocina. Me decían...hazlo con amor y vas a ver cuan bien te va a salir todo. Y así fue...con amor, empeño, dedicación fui aprendiendo poco a poco y ahora que ya han pasado muchísimos años (no les voy a decir cuantos...) soy una cocinera alabada por mis seres queridos!!

CAROLINA

13 de agosto de 2012

UUUFF... LA COCINA... PLACER...UN POCO CULPABLE... PERO PLACER AL FIN. GRACIAS AL AMOR POR LA COCINA ES QUE ME TOCA COCINAR PARA EL FAMILIÓN (CERCA DE 40 PERSONAS ENTRE ABUELAS,HERMANAS, PAPAS, PRIMOS Y TIOS) SIN CONTAR TORTAS DE CUMPLEAÑOS Y PICOTEOS VARIOS. PERO QUE RICA SENSACIÓN DE DEJAR A LOS QUE QUIERES FELICES Y COMPARTIENDO NO SOLO COMIDA, TAMBIÉN ANECDOTAS, PENAS Y ALEGRIAS..... MAYOR ES MI FELICIDAD AL VER QUE MI HIJA SIGUE EL MISMO CAMINO, CON SOLO 11 AÑITOS SE ENCIERRA EN LA COCINA A COCINAR SUS PROPIAS CREACIONES..... QUEDÓ RICO MAMÁ???? OVBIO QUE SÍ, SU TERNURA EL MEJOR DE LOS CONDIMENTOS... :)

Laura

13 de agosto de 2012

Soy una persona que nunca se acercaba a la cocina...De hecho cuando entraba, mi mamá me decía: Hija, te presento al refrigerador, refrigerador, te presento a Laura...como chiste...hasta que vi la película "Ratatouille"...Aunque Uds. no lo crean, esa película me cautivó y me motivó a buscar recetas de cocina en libros e internet y empezé a cocinar!! Nadie lo podía creer porque empecé a hacer platos muy ricos y hasta los postres me quedan ahora muy buenos. Descubrí un lado muy creativo dentro de mi y me encanta desde ir a comprar los ingredientes hasta ver las caras de la gente que prueba mis platos. Soy toda una chef casera insentivada por un ratón que nunca olvidaré su frase "Sorpréndeme" como yo he sorprendido a mis seres queridos!!

karen ortiz

11 de agosto de 2012

Hola..tengo 23 años..y la cocina siempre ha sido parte de mi vida. En mi casa somos muy unidos, mi mamá siempre a sido muy buena para cocinar, su especialidad son los platos de fondo, mientras que mi abuela se dedicaba a los postres o pasteles que tanto me encantan jajajaja..Con el tiempo empeze a disfrutar la cocina y a diario busco recetas...creo que sali más a mi abuela ya que siempre prefiero cocinar las cosas dificiles o mas elaboradas (para no despreciar los platos de fondo ajjaja)...ahora es tradicion en mi casaque para cada cumpleaños se realize una torta casera de manjar con nueces!...Asi que como estoy de cumpleaños el 3 0de agosto espero ganar estas ollas para compartir la cocina con estas dos mujeres que tanto amo! Cariños amigas!

Sole Grebe

11 de agosto de 2012

Para mi cocinar es como una terapia, recuerdo hace unos dos años trabajaba de vendedora en un mall y no veia la luz del sol y cuando llegaba a la casa mi mamá y mis hermanos estaban durmiendo, por que había colegio al otro dia. Y me estresaba mucho todo eso y los problemas con la jefa, pero tampoco tenia tiempo de deprimirme o lamentarme, empezé cocinando para mi para llevar almuerzos al trabajo. Inventando cosas me empezé a entretener, después le cocinaba a mi familia muffins y pies de limón y suspiro limeño, y varias cosas, para entregarles cariño cuando no podia verlos. Y en mis dias libres cocinaba con mi hermanita chica, y era super rico por que nos uniamos mas. Ahora cuando llego cansada de la U mi hermanita es la que me espera con sus brownies recien cocinados. Es algo muy lindo <3 , mi forma de expresar cariño.

vale

11 de agosto de 2012

Comencé a cocinar a los 11 años, aprendí de mi abuela que me cuidaba todas las tardes mientras mis papás trabajaban, la primera receta que hice fueron unas galletas que empecé a vender en el colegio, me compraban hasta los profesores fue muy entretenido, nunca he dejado de cocinar, cuando termine mis estudios en la u me gustaría estudiar gastronomía o tomar talleres de cocina para aprender más. Es la mejor forma que tengo para expresarle amor a los que quiero. Me gustaría pasar más tardes con mi abuela, cocinando, conversando y riéndonos, el problema es que está lejos porque vivimos en distintas ciudades :(

Rocio

10 de agosto de 2012

Ufffff, recuerdos gratos de esos aromas exquisitos que habian en nuestra Cocina una mezcla de sabores y ese olor a los dias de campo cuando con mi padre y yo nos quedabamos solos por que todos estaban es sus trabajos, regaloneabamos en el hacer una mezcla y combinaciones extrañas de masas, carnes, nuestros platos eran aveces grotezcos sin fineza, pero con una conversacion de lo humano y lo divino, arreglabamos el mundo y planeabamos mi futuro. Cuando el ya no estaba para poder disfrutar esos momentos tome un rechazo a todo lo involucrara ese recuerdo. Pero poco a poco fui retomando nuestras rutinas y hoy en ese futuro que planeamos juntos puedo decir que amo compartir eso de preparar y deleitar a los que quiero con un buen plato y obvio un buen vino. Hoy vivo sola y mis platos no son tan elaborados pero seguire aprendiendo e inventando en mi pequeña cocina. Un gran abrazo para todas ustedes y animo no es tan malo despues de todo y a disfrutar de la comida sana y saludable. Mmmm me dio hambre adios

Sabrina

10 de agosto de 2012

Soy una master chef en mi cocina o de la que me apropie, todo amateur. Pero gusto tanto que todas las semanas debo ir a cocinarle a algún amigo.

Sol

10 de agosto de 2012

Yo debo reconocer que siempre me gustó cocinar....tanto era mi interés, que decidí estudiar y elegí convertirme en cocinera como opción de vida. Sin embargo, aunque por diversos motivos actualmente me dedique a otra cosa, el hecho de saber cocinar se ha transformado en mi aliado a la hora de comer rico y saludable a la vez, me ha permitido compartir con amigos y familia contemplando sus caras felices y sorprendidas. Ellos (mis comensales) y yo hemos aprendido que cocinar no es sólo un acto de sobrevivencia, sino también un acto de amor y una cuota de felicidad que entregamos a quienes más queremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último