Sello K: “Amé como piscineé”

Bookmark and Share

A todos nos pasó cuando niños. Los rayos del sol comenzaban a calentar el ambiente y la pregunta era cuándo inaugurar la temporada de piscina. Muchas veces nos poníamos traje de baño y ahí estábamos, frente al agua decidiendo si saltar o no. Algunos probábamos la temperatura metiendo un dedo y decidíamos que aún estaba gélida, otros saltaban con algo de aprensión, mientras los más valientes tomaban vuelo y bombita era la elección. Ya adentro podíamos decidir si haber inaugurado la temporada de piscina fue lo correcto o no. Salir corriendo, aguantar un poquito el frío o nadar a destajo eran las opciones.

Esos mismos niños y niñas, hoy, toman la misma decisión. Pero en torno al amor. Porque cuando conocemos a alguien, y esas cosquillas y esas hormonas y esas inquietudes aparecen, bueno, hay que decidir si la temporada de una relación ha llegado. Hay algunos que prefieren dar la media vuelta y “no meterse en problemas”.

Sí, cuando el corazón late trae consigo beneficios, pero también muchas ajetreos. Aquellos pragmáticos tienen la idea consumada que los sentimientos traen líos, y esos líos complicaciones, y esas complicaciones un desagradable sentimiento de incomodidad, porque la sola idea de entregarse a otra u a otro no es parte del mapa de vida.

Son los niños que encontraron siempre al agua muy fría y sólo cuando todos sus amigos estaban jugando en el agua y cuando el sol hacía hervir los termómetros, bueno, decidían bañarse. Son los que hoy se casan últimos y que lo hacen porque su círculo social ya cambió de etapa y… bueno, hay que seguirlos.

Las niñas y los niños que metían su dedillo para probar cómo estaba el agua, a pesar de ser tal vez los más inteligentes, son los que menos disfrutaban. Son esos que tienen que llegar al límite entre relación formal e informal, que nunca pueden contestar el “¿qué somos?”, porque si la piscina se pone fría, bueno, no hay costos altos que pagar si se salen de ella. Y si la temperatura está adecuada, entran de a poco para acostumbrarse. Son esas y esos cuadrados que piensan que las relaciones deben ser siempre cómodas, cobijadoras y gratificantes. Que nunca debieran tener sobresaltos ni exabruptos, como esas mujeres u hombres que en el sexo no se ríen, sólo copulan.

Pero al final de la fila está ese niño y esa niña que mientras el grupo de pre púberes decidían si entrar o no a la piscina ellos gritaban ¡cuidado! Y se abrían espacio entre la multitud y con ganas rompían la tranquilidad del agua. Qué importaba si estaba fría, qué importaba si los labios se ponían morados y articular una palabra era imposible por los tiritones del cuerpo. Son esos momentos los que nos hacen recordar cuán divertido era “piscinear”. Lo mismo nos va a pasar cuando seamos viejos. ¿Fuiste de aquellos adultos que te enamoraste sin dudar, o aquellos que se dieron media vuelta por miedo o perdiste un amor por “probarla”?.

Todo tiempo pasado fue mejor, así que cuando seas viejita o viejito asegúrate de poder decir “amé como piscineé”.

Puedes seguirme en Twitter @BrankoKarlezi

Bookmark and Share

15 Comentarios en “Sello K: “Amé como piscineé””

  1. me convenciste me tiro a la piscina
    y si el agua esta muy helada
    al menos tendre algo que recordar…

  2. Me encantó¡¡¡….Quizás por que soy de las que se tirá a la piscina, sin importar la temperatura del agua ni la profundidad de la piscina¡¡..jajajaa…Reconozco que me he ahogado varias veces :(, Pero como tú dices, cuando sea viejita, me reiré sola con todas las historias que he almacenado en mi cabeza¡¡¡.. ;)

  3. Lo amé!!
    la verdad siempre he tenido dudas… pero últimamente no he dudo a la hora de hacer algo! de verdad me sirvió muchisimo :) muchas gracias!
    y todo tiempo pasado siempre fue mejor…. me encana esa frase :D

  4. a veces no hay que pensarla tanto, solo tirarse.
    solo hay que ver que la piscina este con agua o el golpe puede ser fuerte!

