29 de 04 de 2011

Deslúmbrate con la boda

En Twitter he podido leer que la atracción femenina por la Boda Real está dividida. Hay mujeres que lo consideran una real estupidez y otras, como yo, que sienten que es un evento imperdible.
Mis razones para estar hoy pegada a un televisor son varias: me eduqué en el colegio británico St Margaret’s de Viña del Mar, donde desde niña The Royal Family era un símbolo de respeto absoluto. El retrato de la reina, el Príncipe Felipe y sus hijos cuando niños, me perseguían de manera constante y el himno de Inglaterra siempre se cantaba seguido al de Chile, no había diferencia. Recuerdo que en la biblioteca del colegio antiguo no sólo estaba la famosa Miss Acuña muy bien peinada y sentada, sino que un retrato gigante de esta gente británica fascinante, que en mí ejercían una atracción poco común.

Fuí creciendo y mi encanto por la moda, el buen gusto y todo lo que tuviera aires de glamour, los concentré en Diana. Le seguí los pasos de los paparazzi, que finalmente la derribaron y pasaba largos minutos contemplando sus fotografías de sonrisa sincera en las revista de papel couché, donde añoraba trabajar algún día. Diana me mostró quiénes eran los grandes diseñadores de la época, me hizo averiguar los tipos de joyas que llevaba y porqué eran esas y no otras las escogidas y soñé, hasta que falleció, con conocerla.
El 31 de agosto de 1997, día que Diana expiró, lo recuerdo con una exactitud alarmante. Veníamos de regreso con Daniela Germain, una compañera de colegio, de una discotheque cerca de mi parcela y nos detuvimos en un semáforo de Villa Alemana. Miré hacia un kiosco de la esquina y el titular del diario La Estrella de Valparaíso anunciaba la muerte de Lady Di. Me dio tanta pero tanta pena, que me costaba procesar tanto pesar, si no era un familiar cercano. A los días y corriendo el riesgo de que mucha gente se riera de mí, le armé en mi casa un pequeño altar con su foto más alucinante, una que había tomado hace sólo un mes para Vanity Fair su fotógrafo favorito, el peruano Mario Testino, mismo elegido por Kate y William para inmortalizarlos el día de su compromiso. Le prendí velitas y le agradecí haberme mostrado el complejo mundo del buen gusto. Nunca la olvidaré. Jamás se irá de mi mente cuando Elton John le cantó en la abadía el día de su funeral, Harry y William caminaban detrás del féretro, la cartita que le dejaron sus hijos sobre su ataúd que decía “Mummy“, Charles y su arrepentimiento profundo por haber conducido a alguien a la miseria en vida y los rostros inertes, como siempre, de la Reina y Camila Parker Bowles… Tampoco se irán de mi mente el dolor del padre de Dodi Al Fayed y las lágrimas de millones de británicos.
Hoy, la Casa Real inglesa está de fiesta. No sé bien si a la mayoría de ellos les pesa que no esté Diana para presenciar la ceremonia más importante en la vida de su hijo, pero a Harry y William seguro que les apena y llevarán a su madre en el corazón. Espero sinceramente que Charles abdique en su hijo, un hombre con una serenidad y temple de otro mundo, muy distinto a la frialdad alarmante del resto de la familia. Y así, hoy estamos en presencia de quien será la próxima reina de Inglaterra. Así, ni más ni menos. Esa es la importancia del enlace. No es la boda de la vecina, tampoco la de mi mejor amiga, es la unión de los próximos reyes ingleses, que merecen respeto y felicidad.
Nosotras, quienes tenemos una edad parecida a la de Kate, podemos ponernos un instante en sus pies y comprender el paso que está dando. Muchos pueden decir que persiguió su objetivo, todo lo que quieran, pero no me pueden argumentar que se casó fácil, hacia una vida privada rica, henchida sólo de los momentos que ambos deseen construir. Kate, una mujer que no posee sangre azul, se casa hoy con el mundo entero, en su casa todos comentarán y opinarán y le pedirán cientos de veces cerrar la boca y cambiar el gesto. Si eso no es amor, entonces me perdí…

