04 de 04 de 2012

El rincón de la novia: La Roca

Chicas le damos la bienvenida a Carolina con El rincón de la novia, donde nos irá contando paso a paso y detalle a detalle desde “la roca” hasta el gran día del matrimonio soñado. Cosas de novia, las dudas, los nervios, los preparativos, el vestido! y mucho más. Aquí les dejamos su primera columna.

A que mujer no se le ha pasado por la cabeza cómo será el día en que su pololo le pida matrimonio, interrogantes como ¿dónde?, ¿cómo lo hará? o ¿en qué momento?, son una serie de preguntas que más de alguna vez se nos han venido a la mente.

Yo por mi parte, varias veces me lo pregunté y no porque anduviera con el vestido de novia en la cartera, (varios me molestaban con eso) sino más bien porque la mayoría de los que conozco se casaban!!!, entonces a cada fiesta o carrete que llegaba tenía que escuchar cómo le pidió matrimonio Pepito a Juanita y claramente, tras oír unas 15 pedidas de matrimonio, era imposible no pensar en cómo sería la mía.

Confieso que nunca imaginé algo fuera de lo común, más bien mi posible escenario siempre fue algo sencillo, lindo, pero por sobre todo romántico…

Era 25 de diciembre… Navidad. Me levanté muy temprano porque mi pololo me pasaría a buscar para pasar el día juntos y hacer nuestro intercambio de regalos. Cuando lo vi, lo primero que hice fue pasarle el regalito que había comprado para él, pero sorpresa!!!, no recibí nada a cambio… en ese momento no le di mayor importancia y como pasaríamos todo el día juntos era como lógico que después me entregaría alguna cosita.

A medida que el día avanzó, olvidé el asunto del regalo, pero de un momento a otro lo recordé y pensé que no habría nada. Me molesté un poco, porque puchaaaa no se trata de ser interesada, pero es como obvio que para estas fechas tu pololo piense en ti y te regalonee con alguna cosita por más insignificante que sea… así que le hice la pregunta toda patuda: ¿amor, de verdad no me tienes un regalito?

Me miró serio y me dijo: “Sorry amorcito pero no tuve tiempo para comprarte algo” y agregó “pero hace tiempo quieres ir a las dunas así que ese será tu regalo”. Era verdad, yo vivo en Viña y hace tiempo, le había pedido ir a las dunas para ver la puesta de sol, pero noooo, ¿Cómo ese iba a ser mi regalo de Navidad?! En ese momento me puse idiota y pensé que más que algo material me dolía el hecho de que él no hubiera pensado en mí, esos detalles que para los hombres pueden ser tonteras, pero que para nosotras son los DETALLES que pueden cambiar absolutamente todo.

En fin, me subí al auto y partimos camino a las dunas. En el trayecto conversamos varias cosas, pero sí, lo reconozco, estaba enojada.  Me llamaba la atención que él estuviera tan tranquilo y no se diera cuenta. Me preguntaba: ¿amor qué te pasa?, ¿estás enojadita?…“no me pasa nada amor, nada”…

Llegamos al lugar y comencé con una serie de excusas para no subir, mi pololo hizo lo que pudo para convencer a la cabra chica en la cual me convertí por esos momentos, pero yo siempre en mi postura de taimada me mantuve firme hasta el final.

Entonces, como no hubo nada más que hacer, decidimos regresar a mi casa. En el camino me di cuenta de que manejaba triste y también de que había sido súper pesada. Entonces, le propuse volver a las dichosas dunas, pero él orgulloso y molesto con justa razón me contestó: “Noooo, nunca más volveremos a las dunas”,  traté de decirle unas cuentas cosas más, pero el ambiente no era el mejor.

Después de unos minutos y a medida que nos acercábamos a mi casa, logré sacarle una sonrisa, así que comenzamos a bromear. El asunto estaba zanjado, no había regalo y ya me daba lo mismo, al igual que mi detalle, lo importante era que estábamos juntos.

Al llegar al estacionamiento me pidió que guardará sus lentes de sol y al hacerlo encontré un regalito… comprenderán que me sentí podrida, la mujer más mala del mundo porque a pesar de que ya lo habíamos conversado, había hecho un absurdo show por nada, pero mi impresión fue mayor ya que a medida que iba sacando los papeles en el cual estaba envuelto, “mi algo”, se hacia más y más pequeño, hasta que él me lo quitó de las manos, me miró emocionado y al momento de abrir la caja me dijo: “¿te quieres casar conmigo?”.

