09 de 02 de 2012

Mi amigo gay: ¿corramos juntos?

Hace unos día me llama Camilo, le gusta el azul, odia los gatos y es gay, se los dejo en claro para que no se enamoren, porque es un bacán. Es uno de mis mejores amigos y de las personas más directas, y aperradas que conozco. Bueno, me dice “Sol, necesito hacer ejercicio ya mismo”. Luego de un ataque de risa, porque no puede ser más flaco y sé que me abandonará al segundo día, le dije que sí. Si me necesita y está motivado, yo feliz.

Primero quiero dejar clarísimo dos cosas, Camilo está al tanto de esta columna y encuentra total que les cuente nuestras aventuras juntos.

Camino al parque Camilo ya iba agotado y echándose bloqueador hasta en los pies. Según él su estado físico era peor que el del Negro Piñera a las 8 de la mañana y su outfit deportivo era ultra perno. “Camilo, cuando trotas la gente no te mira la ropa”. Me puso cara de pocos amigos y me aclaró que siempre hay que estar bien vestido y que trotar no era la excepción. “Trotando, piernas al aire, músculo marcado y escuchando música…si tú no encuentras eso sexy estás perdida amiga mía”. Una más de las frases de Camilo que debo recordar. Hasta ese momento no lo había pensado, y ahora me preocupaba que la polera vieja que tenía puesta se viera mal…jajaja.

Empezamos a trotar, le dije que fuera a su ritmo y lo más importante…sin hablar. Imposible. No les miento, 15 segundos corriendo y empezó, 5 minutos más tarde Camilo moría en el pasto con una puntada, presión alta y no se cuánta cosa más se le ocurrió. Le dije que era normal, hicimos unos ejercicios para que se le pasara y seguimos. Me dijo que me adelantara. Di un par de vueltas sola y lo perdí.

De repente vi a un tipo arrancando, literalmente, de un Golden. Camilo. El perro pensó que estaba jugando, y el otro cachando cero corría despavorido. Me vio y corrió hacia mí. Me puso de escudo y se imaginarán el resto. Con mi estatura de enanito de Blancanieves, bastó un salto para que mi próxima panorámica fuera el cielo y la cara de Camilo diciendo “¿Estás bien amiga, qué onda ese perro? Nos vamos de acá ahora”.

Media hora y éramos un desastre. Sudados, sucios y traumados por el “ataque canino”. Pero no me iba a rendir. Lo obligué a seguir trotando, la peor decisión. 10 minutos y figuraba apoyado en mi espalda acusándome de explotación fitness. Me agarró la neura, me sentía como en la película Todo un parto, todo nos salía mal. ¿Y de vernos sexies? NADA.

A Camilo le dolía todo. Estábamos derrotados. Decidimos ir por un café. Ahí estábamos con look de haber trotado, pero nadie sabría jamás que duramos menos que un candy, y luego de una larga conversación sobre status amorosos inconclusos, extraños y sin actualización, Camilo comenzó a sentir que una zapatilla le apretaba. ¿Resultado?

Una hora y una radiografía más tarde…esguince de tobillo. Así terminó la incursión de Camilo en el mundo running. Averiado y con licencia. Pero si tuvimos un final feliz, me llamó al día siguiente  y me dijo “amiga, ahora tengo la excusa perfecta para no hacer deporte…me lesioné trotando, sueno como todo un runner”.

 

@solehott

10 comentarios

Dani

13 de junio de 2012

demasiado gracioso! Ya se que se publico hace rato, pero las lei todas y esta quedo para el final... y me has hecho reir hasta saltar lagrimas! Me encanto la perso de tu amigo y tu forma de pensar es muy divertida. Asi q ojala q suban mas columnas pronto!!! :)

frank

17 de febrero de 2012

jajajajaja fue muy divertido leer su anecdota

Naty

15 de febrero de 2012

Jajajajajaja muy buena la columna ya me lo imaginaba corriendo y me reia.... en todo caso yo soy igual de floja tengo la partida del caballo ingles como le llaman un dia con mis amigas salimos a trotar cuento corto fui un fraude ellas me llevaban una cuadra de distiancia y yo caminando toda floja pero me diverti mucho

Ange

12 de febrero de 2012

oajoajoaojoj !!!! bellos ambos!!! me encantó!!!

Lis Órellana

11 de febrero de 2012

jajajaj, me encanto, muy chistos, yo me siento totalmente identificada con Camilo, soy pesima deportista, nada de nada, una vez me invitaron a trotar y dure como 5 minutos, desde ese dia todos trotan y yo en bicicleta.

SOLEDAD

10 de febrero de 2012

Muy buena!! jajaja

Coni

10 de febrero de 2012

Me reí demasiado!!!! muy buena historia!!!!

karla

09 de febrero de 2012

yo iwal tengo un amigo gay y es el mejor amigo qpudiera tener , al contrario de esta columna soy yo la mala para el deporte y q siempre se lesiona jajajaaj el es mas deportista , cuando vamos a correr por la manzana el da dops vueltas y yo recien por la mitad de una jajajajaj pero lo adoro aunque me deje atras me moleste y no pueda entender cuando es disimuladamente ¬¬ y ademas de sapo me salio jajaja excelente columna me rei muchisimo ademas de recordar mis anecdotas con mi amigo y recordarme q lo tengo q llamar o me mata jajajajajaj

erica

09 de febrero de 2012

jajaja yo tengo 2 amigos gay y uno en especial es asi siempre top pero cero atleta no te camina mas de 10 cuadras........... solo shoping o peatonales a lo sumo te esta parado pero en los boliches sino olvidate pero son tan graciosos......

aracelli

09 de febrero de 2012

Muy buena la columna ....me rei mucho ...la primera vez y lleno de anecdotas ,no me identifico con los personajes ya que soy buena trotando aunque me me sienta cansada sigo igual y las lesiones no las pesco salvo que sean frecuentes jajajaja, en todo caso prefiero salir sola para andar a mi ritmo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último