La imagino maquillándose, la veo poniéndose el vestido. La visualizo instalando su tiara en su pelo castaño precioso, noto a sus padres deslumbrados, percibo un mundo a sus pies. Eso merece contemplarse, emocionarse, admirarse. Vivir por un instante un cuento de hadas, trasladarse al mundo de los reyes y las princesas que tanto nos gustaban cuando niñas porque sentíamos que era alcanzable y que después, como lo vimos tan lejano, le bajamos el perfil para no frustrarnos. Yo las invito hoy a dejarse conquistar por las coronas, los candelabros elegantes y melancólicos que rodean esta ceremonia, el protocolo rígido inglés, los trajes de las invitadas, el rostro de los británicos, el sentir de un pueblo. Y lo más importante, las convido a ver a un príncipe enamorado y a una futura reina ilusionada de amor. Lo más probable es que nuestra vida nos alcance para verlos reinar y contarles a nuestros hijos que la unión de esta pareja nos paralizó por unas horas la vida y asistimos de testigos frente a un televisor en el otro lado del mundo.
Déjate conquistar y deslumbrar. Tal como lo hará Diana, desde donde sea que haya decidido presenciar.
God save the queen.

18 comentarios

C.Lagos

11 de mayo de 2011

Yo soy SMOG desde este año :D mi generación del 2010 (L) Nosotras teníamos 5 años cuando murió Lady Diana y no entendíamos que pasaba, veíamos sus fotos en todos lados pero cuando fuimos creciendo le tomamos un poco el peso al asunto. Yo, personalmente desarrolle un gran respeto hacia la monarquía británica, porque ellos tienen que mantener a su país unido, son un símbolo y eso no es algo menor. Siendo que no soy inglesa, me siento orgullosa y muy contenta de poder haber presenciado la boda, son los futuros reyes!!! y aparte todas soñamos con algo así, y si se cumple genial, si no le sacamos la vuelta y todo se soluciona :D Que rico es leer un comentario tan encantador como el tuyo Andreé, Un saludo a todas y un gran GOD SAVE THE QUEEN!

Joce

03 de mayo de 2011

Andree, Me senti tan identificada con lo que pusiste del colegio...yo tambien fui al St. Margaret's y recuerdo todas las cosas que describes, que memorias!!!! Increible como el colegio puede hacer que nos sintamos tan cercanas a la Realeza Britanica e Inglaterra. Aun me se de memoria el himno!!!! Y recuerdo lo que senti la primera vez que fui a Londres, visitar en persona todos los lugares tan leidos y vistos en fotos y leer todos los nombres que usabamos diariamente en nuestra vida escolar... Me encanta como escribes, leerte a ti y la Ale me alegra los dias de oficina y me desconecta por unos mins... Besos, Joce

kathy

02 de mayo de 2011

mmm... o sea, la boda fue bonita, Kate se veia preciosa, pero es una boda, a mi no me afecta en nada mi vida. Es como para verla un ratito pero de ahi a levantarme a las 6 para verla... no. Y al que le guste bien y al que no tambien, yo no los conozco, no sé que hacen, y aunque ellos sean los futuros reyes, tampoco me afecta por que ellos tienen un papel más decorativo que otra cosa. A mi de hecho me molestaría tener realeza en mi pais, saber que pagan con mi plata una boda de millones y millones de dolares y ni si quiera invitan xD. Lo entiendo para los ingleses por que es parte de su idiosincracia, de su cultura, pero el mundo no se deberia paralizar por que dos personas se casan. Lo que si entiendo que es como una boda de ensueño, de cuentos de hadas, y como buenas niñas que siempre nos contaron esos cuentos todas hemos soñado con una boda de princesas, por ahi puedo entender como la admiración a estos eventos, pero no por que ellos sean "especiales" o hallan hecho algo extraordinario, de hecho solo viven, igual que todos nosotros. El caso de Diana es distinto, ella se hizo querer por la gente, demostró su gran calidad humana, se notaba su bondad y su generosidad para con la gente menos favorecida y por eso yo tambien la admiro y nunca me olvidaré de la fecha de su muerte, es el día de mi cumpleaños, justo para mi cumpleaños Nº 10, terminando mi celebracion vemos las noticias, eso si que fue una tragedia, para cualquier familia, para cualquier hijo, miembro de la realeza o no.

