28 de 01 de 2012

Sello K: virgen de decisiones

Siempre le quité el poto a la jeringa. A pesar de que era ineludible tener que tomar ciertas decisiones, algunas difíciles como echarle más cola cao a la leche o no, y otras más fáciles, como quedarme 5 minutos más en la cama, nunca quise decidir por algo que me cambiaría la vida si seguía ese camino. Siempre sentí que lo mejor era que la vida fluyera como un río.

Si la corriente me tiraba para la derecha, por ahí iba. Si era para la izquierda, bueno, quién era yo para decidir que no. Pero lo cierto es que se llega a un punto donde el río arma un pozón y si no tomas la decisión de optar por uno de los caminos hay 3 opciones: te estancas por siempre, te agarra el agua que viene detrás tuyo, o de cansancio, te ahogas.

A mis 30 años creo que tomé, por primera vez, una opción que sin duda cambiará mi vida – en este caso laboral – y que en otra dimensión hay un clon mío que tomó la otra.

Pero la opción en si no es lo más importante, sino que algunos de nosotros somos – éramos en mi caso – vírgenes de decisiones. Yo perdí la mía hace algunas semanas, y saben qué? Me siento grande. Adulto. Si me equivoqué no importa, porque la sensación de arrepentimiento es en el momento, cuando uno sigue avanzando por el río no te recuerdas de la bifurcación sino que re concentras en los nuevos obstáculos.

Es liberador y a la vez enriquecedor. Es hora de perder la virginidad, virgenes didutativos o no?

9 comentarios

lorena

02 de febrero de 2012

Consue ....!!! No creo que te arrepientas, la decisión que tomaste la hiciste con el corazón y queriendo a la personas que estaba a tu lado, duele tomar la decisión pero mañana miraras atrás y dirás, lo quise y que bien por él que sea feliz, tu finalmente te liberaras y encontras a alguien que esté dispuesto. Suerte.

Consue

30 de enero de 2012

y cuando se trata de terminar una relación? Una en donde eres tu misma, la pasas increible, te ries, y el.. admirable, tierno, sexy pero no esta listo para comprometerse por una tranca con la ex de 7 años? Decidí con la pena de mi corazón dejarlo, no esperarlo y liberarme.... uff solo espero que sea para mejor!

Virginia

30 de enero de 2012

Soy convencida de que no hay que arrepentirse de las desiciones si no hay que es más difícil pensar en lo que no hiciste. Me encantó la columna, creo que las opciones que uno toma en la vida nunca son malas simplemente son, siempre hay un gran aprendizaje que te va dando una lección y te va dando madurez.

Cristina

29 de enero de 2012

yo me encuentro justamente en un momento de decisiones donde deberia elegir si seguir en mi carrera o congelar y tomarme un tiempo para pensar si es esto lo que realmente quiero hacer. Yo no tuve tiempo para pensar, fue todo tan rapido, PSU, postulaciones, becas creditos, etc, al final estoy encalillada con un monton de plata por dejar "la vida fluir", hay que tener mucho cuidado por que en este sistema economico cuando uno es demasiado dejado te arrastran hacia las deudas y los trabajos que nadie que esté mas despierto haria. Generalmente te toca lo peor, por eso hay que tomar decisiones, para no dejarse arrastrar por la convenciencia de otras personas o instituciones que te ven como "desocupado o inutil" y te hacen hacer cosas que no quieres porque no tuviste la voluntad de decir que NO y armar tu propio camino.

Camila

29 de enero de 2012

Perdí la mía en 2010 cuando decidí dejar en tercer año de Fonoaudiología en Talca mi carrera, para venirme a Santiago y encontrar relamente lo que quería en mi vida y disfrutar cada momento de ella...No me arrepiento porque descubrí que soy capaz de hacer muchas cosas y ser más independiente, puedo decir hoy que soy en cada segundo la mujer más feliz! Gracias Branko por escribir cosas que vale la pena leer! TE ADMIRO MUCHO! espero que no dejes este blog...

MagnaGora

28 de enero de 2012

Uff!!! y qué difícil que es perder esta virginidad... A mí me ha tomado varios años... y aún me cuesta... quizás, porque también he creído (a veces aún creo) en aquella premisa de que "hay que deslizarse como una hoja por el río de la vida"... Te leo y me reconozco en esa sensación de "sentirse maduro", es un sentir satisfactorio, que si uno conociera, previo a la decisión, seguramente, la toma de éstas sería mucho más fácil, porque sin duda, el temor (a cagarla, a que sea el "camino equivocado, a arrepentirse), es paralizante saludos!!

Nayadeht

28 de enero de 2012

La mia la tome a los 19, cuando decidi tomar mi puntaje PSU e ir a estudiar lo mas lejos posible del "pueblo" donde vivia; no me arrepiento, me ayudo a madurar, por que muchas veces no tenia para el arriendo, o para los apuntes o las becas no llegaban o en los días de lluvia en concepción extañaba a mi madre, pero aprendi a tomar la vida por los cuernos y samorrearla cada vez que queria jugar en mi contra......

Denisse

28 de enero de 2012

Yo siempre digo, la decisión puede ser buena o mala (depende se mire) pero siempre nos lleva a nuevos caminos que a la larga son mejores.

danita

28 de enero de 2012

Extraño verte en las mañanas del Bienvenidos...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último