Ahí estaba él, frente a mis ojos, y el momento que había imaginado tantas veces había sucedido. Estaba emocionada e impresionada, pero también pensaba en lo tonta que había sido al arruinar la pedida de matrimonio que él había preparado para mí, todo por mi famoso detalle! Pero en fin, ahora me queda claro que a veces estas pequeñitas cosas que queremos recibir por parte de nuestros pololos o maridos no son tan importantes y que si bien mi pedida de matrimonio no fue tan romántica como lo había pensado, para mí siempre será la más linda y hermosa porque fue la manera en que el hombre que amo me pidió matrimonio.

-¡¡¡¡Sí acepto!!!!

Y…… ¿Cómo fue la tuya?

17 comentarios

Pia

11 de abril de 2012

Carolina tu historia nos sirve para darnos cuenta que nosotras (mujeres) somos unas idiotas hormonales jajaj reaccionamos tan mal a veces y no vemos lo que nuestros hombres (en mi caso pololo aún) quieren o desean hacer...me ha pasado que he arruinado situaciones no tan hermosa y especial como la tuya claramente, pero con tu comentario queda claro que tenemos que ser más racionales que sentimentales en algunas oportunidades, no es fácil me cuesta pero vale la pena intentarlo...un abrazo a todas!

Solange

09 de abril de 2012

Me sentí super identificada con tu historia, igual de cabra chica yo estaba super taimada, me llevo a comer sushi todo lindo...y yo toda enojada... después caminamos por la costanera para tomar un colectivo y él no me hablaba, solo miraba el suelo y no me decía nada...cuando llegamos al paradero me tomo de la mano y me llevo a la orilla del mar... comenzó a decirme lo mucho que me amaba y no le salían las palabras yo estaba para dentro no sabia que hacer... y sha shan!! saca de su bolsillo una cajita, el pobre tiritaba, se arrodillo y me pregunta si quería casarme con él... Llorando le dije que si, pero me sentía con cargo de consciencia porque también le había echado a perder su sorpresa con mis mañas... Así que ahora estamos de novios preparando todo para el próximo verano si Dios quiere... saludos y bienvenida!!!

Verónica

07 de abril de 2012

Hola, me gustó tu historia, yo igual me hubiera taimado..pero son detalles. Mi marido me pidió matrimonio un 25/12/2009, días antes ordenaba su espacio del clóset y se enojó me dijo que no le revisara sus cosas, yo mañosa le dije que no estaba ni ahí con sus cosas. Ese día en la mañana estábamos regaloneando, fue al baño y de vuelta me abrazó y colocó delante de mis ojos una cajita verde, y me pidió matrimonio, fue un día muy dulce, me sentía en las nubes, el 2010 nos casamos. Buena suerte con tus planes y felicidades¡¡¡

Cynthia

07 de abril de 2012

Qué lindo momento, un hermoso recuerdo para cualquiera. Mi pedida de mano fue muy sencilla, pero para una enamorada igualmente es muy especial. Mi novio es brasileño así que estaba de vacaciones con él en su país y un día fuimos a la playa, era un día muy lindo y agradable. Desde la playa veíamos el Pan de Azúcar y el Cristo Redentor. Nos estábamos bañando cuando me toma en brazos y me dice "frente a este paisaje tan bonito y frente al Cristo (ambos somos católicos), ¿quieres casarte conmigo?"... yo lo abracé fuerte y le dije que sí. Ahora estoy feliz, disfrutando mi noviazgo...

Tere

05 de abril de 2012

Ohhhh que lindo momento! jajaj yo, como tu en ese relato, imagino siempre mi pedida me mano, jajaj pero no queda mas que esperar el momento.

eVe

05 de abril de 2012

Muy linda tu historia, y también debe ser para cada una de las que le han pedido matrimonio... lo que es Yo, ni me imagino ese momento ni quiero que ocurra, porque desde pequeña nunca he querido casarme y si alguna ves llegara a ocurrir sera un mero tramite, no me agradan estas ceremonias (algo muy personal) ¡¡¡ todas somos diferentes!!!

DanyO

04 de abril de 2012

A mi me pidieron matrimonio la pasada navidad... mi novio me dejo mi "regalo" bajo el árbol de navidad ... mis hermanas ( malvadas) lo dejaron para el final. Dentro de un monedero estaba la caja.. con mi anillo perfecto Todos gritaban alrededor gritando "nos casamos, nos casamos...." Ahora estamos en medio de todos los preparativos para el "Gran Día"...