marjorie

30 de abril de 2011

Definitivamente comparto lo que has escrito Andrée...es imperdible un evento similar,,,viviremos para ver a esta pareja y contarle a nuestro hijos hoy en día que ellos serán los futuros reyes de Inglaterra mientras vemos los especiales, las noticias, etc...es muy interesante...estoy ansiosa por comenzar a ver cada detalle de este nuevo referente de la moda...sus abrigos y gabardinas, sus botas...su estilo es realmente encantador...en fin me encantó leer una vez más tu espacio, donde además, fue muy interesante como comentaste un episodio más de tu vida haciendo un enlace perfecto con el tema. Me encantó....¡que entrete y linda tu vida!!! saludos luminosos para tí.

Paüi

30 de abril de 2011

Creo que depende de la persona, si le gusta bien sino tambien! Entiendo lo que escribes tengo algo muy parecido, siento una admiración gigante por Inglaterra por muchos motivos desde pequeña y ahora más que mi carrera es solo de inglés británico y nos hacen ser una británico más. No recuerdo la muerte de Diana, tenía 4 pero mi fascinación por ella como persona, su estilo, como mamá..la adoré y me afecto comprender lo que había pasado con ella exactamente años más tarde y mi mamá siempre me ayudaba a comprender más y me contaba por largo tiempo (mi mamá la adoraba, una de las personas que quedo en total estado PLOP!). Para la boda real...ese día vi desde el principio, estaba con mucho sueño porque esa noche no dormí estudiando y era tan grandioso todo que se me quito el sueño. El glamour, la gente invitada y los británicos vueltos locos, MARAVILLOSO! Y comentando con mi mamá el gran parecido de William con su madre, lo enamorado que se ve (es envidiable), lo nerviosa pero demasiado bella que se veía Lady Catherine...para contarles a los nietos!. En fin, yo solo pienso que alguien que por cualquier motivo esta cerca o lo haya estado de la cultura británica puede entender, sino lo encontrará un boludes por parte de los otros. Respeto y tolerancia se llama lo que deben hacer, no es una familia cualquiera es realeza y esta bien que quieran solo respetar a su familia porque para ustedes la familia real es una familia normal PERO es lo mismo (ejemplo básico) el presidente de la república, por más que te guste o no debes respetarlo siendo un hombre normal a simple vista, no tiene nada fuera de lo común (ni siquiera sangre azul). Hay gente que le gusta y hay gente que no, como a ti te puede gustar la cumbia y a mi no...y si hacen un festival cumbiero y te encanta yo no te diré "aaay como te puede gustar" "que tanto atado por música basada en pegarle a un tarrito vacío con un palito" jajaja Muy buena entrada Andrée. no sabía que eras de nuestra super región (5ta) Saludos a tod@s! PD: A bueh de todas formas gustándome o no esto debía verlo porque mi profe lo exigió, sino moriríamos por no tener tema de que hablar! jajaj La Amo!

Anastasia

29 de abril de 2011

apoyo absolutamente a cristina.... no entiendo pq el "respeto" a la familia real.... respeto a MI familia, que es la unica familia real para mi, a ellos no los conozco ni mueven mi mundo. Ademas pensar que la plata de esa familia viene de el pueblo britanico me parece terrible. Me encanta ver como se vistieron, fijarme en los estilos, pero eso y punto. Para mi tambien es aun menos que el matrimonio de mi vecina!