  5. Me encanto la analogía !!! Creo que soy de las que se metía con cuidado a la piscina,porque le daban miedo los piqueros y que cuando se atrevía a tirarse un piquero le salia un guataso jajajaja…..en fin creo que hoy soy igual en el tema del amor y en todo lo que hago.

    Un abrazo :)

  6. Listo, me tiro a la piscina! Gracias Branko, era lo que necesitaba leer para atreverme a hacerlo.

  7. Branko, Branko… No acostumbro a dejar comentarios, a pesar de que soy fiel seguidora de taconearas, pero tengo que decírtelo… Eres total!!! Me encanta esa capacidad que tienes de “metaforizar” todo, de hacer este tipo de comparaciones de una situación común a lo que pasa en tu interior… Siempre me dejas pensando… Te felicito!! Sigue así!!!

  8. tengo 36 y a los 29 encontre “la piscina que siempre busque, con la temperatura adecuada” y no me arrepiento de haber mirado a lo lejos muuuchas piscinas, rios y mares… hay personas que prueban muchas aguas solo por ser parte de…. y no lo disfrutan… uno mejor que nadie sabe los grados en que el agua debe estar…

  9. jajaja jamás se me habria ocurrido hacer esa analogía entre el amor y las piscinas, pero esta buenisima…

    Saludos

  10. BRANKO
    EXCELENTE LA NOTA ME ENCANTO LA ANALOGÍA
    UN BESO
    GUAPO

    PD: PASERE EL INVIERNO TIRANDOME BOMBITAS.

  11. Muy buena comparación…
    Yo tengo la siguiente frase de vida: “al final del día es preferible decir ‘lo intenté y me di cuenta que no era o que no servía’, a decir, ‘nunca me atreví y nunca supe siquiera si era para mí’ ”
    Esto lo aplico en muchas decisiones de mi vida, no solo en el amor.
    Un abrazo grande!

  12. Yo he tenido dos amores.
    El primero, me meti a la piscina con miedo, porque la verdad es que estaba insegura y era el primero. creo yo…
    Pero en el segundo, me tiré con todo, hice cosas que jamás pensé que haría y viví momentos espléndidos y hermosos… los recuerdo siempre… porque me tiré a la piscina de bombazo (al menos es lo que yo siento)…
    Muy buena la comparacion y me encanto el post!!!
    Saludos para todos

    @pameliry

  13. MARAVILLOSA, lamentablemente soy la niña que toca el agua mil veces antes de saltar a la piscina, sobre todo en el amor, soy lo mas cobarde que existe, pero gracias me ayudó a replantear mi conducta y a tratar de mejorar para ver si en el salto a la piscina encuentro al amor de mi vida, si es que existe eso.-

    Gracias.-

  14. grande brankoo!!! siempre que leo tus articulos los encuentro muy buenos y la verdad es que sempre te encuentro la razon eres un sabio!! ademas siempre me dejas pensando con tus ideas.

  15. Branko, no quiero ser latera, pero me impresiona y me llama mucho la atención como manejas el tema de metaforizar todo, es que JAMÁS se me habría ocurrido compararlo así, como tú. De hecho, creo que he sido muy cobarde con el tema.. Ahora, no sé por qué (quizas el cambio, en la universidad) me he hecho más segura y me lanzo a la piscina (siempre asegurandome que tenga agua, obvio) asi sin más, no me he arrepentido. Bueno sí, pero lo tomo como experiencia. Creo que a veces no hay que pensar mucho las cosas, solo actuar..
    Quizás, un día me lance una piscina de aguas cristalinas y me quede ahí por siempre.

    Un abrazo, te sigo en twitter!

Deja tu comentario!

Cerrar ventana

Suscríbete a Cosmopolitan por mail!

Ingresa tu correo a continuación, y recibirás diariamente un resumen de todo lo nuevo que hayamos publicado en nuestro blog.