Constanza

04 de abril de 2012

Muy linda tu historia. Al igual que otras chicas que han comentado opino que fuiste muy cabra chica, pero al final las cosas salieron tan bien que son "detalles". jaja Saludos y éxito!

paula

04 de abril de 2012

ah bueno y en las manos llevaba la roca!!!!!

paula

04 de abril de 2012

que buena!!! en mi caso, mi marido a fines del 2010 preparó una cena muy rica y estaba medio raro, yo le preguntaba que le pasaba y me decia que nada, pero sonreia de una manera distinta. A todo esto, días a trás con unas amigas hablando acerca de este momento y del matrimonio y yo les decia que para nosotros no era tema, porque llevabamos un par de años viviendo juntos... y wuua mi sorpresa fue enorme, cuando después de la cena, estabamos en el sofa y de pronto él fue al dormitorio y venía por el pasillo con algo en las manos atrás de su espalda y se acercó muy romántico, se inclinó y me pregunto si quería casarme con él... yo estaba muy emocionada y o sabía si reir o llorar, obvio la respuesta fue un rotundo sí y ahora llevamos un año y cuatro meses casados y muy felices!!!!!!

Karina

04 de abril de 2012

ah! a proposito... soy soprano y canto en matrimonios :D

Karina

04 de abril de 2012

snif!!! Que bruja galla!! en too caso yo hubiera reaccionado igual!! y me hubiera sentido horriblemente mal después... (suele suceder :P) muy linda la historia... me emociono... me senti como identificada...

Valeria

04 de abril de 2012

Que lindo!!! La pedida de mano fue algo bien tierno a decir verdad... Para el 14 de febrero del año pasado mi pololo (marido ahora), me pidió que hiciera reserva en un restaurante en Patio Bellavista, Le Fournil Bistrot. Eso fue el día previo, pero el mismo día mas temprano, me llego una tarjeta muy emotiva recordando los 5 años de pololeo y con final inconcluso. Ya llegada, la hora me pasa a buscar a mi casa y no estaba lista. El estaba vestido semi formal (para mi sorpresa) así que me fue fácil buscar un lindo atuendo. Llegamos al local, pedimos el especial de ese día y nos sirvieron champagne... La cena fue increíble y duro varias horitas. Después de charlar del mundo y de la vida se puso muy serio, me toma la mano y me dice: "mi amor, hoy por hoy no tengo un anillo en la mano pero de igual forma te quiero preguntar si te quieres casar conmigo? si me dices que si, seré el hombre mas feliz del mundo..." Que podía responder yo? LÓGICO SI!!!! ultra emocionada. Fue una noche mágica que nunca olvidaré. A los días luego de todo eso, fuimos a Casa Barros y compramos nuestras argollas.

Carolina

04 de abril de 2012

Polita: Me parace muy bien que hayas tomado la iniciativa aunque fuera sólo un pensamiento que sentiste ese día para algo a futuro. Hay ocasiones en que las mujeres debemos dar un empujoncito a los hombres. Cariños para ti y felicidades por tus 6 meses de casados. Graciasss Kiara, cariños.

Kiara

04 de abril de 2012

Yo no tengo ni pololo jajajaj , pero me emocionó tu historia, lo juro! Me encantó tu artículo, de lo más romántico que hay. Y bueno, hay que reconocer que le arruinaste todo "el momento" a tu pololo, pero lo mejor, es que resultó todo perfecto! Bienvenida Cosmo girl!! Cariños :)

Polita

04 de abril de 2012

Ay te juro que me emocioné al leer tu columna, me imagine todo lo que sentiste ya que más de alguna vez he reaccionado igual. Cómo me pidieron matrimonio???.... creo que yo lo pedí!. Fue un viernes santo, el día jueves salimos entonces el día viernes no quería nada... mi pololo en ese entonces me dijo tu quedate acostadita yo te regaloneo. Comenzó con un desayuno, y para mi sorpresa el pan de molde estaba sin corteza.... tal como me gusta!!!. Un almuerzo espectacular y preparado por el. Luego de un sin fin de detalles durante el día, pensaba.... me conoce tan bien, se preocupa de cada detalle y lo amo más que nada. Fue en el momento en que nos disponiamos a dormir una siesta cuando le dije "Casémonos" , me miro y me dijo "sí, casémonos!!" .... pero me dijo hagámos las cosas bien... me paro y se arrodillo y me dijo "quieres casarte conmigo?"... si!!! contesté. No sé como.... empezamos a llamar a mi mamá, a su mamá , a los amigos..... una locura!!!. Nunca pensé que comenzaría a preparar mi matrimonio!.... cuando dije casémonos lo dije pensando en que en algún momento ocurriera, pero no 6 meses después!!!!. Sí, el 1 de octubre del 2011 nos casamos, fue todo tal como lo soñe...acabamos de cumplir 6 meses casados y soy inmensamente feliz!!!. Esa es mi historia.... :) Saludos!

Andrea

04 de abril de 2012

Me encantó toda tu historia !!! ... divertida y a la vez muy lindaaaaa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último