Paumesser

29 de abril de 2011

Cuando William y Harry salieron de su residencia hoy en la mañana, se me hizo un nudo en la garganta... todo porque no dejé de pensar en su mamá... su mamá, no la princesa que todos admiramos... sino en la mujer que les dio la vida, la que los formó, la que les dio los valores con los cuales ellos han marcado sus vidas... y la que no pudo estar fisicamente con ellos en este dia. Pensé en lo orgullosa que hubiese estado... su sonrisa hubiese brillado más que nunca... eso denlo por seguro. Me emocioné con los gestos hacia ella en la Boda, porque los senti como el abrazo que a William le hubiese gustado dar a su "mummy" hoy. Y me alegra saber que William está protegiendo a Catherine con los años sabaticos que se tomarán... eso es herencia de su madre. Blessings for Prince William & Lady Catherine

Ahlely

29 de abril de 2011

Yo no vi mucho de la "Boda Real", pero si me entusiasme con el casorio. Tengo 27 años y cuando era pequeña Williams llamo mi atencion, hoy al verlo ahi lo encuentro mas parecido a Diana que nunca, creo que ambos (Williams y Harry) sacaron lo mejor de Diana (que bien por ellos) y creo, espero, que el pasar de los años no los endurezca como lo ha hecho con la Reina, Carlos y Camila; y puedan ser unos reyes tan adorados como lo son ahora por su pueblo, y sobre todo, que gobiernen por ellos. Les deseo lo mejor de las suertes, Kate la necesitará para estar en esa familia, que nunca acepto a Diana por ser tan sencilla.

Cristina

29 de abril de 2011

No entiendo el porqué de tanto respeto hacia ellos, y tampoco entiendo el significado de "familia real", para mí son personas igual que todos, que tuvieron la suerte de nacer ahí y tener la educación que tienen, y sí, para mi si es como el casamiento de mi vecina, pero con mucho dinero de por medio. Entiendo tu admiración por Diana puesto que la admiras como persona y por su gusto exquisito en moda para esa época, eso sí es digno y único en ella, sin embargo, respetar a alguien sin que haya hecho nada salvo existir no me parece coherente. Para mi nadie es "de la realeza", lo único que hay es gente que aporta en el mundo y gente que no. Bien por Diana, y esperemos que Kate aparte de casarse y verse bonita nos entregue algo más que admirar que su buen uso del dinero ajeno.

Amanda

29 de abril de 2011

Y pensar que se gastan en esa boda la plata del pueblo...

Kiara

29 de abril de 2011

Te juro que me emocioné con tus palabras. Tengo 27 años, soñaba con encontrar mi príncipe azul ( al parecer ya lo encontre) y sueño, aún, con una boda hermosa, en la playa, con burbujas, a pata pelá, feliz bailando con todo el mundo. Kate, obviamente dentro su contexto, debe pensar lo mismo y qué mejor...será REINA!!! OMG! quién no ha soñado con serlo, aunque sea al menos por un día. Es muy afortunada. Creo que Williams es un muy buen hombre. Ojalá sean muy felices Cariños

CarlaM

29 de abril de 2011

Andrée, comparto contigo, esa sensación de la muerte de Diana la tengo calcada, mi madre en shock y yo en shock por consiguiente tb. hoy disfruto y voy a soñar en esos cuentos de reyes y princesas. es un día!!! dense licencia y dejemonos de trancas! por algo los cuentos de hadas siempre nos gustaron tanto, hoy se vio uno real real real. besooos! PD: donde puedo seguir una señal en vivo piola, tvn me dio rabia en la mañana... muy desagradable,

Carla

29 de abril de 2011

En ningún momento discrepo con lo hermoso de la historia entre el príncipe y Kate, sólo me provoca rechazo la pompuosidad, el exceso de glamour, el exceso de lujo de una ceremonia que pudo haber sido más intimo...

Nachita Cueto

29 de abril de 2011

Adore lo que escribiste, me siento muy representada con tu opinion y si a mi me encantan estos eventos que son de los mas top y glamourosos y si también adoro el glamour y todo lo cosmo y también adoro que existan bodas así soñadas, como los cuentos y películas de mi infancia que siempre me motivaron para creer en las historias de amor desde pequeñita =), hay mucha gente fría que acusa que la boda es un teatro y q hay gente que exageramos con el tema que son irreales, etc, pero de que sirve molestarse tanto con temas así, yo prefiero disfrutar de la vida, a veces es bueno dejar las noticias que nos desaniman a diario y dejar de lado los problemas cotidianos y fantasear un poco y vivir la ilusión de kate y william q se casaron hoy estuvimos un buen par de horas pendientes de esta historia de amor sin pensar en pruebas, trabajo y problemas, como futura psicóloga pienso q vivir las cosas lindas y cada cosa de nuestra vida como única es una buna receta para estar mas feliz cada dia =) saludos y bss chicas

Melizza M.

29 de abril de 2011

es una ocasión muy especial, muy bella a mi me encanto presenciar todo esto. Y claro que eh soñado como todas con un príncipe y yo ser una princesa, todos estamos libres de imaginar lo que queramos. anoche puse como nick en mi FACEBOOK que me levantaría a las 4:00AM. para poder ver la boda real, y muchas amigas me ponían: patética o no existen esas historias de cuentos ... etc,etc... Igual super mala onda todas. Tengo 22 años, aun no me eh casado, que tiene si yo quiero imaginar un futuro así ... en fin saludos!! esta hermoso el articulo felicidades!

Fran

29 de abril de 2011

Yo me puse a ver la boda por la BBC (porque hacían menos comentarios entremedio, la cobertura chilena parecía de comentarísta deportivo) y pensaba lo mismo (yo también soy SMOG!) Recordaba el retrato de la Reina en la entrada del colegio, y me imaginé que estarían todas pegadas al televisor y cantando God Save The Queen... Tampoco olvidaré cuando falleció Diana, ese día partíamos de viaje de estudios y era el "tema". Imposible no considerar importante el matrimonio de los futuros reyes, además de su importancia, nutre el sueño de encontrar el príncipe azul de muchas. Como dije en twitter... es como ver "Disney en Live Action". Y también es entretenido pelar los sombreros... no sé en que pensaban Eugenie y Beatriz con esos "monumentos" :S Es entretenido! Y al que no le gusta... bueno, hay muchos canales más y nadie te obliga a verlo!

Dani Barrientos

29 de abril de 2011

Yo te entiendo también. COmo Profesora de Inglés estoy rodeada de la Cultura Anglosajona, y al ser participante de una Iglesia Anglicana, también estoy muy involucrada en todo. Luego de haber visto la ceremonia hoy en la mañana, me di cuenta de varias cosas: 1º Mi Mr. Big no tiene NADA que envidiarle al Príncipe William ;) 2º Mi madrina era perfecta y muy bella, nada que envidiarle a la de Kate ;) 3º El Coro que cantó en mi ceremonia (25) personas, los demás encontraron que era too much... Yo creo que fue simplemente perfecto. 4º La gente que establece una hora de inicio para una ceremonia, y la cumple, como Kate y yo, es porque tenemos respeto por el tiempo propio y ajeno... 5º Mi vestido fue de lo más top, por lo que creo que será un clásico Luego de todo lo anteriormente expuesto, considero que Kate se volverá un referente de las chicas Cosmo, además de sentirme muy feliz con mi boda, que para mi gusto, fue real ;) Cariños a tod@s

F

29 de abril de 2011

Te entiendo perfecto, yo salí del colegio Craighouse, y siempre sentimos mucho respecto y afecto por la familia real. Nuestra directora es británica y Miembro del Imperio Británico, lo que, al descubrirlo, nos hizo sentir muy orgullosos a todos. Hay gente que prefiere quedarse con la mala onda de lo que sienten por la monarquía, pero a mí me gusta que todavía existan reyes y reinas, príncipes que se casen con plebeyas, panafernalia, protocolo, etc... Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Lo último